8.8 C
Paraná
viernes, mayo 7, 2021
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Las peritos sostuvieron que Christe y Riera tenían una relación “asimétrica”

    Dos peritos del Cuerpo Médico Forense dieron un perfil psicológico y psiquiátrico de Jorge Julián Christe. La madre y la hermana de Julieta Riera manifestaron que la vieron con moretones. Una mujer que trabajaba en el edificio donde ocurrió el hecho dijo que escuchó escenas de violencia y también vio a la víctima con moretones.

     

    En la segunda jornada del juicio ante un jurado popular que se desarrolla para determinar la responsabilidad de Jorge Julián Christe, piloto de avión de 32 años, en la muerte de María Julieta Riera, que tenía 23 años el jueves 30 de abril de 2019, cuando cayó al vacío desde el balcón del departamento 8-1 ubicado en el octavo piso del edificio del Instituto Autárquico Provincial del Seguro de Entre Ríos (Iapser), cito frente a Plaza 1 de Mayo, en Paraná, se escuchó el testimonio de dos peritos del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial, de la madre y la hermana de la víctima y de vecinos y trabajadores del edificio.

    Rasgos

    Las peritos, psicóloga y psiquiatra respectivamente, se entrevistaron en cuatro oportunidades con el imputado. En el informe que realizaron a partir del relato del entrevistado, vertieron que la pareja mantenía un vínculo signado por la “simbiosis” y el “pegoteo”. También señalaron que no había un proyecto de pareja, solo “ideas” que no tenían un correlato en acciones para llevarlas a la realidad. En este sentido, indicaron que “no encontramos herramientas que nos hagan pensar que había un proyecto de pareja, sí algunas ideas que aparecieron pero no era seguido de acciones para concretarlas”.

    Las profesionales informaron que no encontraron que exista en el imputado un “odio a la mujer, por ser mujer”, que la posicionara en un lugar “de denigración, no encontramos una desvalorización respecto del género. Sí encontramos cierta reproducción de estereotipos culturales, que asigna lugares y roles fijos para mujeres y varones” vinculados a la cultura patriarcal.

    Estereotipo

    También señalaron que desde la primera entrevista Christe se presentó como el que sostenía “económicamente” a Riera y se ocupaba de llevarla a la casa de la madre, pero no entraba a la casa, indicando que “la pareja estaba poco integrada a los grupos familiares”. También indicaron: “Podemos ver que es la reproducción de un estereotipo que pone al varón en un lugar de superioridad. Esto que empodera al varón torna vulnerable a Julieta, a quien no provee”, añadiendo que “se genera una manera de relación signada por la asimetría. La relación, por este tipo de detalles se va tornando desigual. A ella la tornan vulnerable para el entorno porque nadie se lo cuestiona, hasta es valorado como un acto de cuidado”.

    Sin registro

    De acuerdo al relato del entrevistado, las peritos pudieron observar que la muerte de la joven no generó “resonancias afectivas” o que exhibiera que “estaba pasando por un duelo o situación de estrés por el fallecimiento de un ser querido, no encontramos nada que nos haga pensar eso, no quiere decir que no lo haga, se reacciona de manera diferente”, y añadieron que aquella conducta no se observó “ni en esa primera intervención ni en las posteriores”.

    Las profesionales mencionaron que la pieza de la pareja estaba llena de manchas de sangre, que las había en las paredes, las almohadas, que había vidrios y celulares rotos, y que en eso encontraron “herramientas para pensar rasgos de personalidad que se expresaba a través de conductas violentas o agresivas”, sin abordar otras maneras de resolver los conflictos. En este sentido mencionaron que “cuando indagamos sobre otros modos de resolver, la respuesta fue salir a caminar, buscar la huida como modo, la agresividad o la huida”. También informaron que “en los últimos meses hubo una escalada de la violencia”, potenciada por el aislamiento que caracterizaba la dinámica de la pareja y el consumo de alcohol y drogas, a lo que se sumó el aislamiento por la pandemia.

    Miedo

    Mirta Cornejo trabajaba como empleada de limpieza en varios departamentos del edificio y fue pareja de Eduardo Molina, encargado del edificio durante 40 años. Ambos declararon ayer y reconocieron que compartieron con Christe y Riera cuatro encuentros, recordando que en uno se quedaron a dormir en el departamento de la pareja. La mujer recordó que aquello sucedió el 19 de abril, cuando hubo una pelea entre la pareja. Declaró que mientras ellos dormían en otra habitación “se escuchaban los gritos de él, ella pedía ayuda golpeando la puerta de nuestra habitación”.

    La mujer afirmó que “era como que ella le tenía mucho miedo a Julián, la maltrataba mucho, le cortaba el pelo, cuando tenían relaciones la ataba, me dijo que lo había denunciado pero creo que no lo hizo. Me pidió que la lleve a vivir conmigo por el miedo que le tenía a Julián, me decía ‘Ma llevame a vivir con vos’, pero no podía porque tengo mis hijas y seis nietos”.

    “Siempre se la veía asustada”

    Cornejo manifestó que las relaciones sexuales se producían “contra su voluntad (por Riera). Delante de nosotros no se drogaban. A ella siempre la veía asustada. Lo de las agresiones lo hablé con Molina, que era mi pareja, y con una chica que trabaja en el 6-2. Cuando rompió el monitor, Eduardo, le dije, porque no hablas con Hernán porque la va a tirar por el balcón a Julieta”. También declaró que Riera “una vez me mostró el cuerpo, se bajó el pantalón y estaba llena de moretones”. Manifestó que “aprovechaba cuando él se iba para contarme por el miedo que le tenía”. Cornejo dijo que “todo el edificio puede salir de testigo de lo mal que la trataba. (Riera) Tenía pánico de que la tirara por el balcón”.

    Por su parte, Molina, en una declaración reticente, sostuvo que él veía que la relación de la pareja era “normal, para mi parecer, siempre estaban juntos”. Respecto a lo que le contó Cornejo, dijo “Mirta me contó que (Christe) la maltrataba, que la golpeaba, que le había mostrado moretones, la verdad que no sabía si creerle, tampoco me daba para preguntarle a Julián”.

    Moretones y golpes

    Ana María Brugo, madre de Riera, y María Florecia Riera, hermana de la víctima, coincidieron que señalar que aquella tenía un grave problema en la visión que le impedía moverse sin lentes. En este sentido, coincidieron en señalar que sería muy difícil que se arriesgara a acercarse a un balcón sin los anteojos. También dijeron que no era de tomar alcohol en demasía. Ambas recordaron que le vieron moretones en las manos y piernas. La hermana sostuvo que Riera le dijo que se los había producido Christe, pero le dijo que no se lo contara a la madre. “Me lo contó con miedo y me dijo que no le dijera a mamá, con preocupación y miedo. No había rasguño, le vi otros moretones en la zona de la pierna” dijo la hermana. Ambas mujeres, al igual que Cornejo y Molina, manifestaron que Riera estaba enamorada de Christe.

    Bordet instó a no asistir a eventos que se organicen de forma irregular

     

    Lo más leído

    Agroclave