Entre Ríos, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

Dictan arresto domiciliario con tobillera a sospechosos del crimen en Bajada Grande

Se trata de tres hombres que cumplirán 90 días de prisión preventiva.

La Justicia investiga cómo se produjo el homicidio de Pedro Esteban Larsen, que tenía 68 años cuando el sábado 1 de diciembre fue hallado sin vida en su casa.

Alberto Daniel García, de 40 años; Rafael Valentín Martínez, alias Rafa, de 26 años; y Diego Gabriel García, de 27 años, cumplirán 90 días de prisión preventiva en la modalidad de arresto domiciliario con tobillera electrónica.

La medida fue dispuesta el martes 4 el juez de Garantías Nº3 Ricardo Bonazzola, en relación a la investigación que se sustancia para esclarecer las circunstancias y las responsabilidades en el crimen de Pedro Esteban Larsen, que tenía 68 años cuando el sábado 1 de diciembre fue hallado sin vida en su casa, sita en barrio Bajada Grande.

Los tres sospechosos enfrentan imputaciones por el delito de Homicidio simple. El fiscal Juan Malvasio adelantó que apelará la decisión del juez en relación a Diego Gabriel García y Martínez.

En lo concerniente a la situación de Alberto Daniel García, su defensa, a cargo de la defensora oficial, Fernanda Álvarez, y el fiscal, habían acordado la prisión preventiva bajo la modalidad de arresto domiciliario, con colocación de tobillera electrónica.

La posición del fiscal respecto a los dos primeros fue diferente. Malvasio solicitó para los dos sospechosos, que son representados por el defensor oficial Jorge Balbuena, la prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 1.

Balbuena expresó su desacuerdo con el pedido del fiscal, brindó sus fundamentos, y solicitó un trato igualitario para sus defendidos. Así, requirió que también se les conceda el beneficio del arresto domiciliario.

El defensor informó al juez que los familiares de sus defendidos se encontraban en Tribunales para el caso de que fuese necesario que deban salir de garantes.

Tras analizar los pedidos, el juez resolvió conceder la medida de coerción morigerada a los tres imputados, con la diferenciación que en el caso de Alberto Daniel García y Martínez, dispuso que la colocación de tobilleras electrónicas quedaba supeditada en ambos casos a la obtención de responsables de los mismos y siempre que el domicilio de aquellos esté a no menos de quinientos metros del lugar del hecho.

También dispuso que permanezcan en la Alcaidía de Tribunales hasta la colocación de los artefactos electrónicos y la prohibición absoluta de cualquier tipo de contacto, por cualquier medio, con los testigos del presente legajo y entre ellos.

El lunes 3, Fiscalía instó la modificación del hecho. Así, propuso que la plataforma fáctica a investigar debía dedicarse a determinar los hechos ocurridos “el 1 de diciembre, aproximadamente a las 16.30, en circunstancias en que Pedro Esteban Larsen se encontraba con Alberto Daniel García en el domicilio sito en la intersección de calle Procesión Náutica y Cortada H de Paraná, es que se hace presente Rafael Martínez y Diego García, quienes tenían conocimiento que Larsen poseía en su vivienda dinero en efectivo, debido a que Alberto García se lo había comentado a Martínez días anteriores”.

Fue en esas circunstancias que “Rafael Martínez y Diego García, previo acordar con Alberto Daniel García que iban a sustraer el dinero que tenía Larsen en el interior de su vivienda, Alberto García les franqueó el acceso al inmueble de Larsen, y una vez allí, Rafael Martínez y Diego García, lo agredieron mediante golpes, le provocaron un corte superficial en el cuello y finalmente, le dieron una estocada mortal en el corazón, mediante una lesión corto punzante, en la zona del tórax”.

La acusación pública entendió que en la continuación del hecho “le propinan un golpe en la cabeza a Alberto Daniel García, logrando de esta manera, apoderarse de la suma de la suma de nueve mil pesos, aproximadamente. En la secuencia y una vez que Alberto Daniel García reacciona del golpe recibido se retira de la vivienda de Larsen, se va hasta su morada situada en calle H S/Nº de Paraná,  donde a unos cuarenta metros lo esperaban Rafael Martínez y Diego García, quienes le dieron el dinero a Alberto Daniel García, quien lo guardó en su domicilio, para luego regresar al domicilio de Larsen, constatar que la víctima había fallecido, llamar al 911 y poner a disposición de la Fiscalía la res furtiva”.

Los tres sospechosos enfrentan imputaciones por el delito de homicidio simple.