Cultura, educación, Entre Ríos, La Provincia, Paraná, Sociedad

De Costa a Costa propone Música y teatro en la Casa de la cultura

En el cierre de una temporada plena de producción y novedades, los integrantes del Movimiento de Música Entrerriana realizarán esta noche el encuentro final de la temporada 2018; desde las 21, con acceso libre y gratuito, se presentará la obra teatral `Jordán, un pueblo en armas´ y el CD `Al estilo de Maciel´.

Este viernes a partir de las 21, en la Casa de la Cultura (Carbó y 9 Julio) tendrá lugar el espectáculo del Ciclo Nuevo Cancionero, que organiza el Movimiento de Música Entrerriana De Costa a Costa, con el apoyo de la Subsecretaria de Cultura Entre Ríos. El encuentro será el cierre de una intensa temporada que incluyó la presentación de siete discos y una obra de teatro.

En el marco de la velada, la cantautora y docente María Eugenia Figueroa presentará su segundo disco titulado Al estilo de Maciel.

El disco, es un rescate de la obra de José Ramón Maciel Varela, guitarrista oriundo de Maciá, que en su juventud vivió y se formó en Buenos Aires y luego de muchos años regresó a Maciá donde compuso una obra de jerarquía musical que quedó en el olvido. Su música ha sido un secreto bien conservado por su sobrino, Marcelo Varela –albacea de la obra- que ahora busca despertar para alumbrar con el brillo de su calidad.

Estilo, tristes y milongas son las especies musicales incluidas en el disco, que además de las pistas de sonido incluye dos partituras originales manuscritas por el propio Varela. Cabe señalar que la totalidad de la música que se registró en la grabación, fue revisada por María Eugenia Figueroa y las partituras finales están también en el CD.

Se trata de música “que pide ser interpretada, difundida”, consideró la guitarrista, ya que se trata de “una obra con temática netamente entrerriana, de raíz tradicional”.

Para los integrantes del Movimiento, esta obra es parte de un `nuevo cancionero´ que alumbra en la provincia.  Son canciones que quieren sumarse al cancionero que ya existe, ya reconocido, con clásicos de Linares Cardozo, Aníbal Sampayo, Miguel Martínez, entre otros.

Lealtad de un pueblo

Esta noche también podrá verse la obra teatral `Jordán, un pueblo en armas´, interpretada por el elenco municipal de teatro Candilejitas, de Nogoyá.

Olivia Reinhart, directora del elenco, y Guillermo Lugrin, autor del texto, detallaron aspectos de la puesta en escena que se enfoca en un período turbulento de la historia de la provincia.

Para el folclorista y cantautor Lugrín, pensar en la dramaturgia representó un desafío que halló en Olivia Reinhard el complemento perfecto para llevar la obra a escena con Elenco Municipal de Nogoyá, el grupo Candilejitas.

Para ambos –y luego para el elenco de adolescentes con el que trabajaron- conocer esa parte de la historia implicó la necesidad de formarse e informarse sobre Ricardo López Jordán.

“Cuando surgió con Olivia la idea de contar la historia comenzamos a indagar en profundidad para agregar sostén histórico”, apuntó el músico. Para ello tomó como libro de cabecera `Vida y muerte de López Jordán´, de Fermín Chávez y `Los caudillos federales´, de Jorge Newton.

`Jordán, un pueblo en armas´ “no persigue la intención de presentar al caudillo como un héroe inmaculado. Tampoco se trata de hacer una apología del poder ni presentarlo como alguien que poseía todas las virtudes”, acotó por su parte Olivia Reinhart. Para  la directora, esta puesta  “tiene una mirada jordanista pero en el texto incluye también una serie de críticas y reclamos que se hicieron en su vida a López Jordán”.

En este sentido, “la obra, tal como se narra, se centra en el pueblo, en la gente y no en el líder”.

Valiosa experiencia

El proceso de ajuste para dar forma al proyecto implicó dos años de encuentros y una etapa `laboratorio´, con ajuste de escenas y una metodología respetuosa hacia los adolescentes que integran el elenco. “Se trabajó en un proceso de construcción y dramaturgia del actor”, agregó. La propuesta posibilitó además a los adolescentes del elenco la recuperación histórica a través de la investigación, pero también charlas en familia, y un trabajo transversal en sus escuelas.

“Me interesaba que los chicos buscaran un camino propio, que se les despertase la curiosidad por este tema y no que lo vieran como un compromiso para resolver una obra y estrenar. Además la idea era poder transmitir algo de información sin que se desvirtúe”, expresó Reinhart.

“Para mi esta es una experiencia muy valiosa, sobre todo hacerla con jóvenes porque no abordaron el tema con mirada distorsionada por prejuicios centenarios que aún hoy están muy presentes”.