Condenaron a banda que vendía droga por delivery en Gualeguaychú

155
Sede del Tribunal Oral Federal en lo Criminal, en Concepción del Uruguay.

La organización, integrada por un padre, su hijo, y sus respectivas parejas, traía la droga desde Corrientes y Buenos Aires y la comercializaba en Gualeguaychú y zonas aledañas. Las escuchas telefónicas fueron determinantes para desarticular la organización.

 

La jueza del Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay, Lilia Carnero, resolvió hacer lugar al acuerdo de juicio abreviado al que arribaron Fiscalía y las defensas de cuatro personas que fueron imputadas del delito de Tráfico de estupefacientes bajo la modalidad de comercio, agravada por la intervención organizada de tres o más personas.

La sentencia se conoció el 23 de diciembre y declaró a ARF y su hijo MRF, como coautores del delito de Tráfico de estupefacientes bajo la modalidad de comercio, agravado por la intervención organizada de tres o más personas, condenándolos a las penas de seis años de prisión, más una multa de 135.000 pesos.

También declaró a YSM y CLM, parejas de aquellos, como partícipes secundarias del aquel delito, y las condenó a las penas de tres años de prisión de ejecución condicional e igual monto de multa.

 

Tareas

 

Para la jueza no hubo dudas de que “las tareas de vigilancia previas, los consecuentes allanamientos con resultados positivos (hallazgo de cocaína, elementos de corte y fraccionamiento, sumas importantes de dinero en moneda extranjera), a las que corresponde complementar con las pruebas testimoniales, informáticas, filmaciones, escuchas, y periciales mencionadas precedentemente, se constituyen en evidencias irrefutables de la ocurrencia de los sucesos delictivos endilgados a los incursos, en carácter de coautores del delito de comercialización de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas, en el caso de RAF y MRF, y participes secundarios de tal delito en el caso de sus respectivas parejas YSM y CLM”.

 

Evidencias

 

Más allá del reconocimiento explícito de los hechos que el instituto de juicio abreviado requiere de los imputados para su procedencia, la jueza analizó que en la causa hubo “indicadores que contribuyen a sufragar la imputación” y que se “extraen de las siguientes evidencias: 1º) las tareas de inteligencia y vigilancia en los domicilios habitados por los imputados; 2º) la tenencia de marihuana –en grandes cantidades- y cocaína; 3º) recortes de bolsas de nylon que daban cuenta del fraccionamiento de la droga y el secuestros de balanzas con vestigios de estupefacientes; 4°) los datos que aportan los secuencias dialogales obtenidas a través de las interceptaciones telefónicas y esencialmente; y 5°) las pericias informáticas y telefónicas de los teléfonos celulares secuestrados que demuestran la coordinación de los integrantes de esta precaria organización, los roles de cada uno de los imputados y la distribución de medios”.

Entre las diligencias investigativas se mencionó que el 4 de octubre de 2018 ARF viajó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de acuerdo al análisis de las celdas que captaron sus comunicaciones, “posiblemente a buscar estupefacientes ya que se detectaron intentos de llamados a un número que estuvo intervenido en la investigación ya que perteneció al investigados RT”.

También, que “a raíz de las tareas de inteligencia se detectó que padre e hijo junto a CLM estaban realizando viajes a Buenos Aires (provincia y Ciudad Autónoma) para posteriormente vender las sustancias al menudeo en su domicilio particular y en el local que alquilaban en la intersección de las calles Bolívar y Pasteur de la localidad de Gualeguaychú donde como ‘pantalla’ vendían prendas de vestir”.

 

Contacto

 

En otro tramo de la investigación se detectó que padre e hijo “tenían contacto con una persona identificada como Oso Zapata quien oficiaba de intermediador ante el proveedor de Buenos Aires y traía la droga hasta Gualeguaychú. Esta persona también se encontraría con el proveedor en el hipódromo de Palermo, tal como lo hacía en anterior intermediario y transportista CS. En algunas conversaciones se observó cómo los F le entregaban generalmente dólares para que Zapata hiciera las compras en Buenos Aires”.