Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

En polémica sesión, el Concejo no pudo votar el Presupuesto

El debate sobre si se necesita o no votar un pedido de tratamiento sobre tablas en una sesión extraordinaria provocó una fuerte discusión en el recinto del Concejo Deliberante y se solicitó una prórroga para la semana que viene.

Una muy confusa sesión del Concejo Deliberante que pretendió tratar en extraordinaria los proyectos de ordenanza del Presupuesto 2019 y la correspondiente Tributaria naufragó este jueves en medio de una polémica y criterios diferentes de interpretación del reglamento. El cuerpo pasó a un cuarto intermedio para el próximo miércoles a las 9 pero sólo podrá tratar y votar el Presupuesto.

La convocatoria la había hecho el intendente Sergio Varisco y era una sesión extraordinaria que en el temario incluía solamente esos dos temas. A las 9.30 arrancó con la participación de la secretaria de Hacienda, Cristina Ruberto, y el director de la AFIM, Oscar Rubano.

A propuesta del bloque de Cambiemos, la sesión se constituyó en comisión y empezó a sesionar de esa manera. Los funcionarios respondieron un largo cuestionario que le formularon los ediles del bloque del Frente Para la Victoria, hasta pasadas las 14. Entonces, cuando se propuso votar la Tributaria, la presidenta del Concejo, Josefina Etienot, dijo que se debía hacer un pedido de sobre tablas. Así se hizo y al momento de votar el tratamiento sobre tablas se obtuvieron 9 votos por la afirmativa y Etienot dijo que se necesitaban 10 (dos tercios del número total de concejales). La diferencia de cálculo se basa en si se cuentan la cantidad de concejales presentes (que son 14) o los que integran el cuerpo (que son 15). Ahí comenzó la discusión: concretamente, si una sesión extraordinaria requería o no votación de tratamiento sobre tablas.

 

Nunca

 

“Nunca se necesita tratamiento sobre tablas cuando es una sesión extraordinaria”, aseveró la concejal María Marta Zuiani (Cambiemos).

“Estamos asistiendo una vez más a una irregularidad para que no se puedan aprobar las ordenanzas solicitadas por el Ejecutivo. No compartimos de ninguna manera la solicitud de tratamiento sobre tablas porque nunca se hizo en una sesión extraordinaria. Las sesiones extraordinarias están convocadas para este efecto. Los dos tercios se necesitan de acuerdo a lo que establece la ley de municipios. No dice en ningún lado que para una sesión extraordinaria deba haber tratamiento sobre tablas. Una vez más hay un avasallamiento, una interpretación personal  sobre lo que establece la ley y el reglamento”, remarcó en su intervención en el recinto. Luego, dirigiéndose directamente a la presidenta Etienot, proclamó: “No espero ninguna reconsideración de su parte. Evidentemente, lo que se está buscando es que no se cuente con estas herramientas de gestión pero lo quiero dejar asentado en actas”.

 

Siempre

 

Posteriormente, la viceintendenta Etienot tomó la palabra y argumentó su postura: “Así fue acordado por los presidentes de bloque en la comisión de labor parlamentaria. Es indiscutible que se tiene que tratar porque está en el temario, pero para que pase al orden del día, para que se pueda votar en este momento y no la próxima sesión se ha pedido tablas, siempre en todas las sesiones, y se aprueba por mayoría”.

Etienot, quien mantiene una tensa relación con los concejales de su propia fuerza política, afirmó: “La discordia puede venir en este momento porque no contaron los votos. Si se hubiese pedido prórroga a las sesiones ordinarias, esto hubiera pasado a la próxima sesión. Cada uno usa la herramienta legislativa que le parece, el intendente lo pidió por extraordinaria y estamos acá dándole tratamiento. Los invito a leer los diarios de sesiones y se verá que siempre se mocionó por tablas”. Y remarcó que los oficialistas no se habían dado cuenta que “al no estar el concejal (Pablo) Hernández les falta un voto”. Hernández se encuentra detenido en la Unidad Penal Nº 1 por una causa relacionada con el narcotráfico.

Después, la presidenta del bloque Cambiemos, Karina Llanes, pidió que se vote la interpretación del reglamento, pero una observación de parte de Etienot acerca de que una ordenanza tributaria aprobada irregularmente podría acarrear demandas judiciales la hizo retroceder y solicitar el cuarto intermedio.

 

Una sesión particular

 

Como viene sucediendo desde el inicio de esta gestión, la sesión de este jueves en el Concejo Deliberante se caracterizó por una activa participación de la presidenta del cuerpo, Josefina Etienot.

Aunque el reglamento establece que quien preside el cuerpo debe solicitar autorización para bajar del estrado a una banca y ser sustituido momentáneamente por el vicepresidente si desea opinar sobre algún proyecto o tener una participación que supere la moderación de la sesión, Etienot tuvo una gran cantidad de intervenciones sin abandonar la presidencia.

Desde allí opinó, argumentó e hizo preguntas. Seguramente, si se cronometrara el tiempo de uso de la palabra de cada concejal, la presidenta estaría en el primer lugar de la lista. Esto no suele suceder en los órganos deliberativos donde los presidentes tienen como única función moderar el debate, dar la palabra y aplicar el reglamento.

Por otra parte, cuando el bloque mayoritario presentó la moción de orden de dejar de sesionar como comisión y votar el proyecto de Tributaria, se continuó con la lista de oradores (e inclusive se agregaron a ella concejales) y recién después se votó esa moción.

La única y unánime coincidencia fue el reconocimiento a la buena predisposición de los funcionarios municipales Ruberto y Rubano para responder cada una de las inquietudes y preguntas de los concejales.

 

Subas de las tasas

 

El proyecto de Ordenanza Tributaria que se analizó este jueves, y que no se votó, establece subas en la tasa inmobiliaria de alrededor el 45%, y en otras tasas municipales (desde cementerio, habilitaciones comerciales, carné de conducir, entre otras) que promedian un 35%.

Las categorías son por zonas del 1 al 7, y la primera corresponde al centro y las siguientes a las áreas progresivamente más alejadas. Ruberto aclaró que eso no implica niveles socioeconómicos.

Así, en el proyecto se establece que la Tasa General Inmobiliaria, en las zonas 1 y 2 aumentará un 44,44% para inmuebles edificados; del 53% en cocheras; y del 45% en baldíos.

En zonas 3 y 4, los edificios tendrán subas del 47%; las cocheras, del 39%, y los baldíos, del 44,44%: En zonas 5, 6 y 7, los edificios pagarán un aumento del 51,18%, las cocheras, del 64,63%, y los baldíos, 42,92%.

La viceintendenta Josefina Etienot mantiene una tensa relación con los concejales de su propia fuerza política. Foto Sergio Ruiz.