8.8 C
Paraná
viernes, mayo 7, 2021
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Entre femicidio y accidente: las hipótesis en la causa Julieta Riera

    En la primera jornada del juicio para determinar la responsabilidad de Jorge Julián Christe en la muerte de Julieta Riera, Fiscalía y querella adelantaron que demostrarán que fue un crimen. La defensa, que fue un accidente. Fiscalía sostuvo que fue un hecho cometido “por un macho violento”. Dos vecinos del edificio dijeron que Christe era problemático.

     

    Jorge Julián Christe, de 32 años, piloto de avión, que fuma “de vez en cuando” y bebe alcohol “los fines de semana”, comenzó a ser juzgado ayer por el femicidio de su pareja, Julieta Riera.

    La joven de 23 años, madre de un niño de tres años, falleció el jueves 30 de abril de 2019 entre las 2.30 y las 2.50 tras caer del octavo piso, desde una altura aproximada de 19 metros, del departamento 8-5, ubicado en calle San Martín al 900, frente a Plaza 1 de Mayo.

    La hipótesis de los fiscales, Patricia Yedro e Ignacio Aramberry, y la querellante, Corina Beisel, es que Christe tomó del cuello a la joven, la apretó y la arrojó al vacío.

    La defensa, a cargo de Franco Azziani Cánepa y Ladislao Uzín Olleros, sostiene que la joven cayó como consecuencia de un accidente en el que su defendido no tuvo nada que ver.

    El debate continúa hoy a partir de las 9 con nuevas testimoniales. Preside el debate ante un jurado popular el juez técnico, Elvio Garzón.

    “Macho violento”

    En los alegatos de apertura, Aramberry fue concreto y contundente: “Esta es la historia de un macho violento que mató a su novia tomándola del cuello, apretándoselo y arrojándola por el balcón, así fue como Jorge Julián Christe mató a María Julieta Riera, una joven de tan solo 23 años, con toda una vida por delante y un hijo de 3 años a quien criar”.

    A paso seguido advirtió al jurado popular que “la defensa intentará hacerles creer que fue un accidente, que se cayó sola de ese balcón del octavo piso, la prueba que traemos demostrará absolutamente lo contrario, que la hipótesis de la defensa es pura fantasía” y prometió demostrar con el testimonio de testigos y peritos y la prueba, que esa madrugada, mientras Christe estaba con Riera en el departamento, aquel “la atacó ferozmente, la tomó del cuello, comprimiéndoselo hasta dejarla inconsciente, y en esas circunstancias la arrojó a un pulmón de manzana”.

    Fiscalía también expresó que va a probar “con testigos que luego de cometer el hecho y lejos de preocuparse por lo que había sucedido a Julieta Riera, se dirigió, preocupado de si mismo, a la casa de su madre y de allí se dirigió a la Policía a informar falsamente que se había caído su suegra”.

    El fiscal sostuvo que Christe es “el prototipo de la persona violenta, de esa violencia fue víctima Julieta Riera; y esa violencia fue en aumento, progresivamente, hasta que terminó con la vida de Julieta Riera”.

    A su turno, la querella adhirió a la hipótesis de Fiscalía y añadió que “esto está muy lejos de ser un accidente. La defensa va a esgrimir que Christe no tuvo intención de matar, que no hubo delito, que no fue autor de hecho alguno, y va a afirmar hasta el último día que fue un accidente, pero fue un crimen con intención”.

    También sostuvo que el imputado “actuó sobre seguro”, puesto que Riera “no tenía posibilidad de defenderse, pesaba 50 kilos” y afirmó que “es un caso claro de homicidio calificado, agravado por el vínculo y alevosía”.

    Accidente

    La defensa refutó las hipótesis acusadoras y advirtió al jurado que “van a escuchar en el debate una versión que no tiene nada que ver con lo que dijeron los acusadores, vamos a demostrar que nuestro defendido no es el macho violento que Fiscalía intenta hacerles creer”.

    Azziani Cánepa sostuvo que “esa madrugada fatídica ocurrió un accidente”, y para sostener su hipótesis manifestó que “esta teoría se desprende de la verdad de nuestro defendido” que viene sosteniendo desde el principio su inocencia.

    La defensa consideró la versión de su representado como “lo más importante que tenemos para decir es la palabra de nuestro defendido”, y adelantó que Christe va a declarar al final de las testimoniales y va a responder preguntas “porque no tiene nada que ocultar”.

    También expresó que los testimonios van a dar cuenta que Christe no tenía sometida a Julieta Riera bajo ningún tipo de violencia. “Acá no existió lo que se conoce como femicidio, este hombre era la pareja de Julieta Riera y habían decidido convivir, llevaban una relación de paz y tranquilidad a contrario de lo que se quiere hacer creer” advirtió.

    Testimonios

    En la primera jornada declararon cuatro policías que estuvieron en el lugar del hecho después de la caída de la joven y tres testigos civiles: dos vecinos del imputado y el responsable del edificio del Instituto del Seguro. De los primeros, tres estaban de guardia aquella madrugada y uno estaba cumpliendo adicionales en el edificio del Instituto.

    Los tres primeros coincidieron en señalar que la primera versión que dio Christe a la fuerza fue que la que cayó al vacío fue su suegra. Luego, en circunstancias en la que subía por ascensor al departamento 8-1, donde ocurrió el hecho, aclaró que se trataba de su novia.

    También lo hicieron al señalar que el imputado no tuvo la conducta que se esperaría de una persona que perdió un familiar en tan trágica circunstancia. En este sentido, se escuchó que dijeron que tuvo una conducta “fingida” y que “trataba de forzar el llanto”.

    Los efectivos recordaron que Christe no les dio precisiones sobre la mecánica del hecho, incluso manifestaron que no aportó datos. Uno sostuvo que Christe “no dijo cómo fue el hecho, dijo que estaban bebiendo alcohol, manifestó que ella había consumido marihuana”.

    Recordó que vio un frasco con marihuana que Christe tomó y arrojó el contenido por el balcón. También coincidieron en señalar que en el departamento había un gran desorden, con botellas y latas de cerveza y ropa dispersa. Uno, una agente de Policía, recordó que vio una botella rota con sangre.

    Problemático

    Facundo González y Juana Krap, vecinos del imputado declararon que aquel era problemático. El joven dijo que Christe “tenía problemas con todos”, añadiendo que “no se llevaba bien, era agresivo, tenía problemas en el edificio”.

    También relató que en una oportunidad advirtió que Riera tenía un moretón en el cuello, lo que fue motivo de conversaciones entre los vecinos.

    González recordó que la noche del 30 de abril le “llamó la atención el ruido de la caída, la voz, el gemido, la queja, estoy totalmente consciente de lo que escuché, me llamó la atención la queja y el ruido”, pero no pudo ver nada porque padece de miopía y no tenía sus anteojos. Añadió que “era una queja de una chica”.

    Ambos testigos manifestaron que esa madrugada no escucharon gritos ni peleas. También señalaron que Riera siempre iba con Christe, nunca iba sola, a diferencia de aquel, y añadieron que el que hablaba era él mientras ella se mantenía callada con la cabeza baja.

    Ambos testigos manifestaron que Christe tuvo varios incidentes violentos que quedaron registrados en las cámaras de seguridad del edificio.

    Christe comenzó a ser juzgado por el femicidio de Julieta Riera

     

    Lo más leído

    Agroclave