Los odontólogos podrían suspender convenios con algunas obras sociales, dijo García a El Diario

105

Según un estudio realizado por el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos los acuerdos vigentes contemplan aranceles que no alcanzan a cubrir con los costos mínimos.

 

Redacción El Diario

De acuerdo al cálculo realizado por el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos, los aranceles contemplados en los convenios con las obras sociales están por debajo de los costos a los que deben hacer frente. Si bien los acuerdos se realizan entre los círculos odontológicos y cada obra social, se informó que muchos de ellos podrían caer ante esta situación.

“Por un lado está el Colegio de Odontólogos de Entre Ríos, que regula la matrícula para ejercer la profesión y es de afiliación obligatoria. Por otro, están los Círculos Odontológicos, que en la provincia hay 13. Los círculos son de asociación voluntaria. Los círculos son los que firman los convenios con las obras sociales. La negociación de los convenios la llevan adelante los círculos odontológicos”, aclaró Ricardo García, presidente del Colegio de Odontólogos de Entre Ríos en diálogo con EL DIARIO.

“El Colegio de Odontólogos se constituye como un árbitro entre las partes. Es decir, no firma convenio con las obras sociales pero se encarga de garantizar que esos convenios garanticen la posibilidad de llevar adelante una práctica segura y eficaz. Eso tiene mucho que ver con el tipo de arancel que se pacta”, subrayó.

COSTOS. En ese sentido, García advirtió: “El Colegio de Odontólogos hizo un estudio que se denomina estructura de costos, elaboró los aranceles mínimos y le dice a la obras sociales que no pueden pagar menos de esos valores en los convenios que firman con los círculos. El colegio calculó los aranceles mínimos. Los que toman las decisiones de cortar o no los convenios con las obras sociales son los círculos, no el Colegio”.

Y en cuanto a la situación en la que se encuentran los profesionales indicó: “Los aranceles que pagan hoy las obras sociales no alcanzan a cubrir el costo de la prestación. Por ejemplo, en el caso de un arreglo estético con cobertura del Iosper, el profesional para hacerlo debe invertir $ 1.200. El Iosper paga $ 800. A la diferencia la tiene que poner el profesional. Esa es la realidad de muchas obras sociales. Los aranceles que pagan están por debajo de los mínimos que calculó el Colegio. Algunos muy por debajo, otros apenas por debajo”.

Destacó luego, que “el Colegio prevé para el 2021 obligar a las partes a cumplir con la normativa. Cuando esos aranceles queden consagrados como obligatorios, las obras sociales y los círculos los van a tener que respetar”.

El presidente del Colegio de Odontólogos de Entre Ríos, Ricardo García, dialogó con EL DIARIO. Foto archivo.

Por otra parte, señaló: “La idea que nosotros tenemos es implementar el sistema que funciona con las farmacias. Cuando un afiliado a una obra social va a comprar un remedio, la obra social reconoce un porcentaje, el resto lo paga el afiliado. La intención del colegio es que los convenios que los círculos firmen con las obras sociales establezcan el valor que la obra social pueda pagar, de acuerdo con su capacidad económica, pero le permita al odontólogo cobrarle al paciente el monto necesario para alcanzar el valor mínimo establecido por el Colegio. El odontólogo para realizar las prestaciones tiene un costo, que es elevadísimo, y además tiene que tener su ganancia porque vive de eso. Cuando se empieza a trabajar por debajo de los costos, algo malo está pasando. O no está brindando una prestación de calidad o el profesional está resignando sus honorarios. Es un sistema desvirtuado que no le sirve a nadie”.

Con respecto a la situación de la principal obra social en la provincia consideró: “El último pago realizado por el Iosper al Círculo Odontológico de Paraná corresponde a prestaciones realizadas en agosto y las pagó en enero. El odontólogo que realizó en agosto una prestación para el Iosper la cobró en enero. Ya cuando realizó la prestación en agosto seguramente perdió plata, porque se pagan a valores que están totalmente desactualizados. Con el contexto inflacionarios es inviable. Las obras sociales están desfinanciadas y por eso hay que reformular todo el sistema de salud”.

CONVENIOS. Asimismo, García insistió en que las decisiones sobre el futuro de los convenios quedan en manos de las asociaciones de cada región: “Cada círculo decide qué convenio continúa y cuál le da de baja. Por ejemplo, el Círculo Odontológico de Paraná ha decidido dar de baja algunos convenios mientras que otros siguen vigentes. Lamentablemente, con el Iosper la gran mayoría de los círculos han cortado el convenio. Los pacientes de Iosper en gran parte de la provincia cuando se van a atender con el odontólogo tienen que pagar de forma particular. Eso constituye una injusticia muy grande porque el empleado pagó por su obra social”.

Ante esa situación recomendó que cada paciente se dirija a la obra social antes de realizarse una prestación odontológica sobre la cobertura que recibirá: “Lo recomendable es que el paciente consulte previamente ante su obra social si el convenio está vigente. Cuando los aranceles mínimos sean obligatorios se va a dar la libre elección del profesional por parte del paciente. Como todos los profesionales van a cobrar lo mínimo y todos los convenios van a estar vigentes, el paciente va a tener la libertad de elegir con qué profesional atenderse. Ahora, la obra social lo direcciona hacia el profesional con el cual mantiene el convenio. Así se genera una odontología para pobres y otra para ricos. El sistema debería garantizar una prestación segura y eficaz para todo el mundo. El camino es que todos los odontólogos cobren lo mismo no importa cuál sea la obra social que tiene el paciente”.