13.5 C
Paraná
lunes, abril 12, 2021
  • Policiales
  • Internacionales
  • Nosotros
Más

    Se abre otra oportunidad de justicia para Flavia Schiavo

    Luego de 21 años de impunidad, la familia de la joven uruguayense cruelmente asesinada en 1999 logró que el órgano de la OEA revise el rol del Poder Judicial de Entre Ríos, donde se realizaron dos juicios, pero se absolvió a todos los imputados.

     

    Luciana Dalmagro

    [email protected]

     

    El 12 de junio de 1999 en Concepción del Uruguay fue encontrado el cadáver de Flavia Schiavo, de 21 años, con signos de violencia extrema. El crimen conmovió a la comunidad y se inició una sucesión de fallas y fallos judiciales que impidieron que los culpables fueran condenados. Tras 21 años de impunidad, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) accedió a revisar el caso.

    La novedad se conoció esta semana a través de la web uruguayense El Miércoles, uno de los medios que siempre siguió de cerca este caso emblemático. La decisión del organismo fue adoptada el 24 de febrero y el expediente lleva el número 14.434.

    Gregorio Garro, abogado que junto a su colega Jorge Escalante representan a la familia Schiavo, explicó a EL DIARIO que, ante la impunidad y tras haber agotado instancias, acudieron a la CIDH, desde donde llega ahora esta noticia favorable.

    A la presentación que efectuaron, los letrados adjuntaron el relato y la documentación de todo el recorrido judicial. Siguiendo lo establecido, la Comisión notificó en dos oportunidades a la otra parte, que en este caso es el Estado argentino, y también le pidió informes, pero nunca recibió una respuesta.

    “La Comisión trabaja como si fuera una fiscalía y presenta los casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es lo que hará con nuestra denuncia respecto de este caso de impunidad consagrada en la justicia entrerriana”, expresó Garro.

    Consultado por los próximos pasos del trámite, el abogado indicó: “Se llevará adelante un juicio en ese ámbito donde se ventilará y revisará todo lo actuado por el Poder Judicial de Entre Ríos en relación a la debida garantía de los derechos humanos”.

    Una de las posibles resoluciones, según la explicación de Garro, es la condena del Estado argentino, que puede consistir en una reparación para la familia de la víctima y otras acciones. Por otro lado, se puede abrir una investigación para revisar la actuación de los distintos funcionarios actuantes.

     

    RECORRIDO. La instrucción de la causa por el crimen de Flavia Schiavo fue conducida por la jueza Cristina Calveyra. Desfilaron desde una vidente hasta un menor que surgió como testigo del hecho y cuando fue mayor se desdijo. Los querellantes señalan irregularidades tales como que se trasladó a la joven en un auto policial y que desde la fuerza se presentó en la causa documentación falsa para desligar al vehículo del hecho.

    En 2003 se llevó a cabo el juicio oral y público por el crimen, con seis imputados en el banquillo. El fiscal Diego Young pidió la absolución y solo la querella sostuvo la acusación. El tribunal integrado por Fabián López Moras, Jorge Amílcar García y Pascual Fervenza absolvió a todos de culpa y cargo.

    La familia apeló la sentencia, pero fue confirmada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ). Los querellantes acudieron a la Corte Suprema y en 2006 el máximo tribunal advirtió que era incorrecta la valoración de la prueba existente y ordenó que se volviera a dictar sentencia.

    De vuelta en la justicia provincial, en octubre de 2011 se realizó un segundo juicio. El tribunal integrado por Marcela Badano, Miguel Ángel Giorgio y Andrés Torres absolvió nuevamente a todos.

    En agosto de 2016 murió Élida Corazza, madre de Flavia Schiavo. Sostienen el reclamo el padre de la joven, Luis Schiavo, y sus hermanos Luciano y María Luz. Las personas que fueron acusadas del crimen viven y trabajan en Concepción del Uruguay.

     

    ANTECEDENTE. Garro mencionó como antecedente al caso Fornerón, de una niña entregada en adopción sin consentimiento de su padre. El Poder Judicial entrerriano no escuchó sus reclamos y otorgó la tenencia a otras personas. En este caso, la CIDH resolvió a favor del padre y ordenó la revinculación con la niña.

    También se dispuso “la conformidad a derecho de la conducta de los funcionarios que intervinieron y, en su caso, establecer las responsabilidades que correspondan”, más una serie de medidas reparatorias, entre ellas resarcimientos económicos por daños para padre e hija y la obligatoriedad de un curso para magistrados y funcionarios sobre la administración de justicia respecto de niños y niñas

    Garro busca seguir ese camino y anticipa que será un proceso también largo. En principio, para este 2021, considera que puede haber algunos actos procesales, pero de momento ninguna decisión. No obstante, esta oportunidad es la última para que Flavia Schiavo pueda descansar en paz y lo que queda de su familia pueda alcanzar algo del alivio que trae la justicia.

    Flavia Schiavo: 21 años de vida y otros 21 años de impunidad.

    El crimen y la hipótesis

    Poco antes del mediodía del 10 de junio de 1999, Flavia Verónica Schiavo, de 21 años, salió de su casa en Concepción del Uruguay para hacer unos pagos. Estudiaba para maestra jardinera y ganaba algo de plata haciendo en su moto algunas tareas de cadetería. En su tiempo libre, ayudaba en un comedor.

    Se hizo de noche y la joven no volvió a su casa. Sus padres hicieron la denuncia. Se inició un dispositivo de búsqueda y, luego de que se encontraran algunas pertenencias y uno de sus brazos, el 12 de junio se halló el cadáver en un descampado en el norte de la ciudad, cerca de la cancha de Atlético Uruguay.

    Al conocerse los resultados de la autopsia, la ciudad se horrorizó ante semejante crueldad. El cuerpo presentaba signos de degüello, un disparo en la nuca y el cráneo hundido por un golpe propinado con un hacha o elemento similar. Tenía costillas fracturadas, el cuero cabelludo desgarrado y le faltaban órganos. No tenía signos de ataque sexual.

    Los querellantes sostienen la hipótesis de que la joven fue interceptada en un banco del centro de la ciudad donde estaba pagando unas cuentas, presuntamente a raíz de que entre los paquetes que tenía que entregar había uno que contenía drogas ilegales, sin que ella lo supiera. Desde allí fue conducida a algún lugar en el que la mantuvieron cautiva, donde la interrogaron y torturaron en busca de información sobre esa entrega y, finalmente, la mataron.

    La CIDH está compuesta por prestigiosos juristas del continente. La preside el mexicano Joel Hernández García.

    Un órgano autónomo de la OEA

     La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano.

    Está integrada por siete miembros independientes que se desempeñan en forma personal y tiene su sede en Washington.

    Fue creada por la OEA en 1959 y, en forma conjunta con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), instalada en 1979, es una institución del Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos (SIDH).

    La CIDH realiza su trabajo con base en tres pilares de trabajo: el sistema de petición individual, el monitoreo de la situación de los derechos humanos en los Estados miembros, y la atención a líneas temáticas prioritarias.

    A través de este andamiaje, la Comisión considera que en el contexto de la protección de los derechos de toda persona bajo la jurisdicción de los Estados americanos, es fundamental dar atención a las poblaciones, comunidades y grupos históricamente sometidos a discriminación. También se ocupa de garantizar que la interpretación de las normas se haga de la manera más favorable al ser humano y brega por asegurar el acceso a la justicia.

     

     

    Lo más leído

    Agroclave