Caso Fátima Acevedo: Testigo clave de la defensa brindó un débil testimonio

149

Este miércoles 24 de febrero se realizaron las testimoniales en el juicio para esclarecer el femicidio de Fátima Acevedo. Declaró un testigo que se suponía iba a fortalecer la débil posición del imputado, pero no logró cubrir las expectativas de la defensa.

 

Redacción EL DIARIO | [email protected]

 

En la tercera jornada del juicio para determinar la responsabilidad del Jorge Nicolás Martínez en el femicidio de su expareja y madre de su hijo, Fátima Acevedo, declaró un testigo que era clave para los intereses de la defensa. Se trata de un efectivo de la Policía de Entre Ríos que durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) manifestó en sede fiscal que vio a Acevedo con vida el lunes 2 de marzo de 2020, un día después de la fecha en la que las acusaciones sostienen que Martínez la asesinó y la arrojó en un aljibe en el que fue hallada siete días después.

Román Sainte Marie y Luis Sebastián Lescano, defensores oficiales del imputado Jorge Martínez.

Fuentes judiciales señalaron a EL DIARIO que este miércoles, ante el jurado popular que analiza las pruebas que se producen en el debate, el testigo clave realizó un relato débil, contradictorio, en el que manifestó que no recordaba con certeza el día en que vio a Acevedo, pero sí que fue al mediodía. La defensa lo interrogó con el objetivo de que precisara lo manifestado hace un año pero el testigo respondió que por el paso del tiempo no recordaba con precisión. El efectivo declaró este miércoles 25 de febrero que vio a Acevedo un viernes, ya no el lunes 2 de marzo, cuando aún estaba con vida según la hipótesis acusatoria, puesto que se dio cuenta de su desaparición el domingo 1 de marzo.

Las fuentes indicaron que el testigo manifestó que vio a la víctima aquel viernes y al día siguiente llamó a la comisaría tercera de Paraná para dar cuenta de que la había visto porque ya era público que la estaban buscando. El débil testimonio afectó a la defensa que seguramente abordará el testimonio en la etapa de alegatos que se desarrollará mañana.

Este miércoles también declaró otro efectivo que participó en el hallazgo del celular del imputado y las personas que estuvieron en aquel momento. La defensa hizo hincapié en las características de la batería del celular y el tiempo de duración, puesto que se presume que estuvo un mes enterrada. Otro momento difícil de revertir para la defensa fue la exhibición de las fotos de la autopsia de la joven víctima. Fue en función de la declaración testimonial de un médico del Cuerpo Médico Forense de Tribunales. Las fuentes deslizaron que varios jurados decidieron no observarlas.

El caso

Fátima desapareció el 1 de marzo último tras salir de la Casa de la Mujer de Paraná, adonde estaba alojada con su pequeño hijo desde que había denunciado a su expareja seis veces por violencia de género. Según la acusación fiscal, la relación entre la víctima y Martínez estuvo marcada por la «agresión, manipulación y violencia física y psicológica» por parte del acusado, quien intentó arrojarle a la joven ácido muriático a la cara, afiló una cuchilla intimidándola y además le hizo numerosas amenazas verbales. El 11 de febrero del 2020 Fátima había recibido un botón antipánico y se había mudado a la Casa de las Mujeres de Paraná, luego de haber denunciado a Martínez por intentar extraer dinero con sus tarjetas de cobro. El 1 de marzo a las 8, la joven se retiró de la residencia, tomó un remis y bajó en la casa de Martínez, quien «días previos le prometió, de manera insistente, que le iba a comprar un celular pero que tenía que ir a su domicilio».

Caso Fátima: sigue el juicio, hoy declaran ocho testigos