10.2 C
Paraná
domingo, octubre 2, 2022
  • Sociedad
  • Muy
Más

    UVA prendarios y automotor: Se agravaría la situación de miles de deudores

    Con el temor de convertirse en “deudores eternos”, miles de deudores por créditos UVA prendarios y personales esperan ser recibidos en el Banco Central o por el mismo Presidente. El domingo vence el congelamiento de cuotas y el 31 de marzo el diferimiento de las mismas.

     

    Redacción EL DIARIO | [email protected]

     

    Con el objetivo de lograr una “solución de fondo” damnificados de créditos UVA prendarios y personales se movilizaron el martes de la semana pasada en Buenos Aires. El periplo incluyó Banco Central y Casa Rosada, donde entregaron dos petitorios dirigidos respectivamente, al titular de la entidad, Miguel Pesce, y al propio Presidente Alberto Fernández.

    La decisión era permanecer en esos sitios hasta ser escuchados. Y si bien no fueron recibidos personalmente, la representación de este colectivo logró hacer entrega de los petitorios y quedaron a la espera de la respuesta que puedan conseguir.

    El tenor de la demanda se corresponde con la fecha en la que vence el congelamiento de las cuotas, lo que tendrá lugar dentro de cuatro días, el domingo 31 de enero.

    “Entregamos un pedido de audiencia dirigido a Miguel Pesce para que reciba a los prendarios y personales, porque solo ha recibido a los hipotecarios” explicó Agustina Gómez a EL DARIO, diferenciando el tipo de créditos porque implican variantes en la situación que atraviesan según hayan tomado unos u otros, aunque cabe señalar, en ningún caso es sencilla. También pidieron una audiencia para hablar directamente con el presidente. Ambas fueron receptadas y por cada una se extendió un número para hacer el seguimiento de los trámites. “Estamos aguardando si nos dan una fecha, pero hasta ahora estamos sin novedades y el 31 de enero termina el congelamiento de las cuotas. Esta semana iba a haber una reunión del Banco Central con las entidades bancarias que otorgaron créditos UVA pero se suspendió”, trasmitió la entrevistada, referente de damnificados locales.

    “Salimos con una respuesta dentro de todo favorable porque recibieron los petitorios y podemos seguir los expedientes”, explicó con relación a la decisión de esperar a pesar de que al momento de convocar a la marcha apuntaban “la falta de reconocimiento de los miles de deudores que pertenecemos a este sistema UVA usurero de parte del Estado”.

    Incluso cuestionaban la “falta de convocatoria desde el Estado para escucharnos y entender la situación crítica que estamos viviendo los que adquirimos créditos prendarios y personales”. La situación se mantiene en tanto aún no fueron recibidos por las autoridades pero se generó otra expectativa.

    El sector apunta a las “promesas de campaña” y a que se priorice “al pueblo por sobre los bancos”.

    EXTREMA VULNERABILIDAD. El grupo que se autodefine damnificados asciende a 450.000 según consta en el petitorio dirigido al Presidente de la Nación en el que precisan que “no somos planes de ahorro”, sino deudores de “créditos UVA (prendarios y personales) para la adquisición de vehículos”.

    Aseguran que se encuentran en una situación de “extrema vulnerabilidad” como consecuencia de “haber confiado en una política de Estado que hoy consume salarios completos”.

    Argumentan que cuanto más se paga, más se debe y vender el bien no alcanza para saldar la deuda por lo tanto sienten la amenaza de convertirse en “deudores eternos”.

    Por eso la pretensión es que se arme una mesa de diálogo, que se puedan reestructurar las deudas y que los bancos se interesen por la situación de los deudores lo que permitiría tomar conocimiento que “las cuotas en muchos casos, superan ampliamente los salarios” que perciben.

    IMPACTO. En octubre de 2016 se creó este sistema crediticio destinado al consumo de bienes, prendarios para la compra de vehículos y personales para adquirir automotores, refacción de vivienda o destinos libres.

    Gómez comentó a EL DIARIO que “el universo UVA es muy heterogéneo, y la cuota varía dependiendo la cantidad de cuotas tomadas y a qué tasa de interés compensatorio sacaste el préstamo también, ya que no solo el capital es en UVA sino que los intereses también y varían en cada contrato; por eso decimos que estamos doblemente indexados”, indicó. Consultada por EL DIARIO, contestó que “el gran problema que tenemos nosotros es que si bien la cuota está congelada el capital no”. Un caso puede servir de ejemplo: por un crédito de 233 mil pesos; en marzo del año pasado se debían 320 mil y hoy se deben más de 400 mil pesos.

    Otro ejemplo de lo que podría ocurrir si no se adopta alguna medida en línea con lo que solicitan los damnificados para el momento en que opere el descongelamiento de los montos: una cuota que desde marzo del año pasado está en 62700 pesos, a partir de febrero ascenderá a 83500 pesos.

    Estos usuarios del sistema bancario están expectantes. Aguardan la convocatoria que debería llegar desde el Banco Central, desde la Presidencia de la Nación. Fijaron un plazo de 10 días hábiles desde el 19 de este mes. Si cumplido ese lapso no se hubieran producido novedades, la decisión es presentar un pronto despacho y en febrero movilizarse nuevamente. Se tiene en cuenta que si bien el domingo termina el congelamiento, sigue en vigencia el diferimiento de cuotas hasta el 31 de marzo.

     

     

    RESUMEN DEPORTIVO

    Lo más leído

    Agroclave