Paraná: Difieren remisión a juicio de un conductor que chocó y mató

135
Diferencias entre la Fiscalía y la querella motivaron que la jueza ordenara un cuarto intermedio hasta diez días antes de fin de año.

La jueza Paola Firpo ordenó este miércoles 02/12 pasar a un cuarto intermedio para resolver la remisión a juicio del legajo que se sustanció por un homicidio culposo ocurrido en Paraná, en febrero de 2019. Fue ante diferencias en la acusación entre Fiscalía y querella. Consideró que afectan el derecho de defensa en juicio. El imputado conducía drogado cuando invadió el carril contrario y chocó una moto.

 

Antonio Jesús Princich, 27 años, albañil, jardinero, sin antecedentes, en tratamiento psicológico y psiquiátrico por su adicción a la marihuana, según refirió ante el interrogatorio de identificación que le realizó la jueza de Garantías de Paraná, Paola Firpo, deberá esperar al menos hasta fin de año para saber si el legajo que lo investiga por el delito de Homicidio culposo se remite a juicio oral y público.

Diferencias, mínimas pero diferencias al fin que afectan el derecho de defensa, entre la Fiscalía y querella, motivaron que la jueza ordenara un cuarto intermedio hasta diez días antes de fin de año para poder realizar la remisión a juicio.

Ante las diferencias entre las acusaciones pública, a cargo del fiscal Mariano Budasoff, y la querella, en manos de Julio Pedemonte y Cintya Rau, la jueza entendió que “no es una cuestión menor que la parte acusadora no haya podido venir a esta audiencia preparada con un solo hecho para defenderse la defensa de semejante acusación y no achacar a la defensa ni a la Justicia en sí, la dilación; porque también hubo tiempo para ir con una teoría del caso para que se pueda defender” en el juicio plenario.

Las diferencias surgieron en dos puntos: una diferencia de cinco minutos en el horario de ocurrencia del hecho y la supuesta ingesta alcohólica del imputado.

En este punto hubo diferencias respecto del nivel de intoxicación y en que, según cuestionó la defensa, en la primera imputación aquella situación estaba contemplada pero luego, en una reformulación del hecho, fue retirada, para posteriormente volver a ser introducida por la querella en la audiencia de ayer. La defensa sostiene que el grado de ingesta de alcohol no era relevante y por eso lo quitaron de en la reformulación.

El hecho

A Princich se le imputó que “el 2 de febrero del 2019, aproximadamente a las 18.20, sobre calle Antonio Salellas, metros antes de calle Alejandro Izaguirre, violó su deber objetivo de cuidado, al conducirse en dirección norte-sur, a bordo del vehículo particular marca Fiat, modelo Siena Attractive 1.4; previo consumo de clorhidrato de cocaína y marihuana, y excediendo el límite de velocidad permitido en la arteria de 60 km/h, en al menos 30 km/h por encima del mismo. Bajo estas circunstancias Princich invadió con su automóvil el carril de circulación contraria y se interpuso a la marcha de Brian Daniel Emanuel Godoy, quien circulaba por allí a bordo de una moto Guerrero Trip G110, generando la colisión del birodado con el sector frontal derecho del vehículo Fiat. Producto del violento choque Godoy golpeó con su cabeza y su pierna derecha contra la zona baja del parabrisas y del guardabarros, respectivamente, del lado derecho del automóvil, saliendo inmediatamente despedido hacia el sureste sobre el borde de calzada Oeste. Como resultado de todo ello, la víctima sufrió entre otras lesiones, severo traumatismo cráneo encefálico con fractura de la base del cráneo que, al poco tiempo de arribar al Hospital San Martín, le causaron su muerte».

 

Consumo

 

La querella insistió en el horario del hecho para resaltar que a esa hora el imputado conducía intoxicado con marihuana y cocaína, sustancia que evitó mencionar como consumo en el momento de su identificación de rigor.

Así, señaló el “deterioro psicomotriz” con el que se habría conducido. También destacó que a pesar que dijo que no consumía cocaína, dio positivo a la muestra que se realizó “poco más de dos horas después del hecho”.

Las acusaciones coincidieron en destacar el testimonio de dos conductores que presenciaron el siniestro. Ambos manifestaron que debieron realizar maniobras evasivas para evitar que Princich los colisionara al invadir el carril contrario al que se conducía. Ambas declaraciones exhibirían el “estado de intoxicación” en que se encontraba el imputado.

 

Nada de eso

 

Al principio de la audiencia, Firpo consideró necesario aclarar a las partes, para evitar futuros planteos de nulidad, que “la norma por la que tengo que dirigir esta audiencia, el artículo 405, fue derogado por la Ley de Juicio por jurados, es decir que la norma que se debía aplicar en esta audiencia está derogada, no existe más. Eso motivó que presentara una nota a mis superior jerárquico la Sala Penal 1 para la autorización de aplicar una norma derogada en el entendimiento que se podía mantener haciendo hacer unas pequeñas modificaciones, lo pongo en consideración de las partes, como lo vengo haciendo en todas las audiencias, para evitar futuras nulidades al aplicar una norma que no es la vigente que está derogada”.

También destacó que “en la norma anterior la defensa podía oponerse a la remisión a juicio, a la calificación, pedir el sobreseimiento, solicitar la suspensión del proceso a prueba, porque es la última oportunidad que tenía y en la actual norma nada de eso se dice”.