Ciencias de la Vida y la Salud tiene 65% más de ingresantes

74
Las tecnologías de la comunicación tendrán un papel relevante también en 2021 para la formación superior.

El número de inscriptos en las cinco sedes de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud es un 65 % superior en relación al 2020. Se trata de unas 3.000 personas que han optado por las carreras que se ofrecen en Paraná, Villaguay, Concordia, Gualeguay y General Ramírez.

 

Redacción El Diario | [email protected]

 

Con un importante incremento en el número de aspirantes, la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud de la Uader inició el Curso de Ingreso en las cinco ciudades donde tiene sede.

Algo más de 65% fue el índice de crecimiento en el número de personas que han elegido las carreras de esa facultad en relación con los inscriptos en el 2020, teniendo en cuenta que el año pasado se inscribieron 1794, alcanzando este 2021 la cantidad de 2966.

Al respecto, el Decano Esp. Bioing. Aníbal Sattler destacó que estos datos  significan un “enorme desafío ya que supone un trabajo minucioso en la organización y la tarea diaria, teniendo como norte el cuidado de la salud de todas y todos”, indicó.

En esa línea, consideró que “luego de un año tan difícil, la presencia de la Universidad Pública como oportunidad para seguir una carrera se constituye como una opción fundamental”.

Para Sattler “esto trae consigo un compromiso ineludible: hacer absolutamente todos los esfuerzos necesarios para que sostengamos, guiemos y contengamos a quienes han elegido la Facultad”.

Sede de Ramírez

Una de las novedades es la designación de Romina Bender como coordinadora Técnica Administrativa de la sede de General Ramírez. Con ella dialogó EL DIARIO para conocer aspectos vinculados a la unidad académica.

–¿Qué carreras se dictan en la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud?

–En la sede Ramírez de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud se ofrecen tres carreras: Licenciatura en Higiene y Seguridad Laboral, Tecnicatura en Análisis Clínicos y Tecnicatura en Producción de bioimágenes, todas abocadas en el campo de la salud y a cuidar la integridad de la persona.

Un punto para destacar es que nuestra sede abre sus puertas después del mediodía, lo que permite que por la mañana algunos estudiantes puedan continuar con sus responsabilidades laborales, familiares, entre otras.

–¿Cuál es el perfil de los estudiantes?

–Los estudiantes que llegan a nuestra sede son hijos de personas trabajadoras, muchas veces los primeros en la familia que pueden acceder a la universidad pública, y llegan de todas partes de la provincia, incluso de Argentina.

Nos encontramos a 60 km. de la capital provincial, estamos a dos cuadras de la terminal de ómnibus, lo que permite que estudiantes de diferentes ciudades de alrededor lleguen a la la facultad sin inconvenientes.

–¿Cuáles son las líneas de trabajo previstas para el 2021?

–En cuanto a líneas de acción de esta gestión,  destaco el trabajo en equipo; a pesar de que con la mayoría de los trabajadores nos acompañamos desde hace ya tiempo, me resulta imprescindible saber lo que ellos desean para lograr un buen clima laboral.

Otra línea, no menos importante, es el compromiso. Quiero que, empezando por mí y hasta el ingresante 2021, nos esmeremos día a día en nuestra tarea (la que nos corresponda) y lograr salvar las adversidades que puedan surgir.

Y como una línea primordial está el estudiante, para lograr como equipo de trabajo, centrarnos en las necesidades de nuestros futuros profesionales, allanarles el camino para que puedan focalizarse en el estudio sin gastar energías en problemas secundarios. En ese sentido trabajaremos y daremos continuidad a las políticas de inclusión y bienestar para contener, identificar y facilitar la “estadía” en nuestra sede.

La idea es que Ramírez siga ofreciendo, además de buena calidad en educación, un buen trato hacia el estudiante, y que ellos se sientan orgullosos del espacio que habitan.

–¿Qué desafíos ha implicado -desde los distintos puntos de vista- la situación de pandemia?

–Creo que todos aprendimos durante esta pandemia: hubo muchos desafíos, no sólo para los trabajadores y los docentes, sino también para los estudiantes.

Aprendimos a comunicarnos, a usar redes y diferentes plataformas de estudio, a generar espacios virtuales donde poder estar conectados. La virtualidad nos ha brindado herramientas que ahora ya son un recurso más.