UIER: Garciandía se pronunció a favor de profundizar los protocolos

93
La UIER pide no afectar la producción.

En medio de versiones y anuncios vinculados a la implementación de medidas restrictivas ante la posible llegada de la segunda ola de contagios de Covid 19, la Unión Industrial de Entre Ríos solicitó reforzar y revisar protocolos y no afectar la producción.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

Ante el agravamiento de la emergencia sanitaria derivada de la denominada “segunda ola” de Covid-19, la UIER expresó “la imperiosa necesidad de reforzar la aplicación de todos los protocolos implementados desde marzo de 2020”. Además, la entidad solicitó a las autoridades que “se eviten medidas restrictivas que afecten el trabajo y la producción”.

El titular de la entidad, Leandro Garciandía, informó a EL DIARIO que hasta ahora, por este tema no han hablado con autoridades gubernamentales. Comentó que “siempre han estado a favor de la industria produciendo; creo que no habrá problemas a nivel provincial”, confió.

El dirigente empresarial recordó que “cuando empezó el problema de la pandemia, absolutamente todas las empresas -las que fueron declaradas esenciales y las que no, con posterioridad- trabajaron con protocolos, que iban desde las salidas de las personas desde su hogares hasta el retorno”. Mencionó la no utilización del transporte público y estrictos protocolos para el ingreso a las plantas –distanciamiento social, tapabocas, alcohol el gel por todos lados, medición de temperatura, seguimiento- y “no hemos tenido salvo casos puntuales, mayores consecuencias”, afirmó.

Categórico, manifestó que “las plantas no fueron lugares de contagio debido a los protocolos que tenían una cantidad de medidas y que implicaron inversiones en vestuarios nuevos, separaciones, incremento de la desinfección; en fin, una cantidad de dispositivos para evitar los contagios”. En consecuencia, señaló que “los contagios eran traídos de afuera de las plantas, pero sin mayores consecuencias”.

En términos generales apuntó que “las industrias han tenido un rol y una preocupación muy grande porque si existe un problema hay que estar parado 14 o 15 días”.

Hecho el repaso de los acontecimientos y de las medidas adoptadas en 2020, Garciandía evaluó que “las experiencias del año pasado fueron buenas ya que las industrias no fueron propagadoras del virus” en tanto este año, “no se sabe qué sucederá”. Tuvo en cuenta que “las expectativas de vacunación siguen siendo muy bajas, cuando llegarán vacunas para el resto de la población es imposible determinarlo y la gravedad de la segunda ola, también”. En síntesis, en un panorama de gran incertidumbre, en la UIER estamos diciendo que ante la llegada de la segunda ola salgamos del piloto automático para repensar hasta dónde podemos mejorar los protocolos existentes con el objeto de asegurar la no propagación del virus”.

Insistió en “incrementar y mejorar (los protocolos) ya que las personas con el acostumbramiento por hacer la misma cosa todos los días, van perdiendo el detalle que tienen que tener y que a veces son disparadoras de problemas”. Garciandía alentó a “rever los protocolos, profundizarlos más que nunca”.

CONVOCATORIA. Al respecto, la UIER recordó a las empresas socias y no socias que “resulta imprescindible garantizar junto a su personal las medidas de bioseguridad dentro de los establecimientos. Su correcta aplicación es lo que posibilitó que la industria fuera de las primeras actividades habilitadas en Entre Ríos y permitió, por lo tanto, una paulatina recuperación de la actividad en comparación con otros sectores más afectados”, destacó.

En este sentido, la entidad adelantó que “en función de las experiencias vividas desde hace un año, la UIER está dispuesta a continuar trabajando con las autoridades de la Provincia para evitar el cierre de los establecimientos o paralización de actividades”. Consideró “necesario en este complejo contexto priorizar el funcionamiento de las empresas productivas bajo estrictos protocolos”.

En un comunicado de prensa, la entidad argumentó que “en este escenario inédito, las industrias entrerrianas han realizado enormes esfuerzos para cumplir con las disposiciones y tomar todos los recaudos para generar ámbitos laborales cuidados y protegidos” y en esa dirección definió “fundamental sostener el nivel de actividad y promover la reactivación económica sustentable que permita revertir los indicadores negativos y recuperar el nivel de actividad”.

 

IMPACTO INCIERTO.  Mientras se descartaba ayer el retorno de los ATP para pagar sueldos, se ratificaba apoyar a los sectores damnificados a través del Programa de Recuperación Productiva –Repro-.

Leandro Garciandía apuntó que la utilización del Repro en la industria entrerriana dependerá hasta dónde se produzcan los cierres. Aclaró que no se refería a lo que pueda decidir el gobierno como ocurrió el año pasado, a los que consideró “innecesario, teniendo en cuenta semejante nivel de cierre de la economía durante prácticamente 6 meses”. No obstante, advirtió que “pueden aparecer algunos problemas, cierre parciales de algunos mercados, o de ciertas zonas y es imposible preverlo y saber con qué profundidad van a afectar a las empresas”, concluyó.

 

 

Covid-19: Bordet acuerda con intendentes vecinalistas criterios comunes

El Presidente anunció las medidas para enfrentar la segunda ola