Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Policiales, Sociedad

Jefe scout abusó de dos nenas de 4 y 6 años pero no irá preso

La madre de las víctimas habló con EL DIARIO y destacó el acompañamiento de Fiscalía y de la Oficina de Asistencia a la Víctima de Delitos.

También, junto a su pareja, se mostró conforme con el resultado del proceso. Alertó a los padres a estar atentos en el cuidado de los niños y niñas.

 

Juicio abreviado: el acusado aceptó cumplir pena condicional

La mujer salió de la sala de audiencias sobre calle Córdoba en los Tribunales de Paraná y se fundió en un prolongado y catártico abrazo con su pareja, padre de sus hijas de 6 y 4 años al momento de los hechos que se dirimieron mediante un juicio abreviado.

A paso seguido, recibió la contención de los integrantes de la ONG Así Basta, que esperaron en la antesala la finalización de la audiencia en la que Esteban Duarte, de 30 años, aceptó cumplir la pena de tres años de prisión condicional por el delito de Abuso sexual simple reiterado en perjuicio de las dos pequeñas niñas. Los hechos ocurrieron entre enero y julio de 2017 en el kiosco propiedad del condenado, ubicado en el este de Paraná.

 

Necesidad

 

La madre de las víctimas, de la que se preservó su identidad para proteger la de sus hijas, dialogó con EL DIARIO y dejó un mensaje para muchos padres.

Así, manifestó: “Necesito que se haga pública la cara de este hombre, porque todos los padres tenemos que abrir los ojos para ver a quién le estamos confiando las criaturas. Confiaba cinco minutos a mis hijas para ir a un kiosco a comprar y él se dedicaba a hacer lo que se antojaba ahí adentro”.

La mujer, aún acongojada, añadió que el imputado “era jefe de exploradores de Don Bosco y siempre buscó actividades para relacionarse con menores”, y precisó que “intentó hacer un curso de maestro de grado, según una enfermedad (que adujo) no pudo seguir. Quiero que la gente del barrio conozca su cara, porque muchas personas me dijeron que vive encerrado y no sale, me han dicho que no lo han visto en el barrio” alertó.

 

Contención

 

Fue destacable la conducta de la pareja, que se allanó al accionar de la Justicia, como así también lo fue el rol de la fiscal de la Unidad de Violencia de Género y Abuso Sexual, Aranxaxú Barrandeguy, de la Oficina de Asistencia a la Víctima de Delitos y de la ONG, que los contuvieron y acompañaron durante todo el duro proceso.

En este sentido, manifestó que “con mi pareja estamos conformes con el fallo, el acompañamiento que recibí de la fiscal, de los abogados de defensa de los chicos, tanto yo como mis hijas. Ellos siempre me recomendaron adonde llevarlas para sacarlas adelante”.

Esto fue determinante para el resultado final del proceso, puesto que la mujer recordó que muchas personas le dijeron que tuviera cuidado en iniciar una causa, ya que la persona acusada era conocida y gozaba de respeto en distintos ámbitos.

 

Lejos de los niños

 

Entre las normas de conducta que se le impusieron a Duarte por el plazo de la condena, se encuentra que no podrá acercarse en “un radio de quinientos metros” a las niñas ni a sus padres, estará obligado a comenzar “un tratamiento psicológico en un todo de acuerdo con la Ley de Salud Mental hasta su culminación recibiendo el alta médica” y en el caso que no pudiera sostenerlo, “deberá realizar tareas para la comunidad en una entidad a determinar por la Oficina de Medidas Alternativas (OMA)”. También se le impuso “la prohibición de realizar actividades en las que se encuentre a cargo de niños, tales como la labor que desempeña para la Obra Don Bosco como jefe de Batallón de Boys scouts”.

 

Impotencia

También fue importante el acompañamiento de una joven allegada al imputado. En manifestaciones a EL DIARIO, expresó: “La verdad es algo que me parece muy chocante desde mi lugar, por ser tan cercana al acusado. Se siente impotencia más que nada, porque hasta que se reconoció y ella asumió defender a sus hijas y contar la verdad, yo lo tenía allá arriba, gente de exploradores, que ayudó en muchas agrupaciones para defender a los chicos. Para mí era un ejemplo a seguir” dijo desilusionada.

A la hora de tomar posición en un hecho tan grave, no dudó: “Obviamente me puse del lado de las víctimas, los chicos no mienten, aparte la edad de las nenas, cómo no te va a dar cosa, sí o sí te tenés que poner del lado de las víctimas, no hay forma de defenderlo”, culminó.

La Justicia condenó a Esteban Duarte a tres años de prisión condicional.