Entre Ríos, Home, La Provincia, Sociedad

Crece la polémica por el caso de aborto en el hospital de Concordia

La titular del Juzgado de Familia dijo que “ningún juez otorgó autorización para la interrupción del embarazo, dado que se trata de un caso no judiciable por existir normativa que regula el aborto no punible”. También se habló de “parto inmaduro”.

Conmovió a la opinión pública y crece el escándalo sobre el caso del bebé que según testimonios de médicos y enfermeros, sobrevivió varias horas a un aborto, practicado en el hospital “Delicia Concepción Masvernat” de Concordia.

“Permaneció con vida varias horas”, confirmó uno de los profesionales. Otro se atrevió a calcular que fueron “aproximadamente diez horas”. Una tercera fuente consultada resaltó la indignación que embargó a algunas enfermeras, testigos impotentes de lo que, algunos califican, como “abandono de persona”, señalaron.

Uno de los profesionales que fue testigo del caso, dio detalles que revelan cuestiones dudosas sobre la implementación del “Protocolo para la atención Integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo”.

“Ante el cambio de paradigma, que pasa a ser de acción pública, se tendría que modificar el protocolo de aborto y que incluya la denuncia correspondiente, para superar la contradicción con el nuevo protocolo de abuso infantil”, dijo el director del Hospital Masvernat, Miguel Ragone.

La aclaración del profesional se refiere a los supuestos casos en los que se pudieran ocultar los abusos a menores en el seno intrafamiliar y que posibilitarían el pedido de aborto sin denuncia previa, lo cual implicaría un ocultamiento del delito.

En tanto, este viernes, el ginecólogo y obstetra, Fernando Rivas, contó qué ocurrió en el nosocomio con el caso de la menor de 13 años, a la que le practicaron un aborto cuando llevaba 20 semanas de gestación.

“La chica llega por Guardia y entra en el servicio de Pediatría por una aparente tumoración abdominal”, reveló y continuó su relato: “se sospecha de un embarazo, se hace un diagnóstico y se confirma. Luego el familiar solicita el aborto, lo cual se niega acá en primera instancia. En ningún momento, tuvimos la denuncia confirmada de una supuesta violación, lo cual nos enteramos después que no hacía falta”, reiteró.

Además, Rivas afirmó que en el hospital “Delicia Concepción Masvernat” de Concordia el personal “desconocía la situación de que una paciente con el solo hecho de denunciar una violación, sin comprobación del hecho, puede solicitar o ya entra en el Protocolo de aborto. Acá sucedió que, en ningún momento, esta chica denunció eso”, remarcó.

La jueza Esteves informó que ningún magistrado de Concordia otorgó autorización judicial para la interrupción del embarazo.

El descargo del Ministerio

Posteriormente, el Ministerio de Salud de la provincia, se ocupó en aclarar que “los profesionales de la salud frente a situaciones complejas de riesgo de salud, riesgo de vida o violaciones/abuso sexual, están habilitados a proceder según lo establecido en el Código Penal Art. 86, inc. 1 y 2, siempre y cuando la niña o adolescente así lo demande. Es importante aclarar que siempre se actúa respetando la legislación argentina que reconoce situaciones en las que el aborto está permitido”, explicaron.

Además, apuntaron de manera fuerte y directa, contra los medios que difundieron el caso. “Se ha difundido una publicación que contiene la descripción de hechos falsos en función de una Interrupción Legal de Embarazo”, dispararon.

Pero el escándalo sigue creciendo y muchos medios de diferentes provincias, como también de alcance nacional, replicaron la noticia de sobre los siete médicos que expresaron su objeción de conciencia tras un perturbador aborto realizado en el hospital de Concordia.

Al respecto, desde la Justicia entrerriana, se emitió un comunicado para referirse a los confusos y discutidos hechos, que conmueven por estas horas a la provincia. El comunicado se ocupó en aclarar que “no hubo orden judicial en el caso de la interrupción del embarazo de una menor de edad”, explicaron.

