Preocupa la vinculación de la criptomoneda con las estafas

351

Referentes locales de la criptomoneda manifestaron su preocupación por la vinculación de la herramienta financiera con una serie de estafas. En este sentido, señalaron que, como operadores del sector, estimulan a los futuros inversores a capacitarse y formarse para entender la tecnología y prevenir una posible estafa.

 

La difusión en los medios de una serie de estafas, tanto en Entre Ríos como en el país, que relacionaban directa o indirectamente a transacciones u operaciones con criptomonedas con aquel delito, motivó la preocupación de operadores de aquella herramienta financiera por la infundada vinculación.

Desde la firma Blockcapital, con base en Paraná, el licenciado en Sistemas, Esteban Barolin, y el contador, Daniel Nolla, precisaron que la criptomoneda es una oportunidad.

Ante la pregunta sobre las mediatizadas estafas, fueron contundentes en señalar que “el Bitcoin es una oportunidad, claramente no es un estafa” y añadieron que “es una nueva tecnología que trae muchos beneficios como la descentralización de las finanzas personales y oportunidades de inversión”.

Los referentes locales de la criptomoneda, que impulsan una empresa regional recientemente lanzada en el ámbito local, hicieron hincapié “en la importancia de educar y formarse sobre las finanzas con criptoactivos a través de profesionales matriculados, especializados en la temática y con experiencia comprobada para evitar ser estafado y obtener beneficios reales en esta nueva economía digital, y todo ello a partir de una experiencia personalizada con particular atención en la relación cara a cara (peer to peer ó P2P para el ecosistema crypto)”.

Nolla explicó que “en los últimos días se han dado a conocer estafas financieras que utilizan, para algunas transacciones, a las criptomonedas. La característica principal de estas estafas es la promesa de rentabilidades absurdas y exorbitantes en tiempos record” y añadió que “parten de la premisa de que tu inversión se multiplica cuando atraes o incorporas más personas a la red. Esta mágica multiplicación de tu inversión no es más que el dinero de la nueva persona que sirve para pagar dividendos a los que ingresaron previamente y están en un nivel más alto de la pirámide. Todo resulta muy atractivo hasta que se vuelve insostenible cuando dejan de ingresar nuevos miembros que aporten y, finalmente, se corta la cadena”.

Por su parte, Barolin agregó que “con la proliferación de herramientas para videoconferencias y el rápido acostumbramiento de las personas por el encierro en pandemia hizo que, sumado al anonimato del aporte monetario con criptomonedas, estas estafas crezcan de manera exponencial”.

También destacó que el bitcoin y las criptomonedas son una tecnología que llegó para quedarse” y agregó que “la digitalización del mundo en todos sus aspectos fue acelerada por la pandemia. Este impacto digital también llegó al mundo de las finanzas. Asistimos a tiempos en los que las criptomonedas son noticia, el precio del Bitcoin está camino a la luna superando los 55.000 dólares americanos, cuando hace apenas unos meses cotizaba cerca de 10.000 dólares”.

Ambos profesionales advirtieron que “pueden escucharse nombres extraños como Ethereum, Tether, Dai, pero surgen inexorables interrogantes. ¿De qué se trata todo esto? ¿Qué es esta tecnología? ¿Es otra más de las tantas estafas que suelen ser noticias en los medios? Así como internet llego a nuestras vidas generando una innumerable cantidad de beneficios tales como comunicaciones instantáneas y acceso a gran cantidad de información, trajo aparejado también nuevos riesgos como el robo de datos o identidades para compras fraudulentas, la exposición de los niños al contenido para adultos, entre otros. Tuvimos que aprender a gestionar esos riesgos. Con las criptomonedas sucede algo similar, es decir, nos llevará algún tiempo aprender sobre esta tecnología disruptiva para evitar riesgos”.

¿Qué es Bitcoin?

Nolla y Barolín explicaron que se trata de la “primera moneda virtual o criptomoneda descentralizada del mundo”. También precisaron que “en cierta manera se la podría equiparar al dólar o el euro ya que sirve para intercambiar bienes y servicios, pero es mucho más que eso puesto que se destaca por su facilidad de intercambio, por su eficiencia y sobre todo por su seguridad. Ningún gobierno o institución financiera controla su emisión, se sustenta en una red sin intermediarios llamada Blockchain, todas las operaciones son persona a persona sin intervención de terceros, es imposible falsificar o duplicar bitcoins gracias al sofisticado sistema criptográfico (utilizado también para trazabilidad de bienes) y, además, te permite preservar un pseudo-anonimato”. Finalmente destacaron que “tus bitcoins te pertenecen, la blockchain imposibilita a que cualquier tercero pueda acceder a tu dinero sin tus credenciales, es decir, que nadie puede intervenir, congelar y/ó confiscar tus fondos y tampoco nadie puede cerrar tu cuenta unilateralmente. Podría afirmarse que la tecnología blockchain y las criptomonedas, Bitcoin en particular, llegaron para quedarse y van ampliando su participación en las carteras de inversión de las empresas más prestigiosas del mundo, por ejemplo Tesla”.