La presencia de italianos en la jerarquización urbana

126

Una nueva estrategia migratoria integrará a italianos que rápidamente se incorporarán a la vida económica y cultural de la ciudad, ayudándola a dar un salto de escala urbana a partir de la construcción de edificios que aún hoy son referencia en Paraná.

 

Griselda De Paoli [email protected]

 

Cuando hablamos de inmigración, a medida que vamos restringiendo el espacio sobre el cual investigamos los datos se hacen cada vez menos frecuentes y puntuales. A pesar de que el Departamento Paraná fue uno de los que mayor atracción para la inmigración de fines del siglo XIX y comienzos del XX, los registros no muestran o no reflejan una preocupación por la consigna de datos. La política oficial evidentemente había intensificado su accionar en pos de la reactivación agraria, considerando uno de los mayores inconvenientes la aceleración del crecimiento urbano.

Si comparamos las cifras de extranjeros internados en la provincia con la de los internados en el Departamento Paraná (según Censos, Estadísticas y Memorias) vemos que entre 1899 y 1916, representaban entre el 20 y el 30 % (con altibajos). El mayor incremento en el Departamento Paraná, respecto al ingreso de extranjeros se localiza en los dos primeros años del siglo XX.

La inmigración fue, para el departamento Paraná, individual, mayoritariamente masculina y numéricamente moderada.

Trabajando sobre el Censo de 1896 en su apartado de Edificación correspondiente al Departamento, el análisis del mismo y la sistematización de los datos nos permiten apreciar cuales fueron las localidades que mayor número de italianos nucleaban al momento del censo, qué proporción representaban dentro del número de edificios censados y cuántos de ellos eran propietarios.

 

LOCALIDAD       A       B       C

 

Antonio Tomás   359   38     30

Pueblo Brugo     150   16     12

Hernandarias     250   36     21

Espinillo Rural    347   39     34

Espinillo Cam.Secc. A 59     14     10

Espinillo Cam. Secc.C 62     28     2

Estación Crespo 160   19     15

Colonia Rivas     79     12     11

María Grande 1º 281   26     17

María Grande 2º 156   4       –

Paraná 1º, 2º y 3º cuartel     2.017 404   155

Referencias: A, Edificios censados; B, Ocupados por italianos; y, c, Italianos propietarios.

 

Las cifras nos muestran que ya a fines del siglo pasado, a una especie de macrocefalismo departamental.

 

Consolidación

El número de edificios ocupados por italianos en la ciudad es un 40 % mayor que en del resto del departamento y en lo que se refiere al carácter de propietarios, este es mucho más marcado entre los censados fuera de la ciudad de Paraná.

El proceso de urbanización a cuya aceleración contribuyeron les permitió insertarse en el medio como comerciantes, dedicados a una gran diversidad de ramos, sobresaliendo como artesanos, industriales y profesionales, propietarios de talleres, acopiadores y representantes de agencias de transporte y seguros.

No sólo se incorporaron al proceso de urbanización los italianos recién llegados sino que se da paralelamente el desplazamiento de parte de los que anteriormente se habían afincado en los centros rurales, hacia los centros urbanos, con predominio de uno de ellos: Paraná.

La Guía Comercial, ganadera y agrícola de la Provincia de Entre Ríos correspondiente a 1919 nos muestra el surgimiento o predominio de actividades diferentes, establecimientos de mayor tenor en propiedad de italianos: pequeñas industrias y talleres, establecimientos de ganadería, fábricas de baldosas, agencias de vapores, financieras, fábricas de ladrillos, canteras de yeso, constructoras, aserraderos, armeros, fábricas de soda y refrescos, casas de fotografía, fábricas de fideos, destilerías y hoteles. A los italianos los encontramos también como directores de escuelas, alcaldes, jefes de estaciones, jefes de registro civil, jefes de correos, médicos. La actividad con menor número de representantes en 1919 es la de chacareros y agricultores.

 

Otra ciudad

Surge en consecuencia, una pequeña clase media que da impulso a lo que podríamos llamar “fase de jerarquización urbana” que ha comenzado en nuestro país, en nuestra provincia y en nuestra ciudad a fines del siglo XIX y se refleja en una estética urbanística que tiene la clara impronta de los arquitectos, ingenieros y constructores italianos (palacios, bancos, centros comerciales, edificios oficiales, plazas, monumentos, etc.).

Se hace aquí obligada la referencia a quienes tuvieron mucho que ver con esta renovación temprana de la urbe paranaense: el arquitecto Rígoli, el maestro Mayor Luis Cesarego, el arquitecto Arnaldi; empresas constructoras como las de Francisco Celeri, Borgobello, Nocetti, Fassiolo; contratistas como Lazzari, ingenieros como Buschiazzo, Repozzini y muchos otros cuyos nombres han quedado impresos en los frentes de infinidad de edificios tanto privados como públicos.

Si caminamos por el centro de nuestra ciudad, por calle San Martin, por Urquiza o por Corrientes, podemos observar dos líneas de edificación dentro de la vertical, una que nos muestra la faz moderna, con locales pequeños que se diferencian por los accesorios agregados para su identificación, pero, si sobrepasamos la línea de los 3 o 4 metros, ocupada por los toldos coloridos o algún elemento que corta la línea de los edificios, encontramos precisamente aquella ciudad levantada por los “profesionales de la construcción” provenientes de Italia, a quienes hemos mencionado antes.

 

Marcas de otra urbe

Vemos por ejemplo que donde aparecen tres o cuatro locales hoy, se advierte, por encima, un solo frente de grandes dimensiones, frentes majestuosos con ornamentos casi de forma escultórica en un verdadero alarde y competencia de originalidad y esteticismo. Estos detalles son el testimonio del cambio que introdujeron en la dinámica urbana estos inmigrantes italianos, desde mediados del siglo pasado y que tiene continuidad en el presente si nos ponemos a pensar en las empresas constructores de mayor relevancia de nuestro medio.

También están presentes en las actividades estéticas y culturales. Las comisiones directivas de entidades culturales de distinto tipo nos los mencionan constantemente entre sus socios fundadores, activos colaboradores o dirigentes. Podemos citar: Comisión Directiva de la Biblioteca Popular (1878), escuelas de dibujo y pintura (Ludovico Sartori), de Música (Bonet, Amavet, Monti, Garcilazo, Lanari, Espartaco, Bruno y Vezio De Paoli, Anselmi, Aversa), Sociedad Verdiana, Dante Alighieri. No ignoramos estar cometiendo omisiones de importancia que tratarán de ser salvadas con la búsqueda, difícil por cierto debido a la dispersión o desaparición de fuentes y a la cercanía de los hechos (que en virtud de ello a veces dejan de ser documentados).

 

AL MARGEN

Siempre es oportuno reflexionar sobre la ciudad. El desafío en este caso ha sido enriquecer una acción conjunta llevada adelante entre EL DIARIO y la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Uader. De esta experiencia participan docentes, alumnos e invitados, con la idea de poner en valor los bienes comunes y también repasar los asuntos pendientes. Para comentarios y contribuciones, comunicarse a [email protected], [email protected] y/o [email protected].