Caso Fátima, Martínez fue declarado culpable

189

El veredicto fue por unanimidad, tal como exige la ley. Martínez fue acusado y condenado por tres hechos. El más grave fue el femicidio de su expareja, ocurrido el 1 de marzo de 2020 en horas de la mañana.

 

Tras una deliberación de poco más de una hora, alrededor de las 15.30 de este viernes 26 de febrero, el jurado popular integrado por 12 ciudadanos y ciudadanas arribó por unanimidad, tal como lo exige la Ley, al veredicto de culpabilidad en los tres hechos que se le imputaron, tal como lo hicieron la acusación pública y privada. La pena que le cabe a Jorge Nicolás Martínez es la de prisión perpetua.

“Primer hecho. Nosotros el jurado encontramos al acusado Jorge Nicolás Martínez, culpable del delito de Lesiones graves en grado de tentativa calificadas por el vínculo y por haberse perpetrado en contexto de violencia de género conforme el requerimiento de la acusación pública y privada. Segundo hecho. Nosotros jurado encontramos a Jorge Nicolás Martínez, culpable del delito de Defraudación especial mediante el uso de tarjeta magnética en grado de testativa conforme el requerimiento de la acusación pública y privada. Tercer hecho. Nosotros el jurado encontramos al acusado Jorge Nicolás Martínez, culpable del delito de Homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haberse perpetrado en contexto de violencia de género, conforme el requerimiento de la acusación pública y privada”. Así, de manera protocolar, a poco menos de un año de un nuevo femicidio que conmocionó a la capital provincial, un jurado popular arribó por unanimidad a un veredicto de culpabilidad.

 

Cadena

Martínez fue acusado y condenado por tres hechos relacionados por las reglas del concurso real. El más grave de la cadena de ilícitos, y su culminación, fue el femicidio de Acevedo, ocurrido “el 1 de marzo de 2020 en horas de la mañana, mediante engaños y la promesa falsa de comprarle un aparato de telefonía celular logró que su expareja, Fátima Florencia Belén Acevedo –y madre de su hijo de 3 años- concurriera al domicilio sito en calle Hernandarias al final y Soldado Bordón de Paraná, donde habían convivido con anterioridad. Estando allí, en el horario comprendido entre las 15.25 y las 17 se dirigieron hasta la zona de un aljibe ubicada a 800 metros de la vivienda antes mencionada. En las proximidades de ese lugar, le ocasionó la muerte por asfixia mecánica por estrangulación a mano y sofocación, arrojando el cuerpo de Fátima en el aljibe, donde fuera encontrado el 8 de marzo de 2020 en horas de la mañana. Todo ello en un contexto de violencia de género preexistente caracterizado por agresiones psicológicas y físicas, como así también con medidas de prohibición y acercamiento vigentes”.

El primero, según el orden cronológico, presumiblemente ocurrió el 31 de enero de 2020 en la casa del imputado, donde Martínez, mientras mantenía una relación de convivencia determinada por la violencia psicológica y sexual, intentó arrojarle ácido muriático en el rostro a Acevedo, no logrando su cometido por cuestiones ajenas a su voluntad; además y sin poder precisar el día, durante 2020, afiló una cuchilla delante de ella. El segundo consistió en que el 2 de marzo, cuando era pública la búsqueda de Acevedo, haber intentado utilizar la tarjeta de cobro de Acevedo. Fiscalía sostuvo que intentó los movimientos bancarios sabiendo que la mujer estaba muerta, porque él la había matado.

En la etapa de los alegatos de clausura del debate, que comenzaron alrededor de las 9, Fiscalía y querella instaron al jurado popular a arribar a una sentencia de culpabilidad en los tres delitos que se le imputaron a Martínez. Por su parte, la defensa los instó a concluir que Martínez no fue autor de los delitos que se le atribuyeron, en el entendimiento de que del análisis de las pruebas, surge que hubo duda razonable.

Los testimonios de la violencia

La audiencia se programó en cinco jornadas: cuatro de producción de pruebas y una para los alegatos. La dinámica de las dos primeras posibilitó que los testigos que iban a declarar el jueves se reprograman para el miércoles y de esa manera se pudiese terminar con las testimoniales para que las partes contaran con el jueves libre para preparar los alegatos de clausura. En las dos primeras declararon funcionarias de la Casa de la Mujer de Paraná que dieron cuenta, desde el abordaje que realizaron con Acevedo, de la situación de violencia de género que determinaba la relación con su femicida; funcionarios policiales que intervinieron en distintas etapas de la investigación, que tuvo dos escenarios en base a sendas hipótesis: con la joven viva o con ella sin vida; y familiares y amigos de la joven víctima, que aportaron información sobre la relación entre aquella y su victimario.

Acevedo estuvo una semana sin que se supiera su paradero, la última vez que se supo de ella fue el domingo 1 de marzo. A partir de la denuncia se desplegó un operativo de búsqueda con la esperanza que estuviera viva. El 8 de marzo, día Internacional de la Mujer, el hallazgo del cuerpo en un aljibe ubicado a 450 metros lineales de la casa de Martínez, dirigió las sospechas sobre aquel, que fue detenido el martes 3 de marzo. Las testimoniales que se produjeron en el juicio fueron contundentes en detrimento de la posición del imputado. En ese sentido, ni aún el testimonio de un testigo considerado clave por la defensa pudo conmover las sólidas pruebas que se recabaron en contra de Martínez.

Se hubiese podido evitar

El femicidio de Fátima Acevedo dejó en exhibición una serie de desaciertos o negligencias judiciales en el abordaje del caso que hubiesen podido evitar el fatal desenlace. Tal vez por eso, además de que se trató de un “nuevo femicidio” y en un día emblemático de reflexión sobre la situación de la mujer en el mundo, el juicio concitó la atención de la opinión pública y la concentración de colectivos que luchan por los derechos de las mujeres y de partidos de izquierda. En los alegatos, tanto de apertura como de clausura, no hubo ninguna reflexión sobre aquel accionar. Solo la querella particular recordó, casi como al pasar, que Acevedo transitó sin obtener las respuestas que necesitaba, por los fueros Penal y de Familia ¿La corporación judicial cerrará filas y no habrá motivos para revisar conductas previas respecto al abordaje de un femicidio que, hasta el hartazgo, quedó probado que se hubiese podido evitar?  En este sentido, el alegato de Fiscalía dejó un sinsabor a reconocimiento de medidas que no se tomaron. Fue desolador escuchar el relato del hecho sobre las lesiones tentadas, en las que se sostuvo que Acevedo denunció que Martínez intentó arrojarle ácido muriático en el rostro, ataque emblemático del odio patriarcal. Sin embargo, el violento siguió libre, ninguna instancia judicial logró ponerle el límite a un accionar que no hacía más que presagiar el letal desenlace.

Video: Caso Fátima, sigue la audiencia

Video: Caso Fátima, sigue la audiencia

Video: Caso Fátima, la audiencia pasó a un cuarto intermedio

Video: Caso Fátima, el veredicto del jurado popular

Caso Fátima: hoy se conocerá el veredicto del jurado popular

Caso Fátima Acevedo: Testigo clave de la defensa brindó un débil testimonio

 

Caso Fátima Acevedo: Testimonios complicaron la posición de Martínez