14.1 C
Paraná
sábado, mayo 8, 2021
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Racedo: Asambleístas dicen que se fueron con una “sensación amarga” de la reunión

    La municipalidad propuso ampliar el proyecto inicial, conservando el objetivo de ensanchar la calle. Los asambleístas se refirieron a un ensanche parcial.“Nos hemos sentido manoseados y dañados en lo humano y en la intelectualidad”, aseguraron los integrantes de la asamblea.

     

     

    La mesa de facilitación de diálogo por las obras en Bulevar Racedo se reunió por segunda vez, convocada y organizada por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Paraná. El encuentro se realizó el miércoles, en las instalaciones de la Escuela Superior José María Torres y contó con la participación de más de 20 personas, representantes de la municipalidad de Paraná –entre ellos, el intendente Adán Bahl y viceintendenta Andrea Zoff- , de la asamblea de vecinos y organizaciones, vecinalistas y frentistas.

    La reunión se inició pasadas las 18 y concluyó después de las 21. Empezó con la presentación de propuestas alternativas al proyecto de obra original: una, de los asambleístas y otra, del Municipio. La reunión conllevó el intercambio de información, opiniones y preguntas y concluyó en que integrantes de la asamblea analizarán en detalle la propuesta del Municipio, para lo que se acordó mantener reuniones con funcionarios municipales.

    A pesar de que la reunión se desarrolló en un buen clima, según testimonió la Defensoría, luego del encuentro los asambleístas difundieron un comunicado en el que manifestaron: “Nos quedamos nuevamente con la sensación amarga de no poder encontrar zonas de coincidencia donde podamos avanzar hacia una obra consensuada por los vecinos y el municipio”.

     

    PROPUESTAS.  En cuanto a las propuestas concretas, la presentada por los asambleístas consiste en una obra distinta a la inicial, mientras que la elaborada por el Municipio radica en modificaciones al proyecto original.

    En un comunicado difundido por la Defensoría del Pueblo de Paraná se analizó: “Hay puntos de confluencia en ambos como la incorporación de bicisendas, de dársenas para estacionamiento y transporte público y respecto de la necesidad de obras complementarias al proyecto (principalmente relacionadas con desasgües y cloacas) que resuelvan problemas de vieja data”.

    En tanto, sobre el ensanche, los asambleístas se refirieron a uno parcial, planteando la posibilidad de realizar dársenas para el estacionamiento y paradas del transporte público en los espacios que actualmente se encuentran liberados debido a la inexistencia de árboles o de aquellos que están enfermos. Esta propuesta se basa en la preservación de los árboles, mientras que la nueva versión del proyecto municipal contempla la remoción y reubicación de los de la primera línea, en condiciones de ser trasladados. Esta última propone reimplantar los árboles en el cantero central del bulevar, cuya construcción fue modificada en esta instancia: de cemento pasaría a extensión verde. También, se incorporaron circuitos de bicisendas, entre otros puntos.

    Esta última propuesta quedó a consideración de los vecinos. Una vez cumplida esa instancia de análisis, será valorada por las partes la posibilidad de una nueva reunión.

     

    “SENSACIÓN AMARGA”. Pero este jueves la Asamblea paranaense en Defensa del Arbolado y los Espacios Verdes difundió un comunicado en el que expresan que sus integrantes se quedaron “con una sensación amarga” por no haber encontrado coincidencias con el Municipio. Aunque, finalmente, ratificaron la voluntad de diálogo.

    “Después de la segunda reunión con el municipio propiciada por el Centro de Mediación de la Municipalidad de Paraná, realizada el día miércoles 7 de abril de 2021, nos quedamos nuevamente con la sensación amarga de no poder encontrar zonas de coincidencia donde podamos avanzar hacia una obra consensuada por los vecinos y el municipio, en relación a la protección y defensa del arbolado existente”, subraya la entidad que reúne a vecinos, ambientalistas y vecinalistas.

    “El ejecutivo municipal insiste en un ensanche de calzada y remoción de árboles, que no resistirán el traslado, mientras otros serán talados. La suma de dos carriles más de circulación vehicular a los existentes y la construcción de un cantero central, dividirán en dos la fisonomía del barrio que hoy existe, transformándolo para siempre hacia su desaparición, como ha ocurrido en otros lugares de la ciudad donde se pierden historias, culturas e identidades tan importantes para el crecimiento humano como las obras que brindan mejoramientos estructurales, como pueden serlo las infraestructuras de servicios”, advirtieron.

    Y más adelante se quejaron de que las opiniones de “los profesionales idóneos en distintas áreas y disciplinas” que llevaron a la reunión fueron “sistemáticamente desestimadas y señaladas como basadas en «supuestos»”. Por ese motivo, remarcaron: “Nos hemos sentido manoseados y dañados en lo humano y en la intelectualidad, por parte de quienes deberían ser los guardianes de nuestras integridades como ciudadanos desde el lugar de funcionarios públicos al servicio de los y las ciudadanas”. Pero ratificaron que, a pesar de eso, seguirán “apostando al diálogo y al intercambio participativo, entre áreas técnicas del estado municipal y los ciudadanos, porque la creemos única herramienta de acercamiento de miradas diversas de una Paraná que tanto queremos”.

    FACTIBILIDAD. Por otra parte, la Asamblea pidió documentación al Municipio sobre la nueva propuesta en relación a estudios de tránsito y movilidad urbana, sobre desagües cloacales y pluviales, de factibilidad técnica de traslado de árboles, entre otros ítems relacionados con la obra.

    “Nos es de interés que estos encuentros de diálogo sean para esto, y no solamente a los fines de volver a tener una explicación de un proyecto de la obra en curso, el cual no tuvo desde sus inicios en cuenta todas las dimensiones o variables a analizar en un entorno urbano, y a partir de allí, determinar las prioridades o etapas necesarias previas a una obra de ensanche o repavimentación, como ser la ejecución de infraestructuras, o la valoración del arbolado público existente como una infraestructura prioritaria”, agregaron luego los asambleístas.

    Asimismo, insistieron con que “las políticas en la materia deban considerar al arbolado como un componente de la infraestructura de salud pública de la ciudad, y al árbol como sujeto de derechos urbanos”.

    Finalmente, instaron al Ejecutivo y Legislativo Municipal a que “se revean actitudes hacia los y las ciudadanas que participan de este espacio tan esperado por tantos meses, siendo necesario que ejerzan su rol de funcionarios, servidores públicos, con toda la carga de responsabilidades y atención de las demandas de los y las ciudadanas que ello implica”.

    Racedo: La municipalidad propuso una ampliación del proyecto

     

    Lo más leído

    Agroclave