La ley de Juicio por Jurados es ejemplo en América Latina

29
El sorteo se realizará entre los 825 potenciales jurados que ya resultaron preseleccionados.

La Asociación Argentina de Justicia Constitucional (AAJC) sostuvo que la ley de Juicio por Jurados de Entre Ríos es un modelo constitucional para Argentina y América Latina. Se afirmó que es “respetuosa de los pilares fundamentales del enjuiciamiento por jurados del mundo, y permitió superar el último resabio de la monarquía española y de la Inquisición en nuestro país” y que la Instrucción General del Ministerio Público Fiscal, “desconoce la ley vigente”.

 

En un comunicado al que accedió El Diario, la Asociación Argentina de Justicia Constitucional (AAJC) afirmó que la Ley provincial N 10.746 de Juicio por Jurados “ es lo mejor que le pudo pasar a la justicia entrerriana, a nuestra Constitución y a nuestra República y la instrucción de la Procuración de Entre Ríos para que sus fiscales traten de impedir que los femicidios y los abusos sexuales sean juzgados por jurados desconoce la ley vigente, la jurisprudencia de nuestra Corte Suprema y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de la propia Constitución Nacional”.

La consideración se plasmó al final del comunicado que lleva las firmas del presidente de la AAJC, Patricio Maraniello, y del representante del Instituto de Derecho Federal, Provincial Instituto de Derecho Penal, Procesal y Municipal y del Instituto de Derecho Penal y Juicio por Jurados de la AAJC, Arturo Dumon. Así, una institución nacional sentó su posición respecto de la Instrucción General CF Nº 02/2020 del 22 de diciembre de 2020, mediante la cual el Ministerio Público Fiscal (MPF) entrerriano instruyó a los fiscales para que previo a remitir a juicio una causa por violencia de género o abuso sexual, se recabe la opinión de las víctimas o sus representantes legales sobre el sometimiento del caso ante un jurado popular.

Ejemplo

La AAJC sostuvo que la Ley N 10.746 “es, indiscutiblemente, una de las mejores leyes de jurados en toda la República y un ejemplo para toda América Latina. Además, es respetuosa de los pilares fundamentales del enjuiciamiento por jurados del mundo, y permitió superar el último resabio de la monarquía española y de la Inquisición en nuestro país. La constitucionalidad y adecuación convencional a los Pactos Internacionales de DDHH de las leyes de jurados argentinas están fuera de toda discusión. Recibieron ellas el contundente espaldarazo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de nuestra propia Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

En el inicio del comunicado se destacó que “Entre Ríos decidió cumplir con el triple mandato de la Constitución Nacional de 1853 e instauró en 2019 el juicio por jurados en materia penal a través de la ley la 10.746” y se añadió que “la constitucionalidad y adecuación convencional a los Pactos Internacionales de DD.HH de las leyes de jurados argentinas están fuera de toda discusión. Recibieron ellas el contundente espaldarazo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y de nuestra propia Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

Éxitos

A la hora de exhibir datos, la AAJC recordó que “en Argentina ya se realizaron exitosamente más de cien juicios por jurados en donde se juzgaron a femicidas y a abusadores de niñas, niños y adolescentes bajo estas especiales previsiones. Algunos de ellos fueron famosos (como el caso Farré en Buenos Aires). Lo mismo sucedió en Entre Ríos con el femicidio de Romina Roda, que desembocó en la prisión perpetua para su victimario”. Así, se consideró que “los veredictos de los jurados, casi todos de condena, fueron recibidos con total aceptación de la sociedad y de las partes intervinientes. No hubo un solo escándalo en el país en más de cinco años de juicios por jurados. Las resistencias lógicas ante un cambio tan grande se dan, a no dudarlo, porque son los operadores, con los fiscales a la cabeza, quienes deberán prepararse debidamente en Entre Ríos para litigar con un nivel de profesionalidad, rigurosidad y conocimiento técnico sin precedentes en la historia de la justicia burocrática a la que veníamos acostumbrados”.

La AAJC afirmó la confianza en los jurados al sostener que “no es con menos Constitución como vamos a recuperar la calidad institucional del sistema de justicia, ni con desconfianza hacia los ciudadanos –la que no cuenta con absolutamente ningún respaldo teórico o empírico alguno- en su capacidad para conocer y resolver las complejas relaciones y tensiones que se encuentran presentes en todo juicio penal, como se logrará cumplir con el objetivo de afianzar la justicia presente en el Preámbulo de nuestra Carta Magna”.

 

El constitucional juicio por jurados: ¿cuestionado por una elite?