Marcha y bandera en ríos esenciales, por Roberto Romani

413
Romani: “..marcha y bandera navegan en los ríos esenciales de la entrerrianía”.

Cada cual con su propia historia, la Marcha de Entre Ríos y la bandera provincial constituyen ríos de identidad que confluyen sobre un renovado sentido de pertenencia a una cultura, una historia y un paisaje. Esta miscelánea montielera se refiere a ellas.

 

Roberto Romani 

 

El 16 de enero de 1935, 130 niños entrerrianos que cruzaron en balsa desde Paraná a Santa Fe cantaron por primera vez la Marcha Entre Ríos, compuesta un día antes por Isidoro Rossi y Andrés Longo.

Los murmullos del “pariente del mar” se confundieron alegremente con las voces gurisas de Blanca Bidner, Mila Reula, Blanca Escribano, Lidia Celeri, Hortensia Berio Acosta y Silvano Santander, excursionistas provincianos que junto al presidente del Consejo General de Educación, Eduardo Ortiz, participarían en Buenos Aires de numerosas actividades didácticas y recreativas.

Isidoro Rossi, autor de la letra, fue un destacado poeta, cuentista, dramaturgo y guionista de cine, que nació en Paraná el 31 de marzo de 1897 y falleció en esta capital provincial el 12 de febrero de 1951. Sus obras teatrales fueron representadas con singular éxito a partir de 1920 en importantes escenarios del país.

Andrés Longo, autor de la música, nació en Paraná el 8 de septiembre de 1900 y murió en aguas del río Paraná el 12 de enero de 1974. Compuso 160 obras para piano, de carácter clásico y del folclore argentino, compartiendo el espacio autoral con Guillermo Saraví, José Arévalo, José Eduardo Seri, Carlos Álvarez y Claudio Martínez Paiva.

El 20 de febrero de 1935, el Consejo General de Educación aprobó la Marcha Escolar y la incorporó como canto obligatorio en las escuelas entrerrianas. En 1962 se la declaró Canción Oficial, disponiéndose que se cante en todos los establecimientos de enseñanza primaria, media y especial, al término de cada ceremonia protocolar.

FLAMEANTE. La Bandera de Entre Ríos tiene su origen en el símbolo de la Liga de los Pueblos Libres, que flameó orgulloso por orden de José Gervasio Artigas en los Potreros de Arerunguá, corazón charrúa de la Banda Oriental, el 13 de enero de 1815, ocurriendo lo propio en Paraná, por orden de Eusebio Hereñú, el 13 de marzo del mismo año.

Francisco Ramírez adoptó sus colores y su espíritu federal al crear la República de Entre Ríos, el 29 de septiembre de 1820, siendo oficializada por el gobernador Sergio Alberto Montiel, el 5 de marzo de 1987, a través del Decreto Nº 879.

Los días de fiesta patria la descubrimos custodiada por los Dragones de la Muerte, mientras la Banda de la Policía de Entre Ríos, continuadora de la Banda Militar creada por Ramírez el 30 de abril de 1820, interpreta marchas con historia.

Ocurre entonces, que todos escuchamos la voz del Supremo Entrerriano, definiendo los rumbos de lealtad y democracia, entre los pliegues de la celeste y blanca con la roja diagonal:

“Esta bandera descifra el mérito de vuestros sudores, de vuestros afanes, de tanta sangre y hasta de los últimos sacrificios. Jurad perecer antes que verla abatida por ningún tirano. Yo os aseguro por mi honor, y os prometo por el nombre sagrado de la patria, sostenerla con el último suspiro”.

Hoy, como ayer, marcha y bandera navegan en los ríos esenciales de la entrerrianía.

 

El autor

Nacido en Larroque, afincado en Gualeguay, viajero por parajes y ciudades de toda laya, Roberto Romani es poeta, escritor y periodista, compositor e intérprete, gestor y animador cultural, además de un enamorado de historias entrerrianas, tanto de escucharlas como de contarlas.

Estudioso de las costumbres y tradiciones, Romani es licenciado en Comunicación Social pero sobre todo un divulgador memorioso que disfruta de esta forma de intercambio.

Lleva publicado 23 libros, tiene en su hacer 13 grabaciones con música y poesía de la región y ha realizado dos documentales con rescates históricos y vivencias del litoral.

Recibió el Premio Santa Clara de Asís, la Faja Nacional de Honor de la Asociación de Escritores de la República Argentina, la declaración Prócer de la Cultura y la Mención de Honor Senador Domingo Faustino Sarmiento.