Cómo es el trabajo policial en la zona céntrica de Paraná

295
La jefa Galarza está hace casi cuatro años en el cargo.

La titular de la comisaría de calle Gualeguaychú explicó que “la jurisdicción céntrica es muy transitada y ocurren arrebatos”. También se mostró preocupada por el tratamiento a las personas que viven en situación de calle.

Redacción EL DIARIO | [email protected]

La jefa de la Comisaría Segunda, Eliana Galarza, quien está hace casi cuatro años en el cargo, dialogó con EL DIARIO sobre el trabajo policial y las principales problemáticas que enfrentan a diario.

La dependencia se ubica en calle Gualeguaychú 280, entre calles Belgrano y 9 de Julio. La jurisdicción que abarca se extiende (de este a oeste) desde avenida Ramírez hasta la peatonal San Martín, sólo la vereda del este; y de norte a sur, desde calle Victoria hasta las vías férreas, paralela a calle Pronunciamiento.

Dentro del perímetro se encuentra parte del centro de Paraná y el barrio Presidente Perón que “es la zona más compleja por hechos delictuales, debido a la cercanía que tiene con el asentamiento 351”, según explicó la jefa. Además hay tres destacamentos policiales ubicados dentro del Hospital San Martín, Hospital San Roque y Terminal de ómnibus.

Para Galarza, la zona microcéntrica tiene dos problemáticas importantes a resolver: el arrebato y el tratamiento hacia las personas en situación de calle. “Los vecinos denuncian cuando una persona está durmiendo en la puerta de su casa y debemos intervenir criteriosamente, no podemos llevarlo detenido”, expresó. Y continuó: “la policía tiene que seguir trabajando y dialogando mancomunadamente con cada una de las áreas institucionales para obtener buenos resultados”.

DOTACIÓN. Actualmente en la comisaría hay 34 funcionarios policiales activos. “En total somos 39 funcionarios: 7 mujeres, 27 hombres. Y ahora tenemos 5 efectivos que forman parte del personal de riesgo”, contó Galarza.

Además, cuenta con dos patrulleros. Desde que cambió la circulación en calle Gualeguaychú, se tramitó en la Municipalidad dos espacios sobre calle Belgrano para estacionarlos. Igualmente “un móvil se utiliza constantemente en el barrio Presidente Perón con operativos nocturnos y diurnos, y el otro recorre la zona céntrica con apoyo de las distintas áreas de la Dirección de Operaciones”.

 

-¿Cuál es el hecho delictivo más frecuente?

-El arrebato está a la orden del día. Parte de la jurisdicción es céntrica la cual es muy transitada por gente que no habita en la zona. El barrio Presidente Perón es el lugar más frecuente al que recurrimos por hechos delictivos, se da por la cercanía con el asentamiento 351. Tenemos una patrulla permanente porque se suscitan arrebatos o ilícitos dentro de las viviendas y luego se escabullen en la villa. Es una situación compleja de resolver.

Hemos tratado problemáticas puntuales de personas con conductas delictivas que sufren adicciones de alcohol y estupefacientes. Este último tiempo se trabajó en conjunto con el anterior presidente de la comisión vecinal Presidente Perón, Ezequiel Olivos.

Además, junto con comisaría primera, tenemos la colaboración de distintas áreas de la Dirección Operaciones como el 911, el GIA, División Bancaria, Guardia Especial, División Minoridad, que están permanentemente colaborando con la prevención.

-¿Cómo es la estructura edilicia de la comisaría?

-La dependencia es una casa antigua que está adecuada a una sede policial. Tiene 5 oficinas amplias, espacios para los archivos, tres depósitos, un altillo y una terraza. Hace más de 20 años uno de los depósitos era usado como calabozo.

Este es un edificio histórico que fue solicitado para una comisaría. Ahora quedó para el depósito de elementos secuestrados. Actualmente tenemos 11 motos, en su mayoría por adulteración en estampado y cuadro, y bicicletas. Por cuestiones de organización internas, se trata alojar aquellos elementos que pueden ser entregados rápidamente a su propietario, si no se trasladan al depósito ubicado en La Picada.

