Por lluvias en la cuenca alta prevén repunte en el nivel del río Paraná

118

Este jueves 14, el río en el puerto local midió 40 centímetros y se registra una tendencia creciente en la parte alta de la cuenca. Según el Instituto Nacional del Agua podría alcanzar los 70 centímetros en los próximos días.

 

 

El río Paraná podría tener un repunte en su nivel debido a las lluvias que se vienen produciendo en la parte alta de la cuenca, en la zona de Brasil. Desde el año pasado se vienen registrando niveles históricos de bajante del importante curso de agua lo que llevó a que en la capital entrerriana se decrete la emergencia hídrica por las posibles consecuencias en la provisión de agua potable. Sin embargo, las perspectivas podrían mejorar y las precipitaciones traerían un alivio.

“Los pronósticos de lluvias producidos por los diferentes centros meteorológicos de referencia prevén precipitaciones de variada intensidad para la presente semana sobre la cuenca de aporte directo al embalse y regiones adyacentes. Los montos acumulados presentan dispersión entre las diferentes fuentes consultadas, pudiendo totalizarse entre 30 a 80 mm”, informó el Ente Binacional Yacyretá.

La medición de ayer en el puerto local era de 40 centímetros en tendencia bajante pero registraba una tendencia creciente en el norte del país, como sucedió en el puerto de Iguazú.

“Para lo que resta del día jueves se espera que las precipitaciones aisladas seubiquen en la cuenca inferior del río Paraguay y sur de Brasil. La madrugada del díaviernes se caracterizará por el ingreso de un sistema convectivo que aporte lluviasa Santa Fe y sur del litoral argentino. Se espera que esta condición de inestabilidadse extienda para la cuenca del río Uruguay, corrientes, Entre Ríos y Buenos Airesdurante el fin de semana”, remarcaba un informe hidrológico publicado ayer por el Instituto Nacional del Agua y pronosticaba que el río en el Puerto de Paraná podría rondar los 70 centímetros en la próxima semana.

CONFIRMACIÓN. De la misma manera, el subsecretario de Obras Hidráulicas de la Nación, Gustavo Villa Uría, expresó un pronóstico positivo en cuanto a los niveles que podría alcanzar el río Paraná en los próximos días.

“Están empezando a producirse lluvias en la cuenca alta de Brasil lo que nos trae aparejada una perspectiva de mejoras”, dijo al Elonce TV.

El funcionario remarcó que “realizamos muchas acciones en función de esta bajante histórica que ya lleva un año. Trabajamos mucho con los hermanos de Brasil y Paraguay para mantener el río con valores que puedan permitir las tomas de agua y actividades básicas”.

Remarcó que “esto ha permitido que los valores no bajen tanto como la situación hidrológica lo producía. Brasil tenía acumulada agua de años anteriores en sus embalses y la ha ido largando, llegando a niveles mínimos históricos en la actualidad, por lo que no tienen posibilidades de entregar más agua de lo que están haciendo ahora”.

BUENAS NOTICIAS. Villa Uría trazó un panorama algo más alentador al adelantar que “esta situación tiende a cambiar debido a que están empezando a producirse lluvias en la cuenca alta de Brasil en los estados de Mato Grosso y San Pablo, lo que nos trae aparejada una perspectiva de mejoras”.

Al respecto, explicó que en la capital entrerriana el río “bajará unos pocos centímetros más hasta el fin de semana. Desde entonces empezará a recuperar niveles. En principio con una crecida que está viniendo desde el río Pilcomayo y el Bermejo, lo que cambiará el color y tornarán el río Paraná un poco más rojizo. Después, vendrá algo más de agua desde Brasil, pero todo en el marco de la sequía extraordinaria que estamos viviendo”.

Consideró en tal sentido que a partir de esta “recuperación de caudales”, el río Paraná “se va a mantener en valores más cercanos a la normalidad en este año extremadamente seco”.

Asimismo, refirió que “este es un evento extraordinario, que no es único porque hemos tenido valores menores en 1944. Son periodos cíclicos del río Paraná. A esto le tenemos que sumar las acciones producidas por el hombre como deforestaciones o quemas en islas que agravan la situación, pero este es un evento absolutamente natural que lo vinos mejorado gracias a las gestiones con Paraguay y Brasil, que perdió un 30 por ciento del agua que tenía en sus embalses. Esta debería sr la época de crecida del río Paraná, pero estamos en los niveles más bajos”.

“Tratamos de mantener las tomas potables, porque hay más de 5 millones de personas que se abastecen del río Paraná. Se pudo garantizar el abastecimiento de agua potable como prioridad número uno”, dijo el subsecretario de Obras Hidráulicas de la Nación a Elonce TV.

Acerca de la flora y la fauna, admitió que “están sufriendo impactos muy fuerte, sobre todo el recurso pesquero, debido al poco caudal del río, lo que hace que cualquier elemento de pesca lo ponga en más riesgo. Pero las especies naturales están adaptadas a estas situaciones de estiaje, pero no lo están a lo que ha realizado el hombre en el curso de agua, lo que agrava el impacto”, advirtió el funcionario.