Caso no judiciable

“Ante los hechos de público conocimiento sobre la interrupción del embarazo de una menor de 13 años víctima de una violación, la titular del Juzgado 2 de Familia de Concordia, Dra Belén Esteves informó que ningún juez de esa ciudad otorgó autorización judicial para la interrupción del mencionado embarazo, dado que se trata de un caso no judiciable por existir normativa que regula el aborto no punible”, señala el escrito enviado. Al respecto, pudo saberse que se inició una investigación sobre la violación a la menor y el fiscal José Arias es quien está trabajando en la misma.

Por otra parte, desde el organismo de prensa del Superior Tribunal de Justicia, se detalló que “en este sentido, no hubo solicitud de autorización judicial, sino un pedido de audiencia por parte de los padres de la menor para ser escuchados respecto a esta cuestión, la que fue fijada con fecha y hora, y luego quedó suspendida a pedido de los propios solicitantes, atento la aplicación de protocolos que nuestra normativa establece para este tipo de casos; tal como lo informó el Ministerio de Salud de la provincia en el día de la fecha”, finaliza el comunicado.

El obispo, contra el protocolo

El obispo de Concordia, monseñor Luis Collazuol, repudió la realización en el hospital público de un aborto en el quinto mes de gestación a una menor que había quedado embarazada como consecuencia de una violación, feto que -asegura- permaneció con signos vitales durante varias horas.

En un comunicado Collazuol manifiesta su “profundo dolor” por el hecho del que se pudo tomar conocimiento, dice, a través de un medio digital, que consignó que “el bebé nació con vida y estuvo debatiéndose durante varias horas por seguir viviendo hasta que finalmente su corazoncito dejó de latir”.

“Ningún derecho individual puede justificar la eliminación de la vida humana del que no se puede defender”, afirma el obispo. Y agrega que “cuando una mujer está embarazada, no hablamos de una vida sino de dos, la de la madre y la de su hijo o hija en gestación. Ambas deben ser preservadas y respetadas. El derecho a la vida es el derecho humano fundamental”.

En ese sentido, señala que “ningún “protocolo” de actuación puede alterar el contenido de la Constitución Nacional en cuanto protege a la persona humana desde la concepción, ni su correspondiente derecho a la vida garantizado palmariamente por la Constitución Nacional y por los Tratados Internacionales incorporados a nuestra Carta Magna, con jerarquía constitucional”.

“Nos referimos –puntualiza- a la Resolución 2.883 del 29 de agosto de 2017 del Ministerio de Salud de la Provincia, por la cual el Gobierno provincial adoptó el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo” (ILE) elaborado por el Ministerio de Salud de la Nación durante la gestión anterior, y no removido por el actual gobierno”.

Añade que “la Constitución de la Provincia de Entre Ríos en su art. 16 establece que: ‘La Provincia reconoce y garantiza a las personas el derecho a la vida y, en general, desde la concepción hasta la muerte digna. Nadie puede ser privado de ella arbitrariamente´”.

Tras señalar que “este derecho fundamental no puede ser alterado por una reglamentación de orden inferior”, subraya que “por ello entendemos que la autoridad provincial competente debería dictar una resolución que deje sin efecto la anterior”.

¿Parto inmaduro?

El ginecólogo y obstetra Fernando Rivas señaló que “acá en el Masvernat tenemos una mezcla de sentimientos, entre sorprendidos, angustiados y contrariados”.

Confirmó, al respecto, que “la mayoría del plantel de Maternidad va a presentar o ya presentó la objeción de conciencia que es una declaración jurada, personal de cada uno, y que la ley nos habilita a que presentándola estamos librados de cometer un aborto”.

El profesional, uno de los primeros en expresar públicamente su objeción de conciencia a la interrupción de un embarazo, aclaró: “Esto no fue un aborto, esto fue un parto inmaduro lo cual es mucho más grave porque este es un embarazo de más de 20 semanas y obstétricamente, después de 20 semanas, es parto inmaduro”.