La última modificación edilicia se realizó a fines del 2020 cuando inauguramos sanitarios completos, para mujeres y varones. Se realizaron revestimientos, techos nuevos, duchas y termotanques. Fue una obra muy completa y útil para el personal.

 

PREOCUPACIÓN

-¿Cuál es el reclamo más frecuente del vecino dentro de la jurisdicción?

-En la zona céntrica se tiene una queja constante por las personas que están en situación de indigencia. Tenemos alrededor de 50 personas en situación de calle que están dispersas en todo el perímetro. Algunos no tienen problemas con los vecinos pero otras veces han confrontado y han llegado a un extremo en donde el denunciante se siente intimidado. La fiscalía tuvo que ordenar restricciones de acercamiento para que eviten pasar por determinados lugares.

La policía tiene que tener mucho tacto en estas intervenciones. A veces llaman por miedo cuando están durmiendo en la puerta de su casa o enfurecidos porque utilizan el frente para hacer sus necesidades. Nosotros no podemos detener a una persona porque esté durmiendo en la vía pública. En algunos casos, debemos hacerle entender que deje de tomar alcohol y se retire de la zona.

Es una problemática latente y en trámite la cual debemos seguir trabajando mancomunadamente con distintos organismos.

 

-¿Y cómo trabajan al respecto?

-Una vez al mes nos reunimos en el Concejo Deliberante con personal de la Jefatura Departamental de la capital provincial, Comisaría Primera, el Hospital Escuela de Salud Mental; Copnaf; Sedronar, y distintas ONGs. Diferentes áreas tratan el alcoholismo y la drogadicción que instan al debate participativo.

Personalmente cada vez que tenemos una intervención, que no es netamente policial, impulso y convoco a las áreas competentes y me ocupo de la insistencia necesaria para que se presente colaboración. Se tiene al alcance de la institución policial un montón de organismos para proceder de forma conjunta. Cuanto más compromiso haya, mejores resultados se van a lograr.

 

AISLAMIENTO

-¿Cómo los trató la pandemia?

-Después del personal médico, la segunda línea expuesta para enfrentar la pandemia son los efectivos policiales. Con el mismo compromiso que juramos al entrar a la fuerza tuvimos que redoblar el trabajo. Afrontamos los protocolos sanitarios que estuvieron a disposición en todo momento y continuamos con protocolos de capacitaciones. Inevitablemente hubo personal afectado: 5 funcionarios tuvieron Covid-19 positivo en esta dependencia y otros 5 componen el grupo factor de riesgo.

–¿Qué resultados tiene la restricción de la circulación nocturna?

-Los primeros seis meses de pandemia, cuando la restricción circular fue ajustada, prácticamente se paralizó el robo si hablamos del 100 por ciento de índices delictuales que uno maneja en la comisaría. A medida que se fue levantando la restricción la circulación fue mayor. Los accidentes de tránsito comenzaron a elevarse y el ilícito se volvió a suscitar.

Qué se hace en casos de violencia de género

“Las mujeres son cada vez más las que vienen a denunciar. Tenemos un protocolo de actuación emitido bajo lineamientos de fiscalía el cual se ejecuta a rajatabla. Automáticamente se atiende la denuncia, y cuando la víctima termina su relato se lo enviamos a la fiscalía de género en turno en forma online. No se puede errar en lo mínimo porque se pone en riesgo a la víctima. Luego, desde la fiscalía se libran las medidas necesarias o se ponen en contacto con nosotros para emitir directivas. En la última semana procedimos en dos exclusiones de hogar, tres hechos de violencia de género y dos problemáticas familiares”.

Denunciar, siempre

Galarza se dirigió a los vecinos para convocarlos cuando observan algún delito. “Se debe denunciar, a veces entienden que es una pérdida de tiempo, pero no es así. Nosotros manejamos una estadística de los hechos que se van produciendo y vamos colaborando para reducir los índices de robo”.

“Por otro lado, quiero remarcar los recaudos que deben tomar los vecinos en forma permanente. No hay que dejar autos, motos y bicicletas en situaciones vulnerables. El robo de bicicletas viene siendo muy frecuente. Deben estar comprometidos y ser cautelosos en las medidas de seguridad, ya sea con sus bienes como en su persona”.