Home, Sociedad

Polémica por bebé que sobrevivió a un aborto

Siete médicos de Concordia expresaron su objeción de conciencia tras el hecho ocurrido en el hospital Masvernat. La protagonista del aborto fue una adolescente que había sido violada.

Siete médicos del Hospital Delicia Concepción Masvernat de Concordia formalizaron por escrito su objeción de conciencia, para la práctica de abortos, luego de que fueran testigos de un hecho que los perturbó.

En los medios de comunicación sólo se conocieron algunos datos aislados sobre lo sucedido. Por ejemplo, que en el nosocomio se había practicado un aborto a una menor de edad que cursaba el quinto mes de embarazo y que presuntamente había sido violada.

También trascendió que en un primer momento el personal médico se habría resistido, pero la intervención de la flamante jueza de familia, la doctora Belén Esteves, posibilitó que se diera cumplimiento al protocolo para abortos en casos de violación, sin que llegara a judicializarse el caso.

Uno de los médicos del Hospital Masvernat consultados aseguró que en un primer momento ellos desconocían que la menor embarazada hubiera sido violada.

Por el contrario, la información inicial con la que contaron daba a entender que el papá del bebé sería un adolescente, apenas dos años mayor que la chica, con quien ella estaba vinculada.

Recién cuando intervinieron los padres de la menor y el abogado que los representó quedó expuesto que el bebé sería fruto de una violación.

Pero esos fueron apenas un momento de una secuencia de hechos más complejos y traumáticos, que dispararon un torbellino de emociones y de planteos éticos y legales, tanto en partícipes como en testigos presenciales y autoridades del hospital.

Por empezar, el bebé nació con vida. Su cuerpecito quedó apoyado sobre la “chata” sin que nadie se atreviera a poner fin a su existencia, suponiendo que su presunta “inviabilidad” haría que en forma inmediata los latidos de su corazón se detuvieran. Pero ello no ocurrió.

“Permaneció con vida varias horas” confirmó a El Entre Ríos uno de los profesionales. Otro se atrevió a calcular que fueron “aproximadamente diez horas”.

Una tercera fuente consultada resaltó la indignación que embargó a algunas enfermeras, testigos impotentes de lo que, algunos califican, como “abandono de persona”

El estupor también alcanzó al servicio de Neonatología, al que no le dieron intervención para asistir a la criatura en su evidente esfuerzo por sobrevivir.

El caso provocó además incertidumbres en el plano jurídico. Según la ley 24540/95, todo nacimiento con vida, aunque dure sólo instantes, debe ser anotado en el libro de nacimientos del Registro Civil, mientras que el deceso debe ser volcado al libro de defunciones, adjuntando el certificado firmado por el médico que acredite la causa de la muerte.

“En Neonatología se resisten a firmar el certificado de defunción. ¿Qué causa de muerte van a poner, si ellos no lo vieron ni lo atendieron?”, explicó uno de los siete profesionales que notificaron mediante carta a la Dirección del Hospital Masvernat su objeción de conciencia, de manera tal de que no contribuirán a practicar abortos.