Cecilia Tonina celebra la edición de su segundo libro

437

Unas sesenta páginas en las que poemas y relatos generalmente breves, se integran a ilustraciones, conforman “De balcón y cordones”, el segundo libro de Cecilia Tonina. La autora compartió claves para asomarse a la nueva publicación, en diálogo con EL DIARIO.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

 

Una muy prolija producción desde el punto de vista visual terminó conformando el equipo de trabajo que dio forma a “De balcón y cordones”, el nuevo libro de poesía, en versos y prosa, de la autora paranaense Cecilia Tonina.

EL DIARIO entrevistó a la escritora, emergente de una familia de artistas populares.

 

–¿Qué propone en tanto libro “De balcón y cordones”?

 

–Es un libro de poesía, pero no estrictamente de poemas. Hay varios textos en él, que tomé la decisión de compartirlos como forma de aceptarlos. No escribo prosa pues no sé hacerlo pero estos “textos poéticos”, podrían llamarse, desde hace unos años han venido a acompañarme y he descubierto un mundo nuevo que nos incluye.

También me motivó a mezclar estas formas de comunicarse un texto de Julio Cortázar (en “Salvo el crepúsculo”), donde defiende la mezcla de prosa y poesía en un mismo libro (¡salvemos las diferencias, obvio!)

En cuanto a historia o hilo, busca ser femenino en el sentido más amplio de la palabra. Comienza con las esperanzas e ingenuidades de una niña, pasa por los golpes de crecer, y finaliza con la fortaleza de lo aprendido.

 

–¿Qué debe entenderse cuando decís que la propuesta poética ha sido modelada al calor de una noción feminista amplia?

 

–No creo que las lecturas sean para un género específico. Claro que “De balcón y cordones” está escrito desde un lugar de mujer, ya que es inevitablemente referencial pero también me ha tocado vivir y acompañar situaciones de violencia, acoso, abuso principalmente hacia mujeres, que han llevado a lo que es el libro hoy. Pero sería errado pensar que otra persona no puede sentirse tocada por algún texto, sea porque lo vivió en carne propia o le pasó a alguien cercano.

Tonina confía en que el mundo interior que comparte produzca identificaciones múltiples entre los lectores.

PUENTES

 

–¿Qué diálogos (temáticos, formales, estilísticos) pueden establecerse entre “Ecología Poética: Poesía de Estación” y “De balcón y cordones”?

–Creo que en ambos libros las emociones están guiadas por el paso del tiempo, aunque de distinta manera. En “Ecología poética” las encuentro más “generales”, mientras que en “De balcón y cordones” es de una persona, una niña que comienza y termina la historia.

En este segundo libro he intentado ir un poco más a lo profundo de por qué estoy donde estoy. De todos modos, no fue a propósito el contraste a primera vista entre ambos, tal vez el primero fue una carta de presentación y ahora ya siento la confianza de hablar de otras cosas.

 

–¿Qué evaluación haces como proyecto editorial del primer libro y que esperas de este?

–Con el primer libro fue una historia en dos partes, porque primero salió a la venta de manera independiente, artesanal. Y tuvo una buena llegada, hasta viajó a otros países. Luego con la edición de Ana trajo otras alegrías, el hecho de tener un respaldo así hace más fácil su venta y repercusión. Continuó viajando, me invitaron a leer en escuelas, cosa que nunca me imaginé y fueron unas experiencias hermosas. Pero independientemente del trabajo que una pueda llegar a hacer no dejo de tener en cuenta que la novedad de sacar un libro fue significativo para su repercusión.

Con este segundo es otra la manera de llegar. Hay gente que conoce lo que escribo y lo recomienda o vuelve a comprar. Para mí eso es una locura. Ya hoy, a días de haber salido, he tenido una buena venta, que en esta época del año, con lo que fue el 2020, no me lo esperaba. Creo que tiene algo para dar pero, si algo aprendimos en pandemia, es ir día a día.

 

TRAYECTOS

 

–¿Qué lugar tiene la formación en tu realidad literaria y cuál la intuición?

–La verdad es que nunca fui a un taller literario ni nada por el estilo. He estado inevitablemente en contacto con la poesía desde siempre, y claramente ha significado algo. Hoy por hoy leo todo tipo de poesía que me llega a las manos, porque creo firmemente que, aunque no me encuentre con algún autor o estilo, siempre hay algo que se puede aprender, aunque sea solamente que no quiero ir por ese lado con la escritura.

Mis inicios conscientes con la poesía fueron con (Pablo) Neruda y Silvio Rodríguez, pero hoy amo con locura a (Mario) Benedetti, Tabaré y Yamandú Cardozo y Pedro Guerra. ¿Estamos de acuerdo en que la poesía no está simplemente en los libros, no?

También admiro muchísimo el trabajo de Sor Juana Inés de la Cruz y Juana de Ibarbourou. Tal vez no los nombro tanto como debiera porque me resulta obvio, pero mis viejos (Haydée Chaparro y Guido Tonina) y Rafael Amor siempre van a ser mi base y guía.

 

 

–¿Qué camino crees que estas construyendo, en virtud de que también sos música y bailarina?

–No sé exactamente qué camino estoy construyendo, pero he aprendido a sorprenderme. Vale aclarar que no me considero bailarina, conozco gente con esa profesión y yo estoy lejos de dedicarle ese esfuerzo.

Por lo pronto de lo que estoy segura es de que no dejaré de escribir, tocar el bandoneón y bailar, artes que siempre pueden estar atravesadas las unas por las otras.

 

EN EQUIPO

 

–¿Cómo fue el proceso de edición y publicación del libro?

–Disfruté muchísimo el proceso con este libro, sabía que para fin de año o principios del 2021 lo quería andando, así que lo armé tranquila durante el año agregando poemas a medida que se iban presentando. Cuando tuve un borrador lo suficientemente completo lo compartí con Abel Schaller que propuso su mirada, y luego con Lucas Bizzotto fuimos armando la gráfica, pero de nuevo, desde otra mirada. Y eso me encanta, que haya tres interpretaciones en el mismo libro, hasta que llegue al lector y sume una más.

Los chicos de la editorial hicieron un trabajo impecable, ya que conseguir ese pleno negro no es fácil. ¡No me puedo quejar! Volvieron a confirmar que publicar con Ana Editorial es una experiencia preciosa.

 

–¿Se va a presentar?

–Espero poder presentarlo el año que viene, si la pandemia lo permite, por lo pronto lo celebraré de la manera que se pueda.

 

–¿Cómo se consigue el libro?

–Para conseguirlo pueden contactarme directamente a mí, vía Instagram o Facebook o a través de Ana Editorial por redes sociales o su página web, donde pronto estará disponible también la versión e-book.