26.3 C
Paraná
miércoles, octubre 23, 2019
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    El ordenanza acusado de abuso quedó apartado de su cargo

    La mamá de la nena relató los hechos en diálogo con EL DIARIO.

    El hombre declaró este viernes 30 en la Justicia y los familiares de una menor que asiste a la escuela lo agredieron a golpes y gritos.

    “Estoy destruida en 20.000 pedazos”, confesó a EL DIARIO la madre que denunció abusos contra su hija por parte de un ordenanza de una escuela de Paraná.

    El caso tomó estado público hace un par de días cuando la mujer contó a los medios de comunicación que al llegar a la Escuela Belgrano a buscar a su hija de 6 años la encontró con el ordenanza y en una actitud muy sospechosa.

    “Mi hija estaba sentada en la falda de ese hombre y siendo acariciada por él. Cuando llegué y la miré, ella se asustó. Le hablé en silencio porque era un día atípico, con muchos chicos y padres. En el tumulto de la gente no se veía eso y pasaba desapercibido. Yo le hablé a la nena y luego hablé con la señorita de primer grado y ella me pidió perdón por no haber hecho algo, porque eso se podría haber evitado hace mucho tiempo”, contó.

    Este viernes, el acusado fue citado por la Fiscalía para que declare en esta investigación. Hasta Tribunales también llegaron los familiares de la menor y en un momento en que el hombre iba a abandonar el edificio lo increparon a los gritos. Incluso, el papá de la menor lo agredió a golpes de puño.

     

    Cuestionamiento


    El ordenanza de la Escuela Belgrano negó terminantemente cualquier situación de abuso. Foto Gustavo Cabral.

    Por otra parte, los padres de la niña son muy críticos con respecto a la actitud que tomó la institución escolar, principalmente la directora, con respecto a esta situación.

    “La señora directora apaña a este hombre. Ella dice que nunca vio nada, tiene amenazados a los docentes para que no hablen. Hablé con las docentes de mis otros dos hijos y me pidieron perdón llorando porque no pudieron haber hecho algo antes. Ya habían puesto sus quejas a la directora y esa directora hacía oídos sordos, minimizaba las cosas, decía que eran muestras de cariño hacia los niños”, dijo la mujer a EL DIARIO.

    Pero aclaró que no va a cambiar a sus hijos de escuela. “Voy a exigir y a pelear, mientras Dios me dé fuerzas, que esa directora y ese ordenanza paguen si tienen que pagar. Mis hijos tienen derecho a una educación sana y eso se tiene que cumplir. Si la máxima responsable de una institución no lo hace es porque no está capacitada para llevar a cargo el rol que tiene”.

     

    “Amigo”

    Asimismo, consultada sobre qué dice la nena con respecto al ordenanza contestó: “Que era su mejor amigo, que ese mejor amigo debe estar enojado porque le ha contado a papá y a mamá. Que siempre le daba besitos, que la llamaba a la cocina de la escuela. La hacía sentar en una silla blanca arriba de la falda de él”. Según la mamá, “hubo una denuncia más en Fiscalía y hay varias más en comisarías”.

    También dijo que en algunas oportunidades en que la maestra se ausentaba del aula los chicos quedaban a cargo del ordenanza.

    “Sí, él quedaba a cargo algunas veces. Él entraba a limpiar los baños de los nenes y las nenas mientras los chicos estaban adentro haciendo sus necesidades”.

     

    El protocolo

    La Provincia tiene un protocolo interinstitucional para actuar ante sospechas de abuso sexual contra un menor. En el mismo se establecen pautas para intervenir si se toma conocimiento de ese tipo de situaciones.

    En lo que se refiere a las escuelas se recomienda:

    Al tomar conocimiento del hecho:

    Comunicación a los directivos de la institución.

    Contener al niño/a sin profundizar en la indagación.

    Si es extra familiar comunicación a los padres a fin de que realicen la denuncia (notificación al Defensor de Menores).

    Si es intrafamiliar comunicación al Defensor de Menores de

    turno (plazo no superior a 24 horas).

     

    Lo que dice la directora

    El ordenanza tiene una perimetral de exclusión y no se puede acercar a la institución. Foto Roger Cabral.

    Como medida preventiva, la Justicia ordenó al hombre acusado de un supuesto abuso que no se acerque a la escuela y estableció una perimetral de exclusión.

    “Desde la Dirección Departamental de Escuelas se desafectó al ordenanza, no está viniendo a trabajar y no puede acercarse a la escuela”, dijo Viviana Pross, directora de la Escuela Nº 5 Manuel Belgrano en declaraciones a LT 14.

    La docente señaló que el ordenanza “trabaja desde hace 10 años en la escuela y nunca hubo un antecedente similar. Sí los padres manifestaban que cuando pasaban los nenes, él les tocaba la cabeza. Hasta hace un tiempo, él les daba la leche, estaba con los niños. Pero siempre está la atenta vigilancia de los docentes, en toda la escuela”. Pross también contó que el hombre negó terminantemente cualquier situación de abuso.

    “La mamá dice que vio que la nena estaba en la falda de él. Él dice que no. Ella (por la mamá) está enojada, yo entiendo. Ella dice que yo apaño al personal. Yo tengo que escuchar las dos campanas. No lo estoy apañando a él”, aseveró.

    Además, insistió con que los maestros están atentos a todo lo que sucede en la escuela. “Tenemos recreos y estamos cuidando, recorriendo los patios. Hay una acusación pero está todo en investigación. Ella manifiesta un abuso. Cuando tuvimos la reunión nos manifestó eso de que estaba en la falda. Se habló con el agente, se volvió a repetir que no tuviera contacto directo con los niños. Después hace esa denuncia de abuso. Cuando tenemos la reunión el martes me preguntan qué medida vamos a tomar, yo no puedo tomar medidas disciplinares. Le pedimos (al ordenanza) que viniera en el turno de mañana. Es una medida rápida para que no se encontrara el agente con los niños a la tarde. El miércoles nos notifican de la denuncia”, concluyó.

     

    Juegos

     

    Este viernes el padre de una niña de la Escuela Belgrano radicó una demanda en Tribunales, luego de que su hija le relatara los supuestos juegos que les hacía practicar a ella y otros niños de la institución.

    «Me dijo que lo conocía, que hacia juegos. Uno, llamado la piscina, consistía en hacerle sacar la remera y el pantalón y le hacía poner una bikini que había llevado. También que a las nenitas las encerraba, metía llave y les daba besos en la boca», indicó el denunciante en declaraciones a Canal Nueve de Paraná.

     

     

    Lo más leído