Ensanche Racedo: La mayoría de los árboles son especies exóticas

170
Foto: Gustavo Cabral.

La Justicia hizo lugar parcialmente a la acción de amparo ambiental promovida por el Foro Ecologista contra la Municipalidad. En su fallo, el camarista González Elías prohibió la tala indiscriminada de los árboles ubicados en la zona afectada por el proyecto de ensanche de Bulevar Racedo, aunque habilitó la ejecución de la obra.

 

Redacción EL DIARIO | [email protected]

 

El vocal de la Cámara en lo Contencioso Administrativo N° 1 de Paraná, Hugo R. González Elías, hizo lugar parcialmente a la acción de amparo ambiental promovida por el Foro Ecologista contra la Municipalidad con relación a la obra de ensanche de Bulevar Racedo, desde Avenida de las Américas hasta Avenida Ramírez. Básicamente en la demanda se ponía en crisis la calificación de “bajo impacto ambiental” y en función de ello se pronunció el magistrado evaluando pruebas presentadas por ambas partes.

El camarista prohíbe la tala indiscriminada de los árboles que se interponen en la obra de ampliación del Bulevar Racedo a cargo de la Municipalidad, aunque permitiendo su traslado y trasplante en los lugares que carecen de forestación actual de dicha arteria en su trayecto comprendido entre Ramírez y Avenida de Las Américas, previo relevamiento a cargo de la Municipalidad con supervisión voluntaria del Foro Ecologista de Paraná. También incorpora las obligaciones y acciones contenidas en un ítem del Pliego de la Licitación N° 85/20 de la Municipalidad de Paraná que establece la forestación compensatoria debiendo plantar 47 ejemplares de palmeras y 93 de lapachos rosados junto al Plan de Manejo Ambiental presentado por la empresa «Betti Dall´Ava» en el apartado «Programa de protección patrimonio natural».

Textualmente, además de la prohibición de talar indiscriminadamente, resuelve que previo relevamiento de los árboles a trasplantar que deberá ser efectuado por personal de la Municipalidad de Paraná y en presencia (voluntaria) de un veedor que sea designado a propuesta del Foro Ecologista de Paraná, permitir el trasplante de aquellos árboles que se encuentran comprendidos en la zona de ejecución de la obra debiendo ser ubicados en los sectores donde la fila de árboles sufra defoliación significativa. En caso de que ello no sea posible por razones atendibles, serán ubicados –agrega- en la zona de forestación compensatoria según plano acompañado por la Municipalidad a la contestación de los informes requeridos.

En el punto de la resolución referido al Plan de Manejo Ambiental presentado por la empresa «Betti Dall´Ava» en el apartado «Programa de protección patrimonio natural» prevé que se deberán plantar árboles ejemplares (de más de diez años) en las áreas donde la fila de árboles sufra una defoliación significativa y no hayan sido cubiertos con ejemplares del apartado anterior; llevar adelante la forestación compensatoria de tres árboles por cada uno que se traslade y de acuerdo al programa presentado por la Municipalidad de Paraná elaborado por la Dirección de Parques y Paseos en el cual se procede a reforestar arterias aledañas y circundantes a la obra en un total de 136 árboles.

Finalmente, permite la continuidad de la obra en las condiciones señaladas en lo que tiene que ver con el arbolado.

 

La mayoría de los árboles son especies exóticas

En el análisis efectuado por el camarista, entre otras consideraciones, indica que la Municipalidad, en su accionar administrativo, observó las disposiciones normativas vigentes que permiten realizar (para el caso) obras públicas que no afecten de manera significativa al ambiente con alguna forma de participación ciudadana (apoyo de vecinales de la zona y presentación de numerosas firmas de vecinos, sin que sea imprescindible la realización de una audiencia pública) y la obtención del certificado de aptitud ambiental sin que sea necesaria la presentación de un estudio de impacto ambiental previo.

También, que la potestad municipal para extraer o remover árboles por ensanchamiento de calles constituye una norma vigente que no se opone a la importancia del arbolado público declarado por otras normas municipales.

Expresa asimismo que “las constancias administrativas que dan cuenta del cauce dado al tema demuestran que la calificación de la obra como de ´bajo impacto ambiental´ obedeció al análisis global que puso en la balanza la sustracción de 90 árboles en una zona donde quedaban otros tantos de buen tamaño y salud, frente a la mejor transitabilidad vehicular en una zona de la ciudad con grandes congestiones de tránsito, lo que permitiría reducir el tiempo de espera -con su consiguiente mayor polución-, la mejora de los desagües pluviales y en la forestación compensatoria en el Bulevar Racedo y en la zona aledaña, lo que implicaría mayor cantidad de especies arbóreas en la zona de obra”.

Estudios previos

Considera especialmente que los árboles a extraer son –en su gran mayoría- fresnos que son una especie exótica que, según estudios previos del año 1995 con la participación de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad de Entre Ríos, superan en Paraná el máximo deseado, mientras que los que se colocarían como forestación compensatoria son árboles autóctonos.

Cita por otra parte a la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Entre Ríos, que “también informó en la causa ratificando que la obra en cuestión califica como de ´bajo impacto ambiental´».

Incluye además, “la explicación brindada por el ingeniero químico Rubén Molinelli quien es especialista en Ingeniería Ambiental, es decir, la incumbencia profesional pertinente para opinar sobre la cuestión, quien se desempeña como asesor de la demandada”, o sea de la Municipalidad. El profesional “justificó la categorización de la obra como ´menor´ comparándola con otras actuales de esta ciudad que también exigieron el ´retiro de cuantiosas especies arbóreas y obligó a implementar medidas de mitigación global, mediante la aplicación de un Plan de Arbolado´” y coincide con que la especie de árbol que se retiraría (en referencia al fresno), un asunto que calificó como «de enorme importancia», “no es una especie considerada vital o crítica según la Administración de Parques Nacionales, tampoco es autóctona, ni protegida, que requiere -incluso- ser objeto de recambio, dado que su presencia en la ciudad supera el 25% motivo por el cual se debería replantar en su lugar especies autóctonas con un mayor valor socio cultural dentro del marco de la ciudad».

También el fallo rescata de esta opinión que los potenciales impactos ambientales positivos y negativos de una obra “se evalúan no solo desde la mirada del microentorno de la obra, sino desde una mirada del entorno cercano, y del entorno intermedio, lo que se denomina Área de Influencia Directa de la Obra, y que sin lugar a dudas es la ciudad de Paraná en su totalidad y no solo los quinientos metros (500m), de ensanche propuesto”.

Un párrafo el magistrado concluye que “en base a la prueba disponible, la calificación de la obra de ensanche del Boulevard Racedo junto a todas las obras complementarias que ello apareja con las medidas de mitigación del impacto ambiental y de reforestación proyectadas, luce razonable y no arbitraria, lo que conduce a confirmar el apego a la normativa que respaldó el accionar de la demandada cuestionado por la actora”.

No obstante avalar que el proyecto se ejecute, valora la acción interpuesta por el Foro en tanto logra un especial cuidado de las especies arbóreas, a partir de las disposiciones establecidas en el fallo.

 

Al margen

Para las últimas horas de la tarde de este lunes 22 de febrero, el Foro Ecologista de Paraná se había convocado a efectos de analizar el fallo y resolver los pasos a seguir.

 

Ensanche Racedo: la sentencia judicial dispone el traslado de árboles y continuidad de la obra