Softbol: “En este momento se hace muy difícil recuperar las ganas y la motivación”, dijo Bruno Motroni

102

El paranaense Bruno Motroni, uno de los máximos exponentes del softbol argentino, habló de su presente y la difícil situación deportiva que atraviesa a raíz de la pandemia. Habló de las metas venideras a corto plazo y señaló que “le está costando muchísimo volver a encontrarse consigo mismo”.

KEVIN RIVERO

Sin lugar a dudas que, Bruno Motroni es uno de los deportistas paranaenses que marcó la historia del deporte. Trazó un camino notable y ejemplar. Brilló en el territorio provincial, nacional e internacional obteniendo una gran cantidad de lauros en cada suelo que pisó. Dejó una huella que lo llevó a ser considerado el mejor cátcher del mundo.

Desde una temprana edad, se incorporó a Patronato, dónde ganó absolutamente todo lo que se interpuso en su andanza. Su deslumbre lo llevó a la Selección Argentina, que con sudor y lágrimas, se fue ganando un lugar. Poco a poco, hasta convertirse en capitán y liderar el representativo nacional durante una década.

Sí, diez años. Diez años de trabajo arduo, que concluyó con una serie extraordinaria de títulos. Entre sus tardes de gloria con la camiseta argentina, se consagró campeón Sudamericano; obtuvo la presea dorada en los Juegos Panamericanos llevados a cabo en Lima; disputó seis Copas del Mundo y levantó el trofeo en la edición de República Checa 2019.

Fue nominado a los Premios Olimpia cinco veces y los ganó en dos oportunidades: 2013 y 2015. Vistió la camiseta de la Selección Argentina en seis mundiales y se convirtió en uno de los deportistas más representativos del mundo.

El entrerriano desplegó su juego en todo el mundo y se catapultó en la élite de Estados Unidos, Canadá y Europa. Defendió los colores de Bloomington stix, en 2007; Mindak Miller, en 2008, Midwest Stampeed , en 2009; Angels, en 2010; Pensylvania power, en 2013, Circle Tap, en 2014; Scarborouhg forcé, en 2015 y 2016; Hill United chiefs, en 2017, 2018, 2019. En Europa compitió durante tres años en Roma y Noruega, donde salió campeón de Europa y fue elegido el mejor jugador de la Copa de Europa.

Se convirtió en una de las personalidades más sobresalientes de la disciplina y, en 2020, se transformó en el primer argentino en representar a los atletas en la Junta de la División Softbol de la WBSC y a la Comisión de Atletas de la WBSC.

Ahora, Motroni transita una etapa de cambios e introspección. El párate ha causado un montón de dificultades inesperadas para todos los habitantes del mundo, y él, no fue la excepción. El oriundo de Paraná, dialogó con EL DIARIO y dio cuenta de sus sensaciones.

“Se ha complicado más de lo pensado durante la pandemia. Es la primera vez que, tanto en lo personal como en lo grupal, estuvimos mucho tiempo sin jugar y entrenar de manera conjunta. Si bien veníamos haciendo trabajos personales en cada una de nuestras casas, no es lo mismo que estar en una cancha”, dijo, y agregó: “Practicábamos con los elementos que teníamos a mano, solamente llevando adelante trabajos físicos. Cuando volvimos a la cancha, tratamos de fortalecer el brazo, uno de nuestros puntos fuertes. Estuvimos fuera de los entrenamientos durante muchos meses y las lesiones aparecen rápido con tanta inactividad. Me está costando muchísimo volver a encontrarme conmigo, más de lo imaginado”.

Asimismo, añadió: “Transitamos un período de adaptación al protocolo impuesto para poder desarrollar las actividades de la manera más adecuada posible. Se hace muy difícil recuperar las ganas y recuperar el nivel”.

Adaptarse a las nuevas circunstancias, es un desafío importancia en estos momentos. En algunos casos, este cambio rotundo llevó a replantearse y reinventarse en sus medios que se desenvuelven. En tanto, hizo alusión a su caso: “Me está costando mantener la motivación, recuperar el aspecto físico y técnico. Nos hemos acostumbrado a la ‘nueva vida’ y, ahora, tenemos que volver a la rutina anterior, en el plano laboral y deportivo. Quiero volver a lo que era antes”.

“Por suerte, regresa la Liga Paranaense con algunos partidos que nos permitirá movernos mucho más y estar conectados entre nosotros. En la selección argentina nos mantenemos en contacto a través de las redes sociales, cuidándonos y apoyándonos en todo, más allá que no es lo mismo que tener un contacto diario”, concretó.

UN ANTES Y UN DESPUÉS

Hace menos de un año, Bruno anunció que dejaría la capitanía después de comandar el combinado nacional durante diez años. En este sentido, brindó sus impresiones tras dejar la responsabilidad: “Actualmente estoy mucho más tranquilo. Necesitaba el descanso por varias cuestiones personales y sabía que mi sucesor era Mariano Montero, me fui más tranquilo”, indicó, y anexó: “No extraño estar al frente del equipo. No es un trabajo sencillo y sentí que cumplí un ciclo. Cuando percibes esto, no se puede prolongar más. Cumplí una gran etapa de mi vida y me fui tranquilo porque logré títulos que había soñado durante muchos años”.

“El balance es sumamente positivo. Nosotros perdimos más de lo que ganamos y en este período que estuve como capitán, atravesamos una gran cantidad de cambios de procesos, con distintos entrenadores y jugadores. Después de un camino largo, llegamos a buen puerto y concretamos el objetivo planeado y de la mejor manera, porque en tres meses obtuvimos los dos torneos más importantes que puede tener un deportista amateur, como los Juegos Panamericanos y el Mundial. Cerré mi etapa como líder del equipo en la gloria, pero si no lo hubiésemos obtenido, igualmente lo hubiera hecho. Sentía que debía dar un paso al costado y los resultados me ayudaron a tomar la decisión”, manifestó.

Analizó su extenso y glorioso recorrido en el deporte, y expresó: “He podido estar en las competencias más importantes y ganarlas. Tal vez, me queda pendiente ganar el clasificatorio panamericano, es lo único que me falta. Pero, no pienso en ganar algo puntual, sino que ahora estoy enfocado en ponerme bien físicamente y me está costando muchísimo, sobre todo técnicamente. Las ganas no son las mismas pero siempre mantengo la mente positiva”.

FUTURO

Por otra parte, el paranaense habló de los desafíos que se plantea por delante, y deslizó: “Quiero jugar un Mundial más y veré cómo continua la situación porque se estiró un años más el plazo para el desarrollo de los próximos Juegos Panamericanos, que aún no sabemos si estaremos presente o no. Lo analizaré porque en la actualidad inunda la incertidumbre y no hay nada concluso. Entrenamos sin saber para qué, y seguir motivado en este contexto, se hace cuesta arriba. Nadie sabe algo certero acerca de la continuidad de los campeonatos. Creo que me quedan un par de años más en el seleccionado para terminar esta etapa”.

Al finalizar, dejó en claro uno de los retos que le queda por cumplir: “Cuando dejé la capitanía me propuse ayudar más a Patronato, ya que lo dejé de lado por la Selección. Con mis compañeros, trataremos de terminar nuestra cancha porque le pusimos mucho empeño a ello, y lograr ese anhelo que tenemos hace mucho tiempo para jugar los partidos en nuestra cancha”.