Por la pandemia se duplicó la venta de piscinas en Paraná

319

Los vendedores aseguran que la demanda es más del 100% superior a la del año pasado y están dando turnos de instalación para abril. El miedo al contagio de Covid lleva a muchos paranaenses a no viajar este verano e invertir sus ahorros para tener la pileta propia.

 

REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

 

La pandemia de Covid 19 ha tenido una implicancia radical en todos los aspectos de la vida. Entre esas implicancias está que la temporada de verano 2020/21 no será igual a ninguna otra anterior. Aunque se ha habilitado la actividad turística, con estrictos protocolos sanitarios y controles, muchos parecen preferir pasar el período estival en casa a fin de evitar posibles contagios. Y deben buscar alternativas caseras para pasar el tórrido verano paranaense. Eso ha provocado una disparada en las ventas de piletas. Según fuentes comerciales de la ciudad, se ha vendido más del doble de piscinas en comparación al año pasado, y la alta demanda ha provocado que por estos días se estén dando turnos de instalación recién para el mes de abril próximo.

Además, también ha crecido la venta de lotes de terreno y para muchos la primera opción parece ser la instalación de la pileta.

 

Gran demanda

“Sí hay muchísima más demanda que en otros años, como la gente no se va de vacaciones”, confirmó a EL DIARIO Eduardo, gerente de uno de los comercios del rubro más importante de la ciudad.

“Además de no viajar, muchos buscan evitar ir a piletas públicas o a clubes por miedo al contagio. Todos esos factores hacen que se decidan por instalar una pileta en su casa”, subrayó. Destacó que las instalaciones se están realizando tanto en casaquintas como en vivienda familiares. “Hay de todo, también en terrenos sin otra construcción. Con respecto al año pasado se ha incrementado la venta más de un 100%”, aseguró.

“Quien tiene un terreno en la casa y algunos ahorros que iba a destinar para las vacaciones los está invirtiendo para poner una piscina en su casa. La venta de lotes ha crecido mucho y eso también influye. En muchos casos empiezan construyendo un quincho e instalando la pileta”, aportó luego como dato extra.

La gran demanda complica y extiende los tiempos de instalación. Si bien no escasean las estructuras, no dan abasto con las instalaciones y los turnos ya se han postergado para el otoño.

“Con los tiempos de entrega estamos cumpliendo. Una complicación que hemos tenido es la falta de algunos materiales que no se consiguen. Ha faltado arena, ladrillos y eso retrasa mucho. También, hay problemas con las fábricas de filtros para el envío de ese elemento, por la gran demanda”, confirmó Eduardo.

 

Instalaciones

“Nosotros hacemos la venta de la pileta y también las instalaciones, ya la vendemos con bomba, filtros, todo completo. Inclusive con vereda. Lo que más se complican son los turnos de instalación. A medidas que vamos vendiendo, vamos dando un tiempo aproximado de instalación y vamos calculando los tiempos. Por eso, el que compra hoy una pileta le estamos dando un turno de instalación prácticamente para abril”, subrayó.

En cuanto a los tiempos que lleva la instalación, Eduardo señaló que no es demasiado ya que “la instalación completa, entre hacer el pozo y la vereda, demanda una semana más o menos para la instalación”.

Sobre los precios, confirmó que han ido variando a la par de la cotización de la divisa norteamericana, ya que la mayoría de los materiales son importados.

“Los precios han ido subiendo al ritmo del dólar, porque los proveedores van subiendo los costos. Es constante el aumento. El costo completo, en una pileta de 6 metros que es una medida estándar anda en los 470.000 pesos, más o menos, con la instalación. Depende el modelo. Si se le suma la vereda, se puede calcular unos 540.000 pesos en total, más o menos. La vereda es opcional, porque hay gente que elige madera u otros pisos térmicos”, ratificó.

Finalmente, al ser consultado sobre el mantenimiento que demandan las piscinas, indicó: “Mantener la pileta es muy fácil. La idea es mantenerla todo el año, con una boya con una pastilla de cloro ya alcanza. Según el tamaño es la cantidad de pastillas que se tienen que usar. Son dos o tres meses de uso y el resto del año se reducen las horas de marcha de la bomba y el químico dura más. Es muy sencillo el mantenimiento y no es caro”.

 

 

Casaquintas: mucha demanda y poca oferta

Por las mismas razones que sucede con las piletas de natación, esta temporada se disparó la demanda de alquiler de casaquintas. La diferencia es que hay mucho requerimiento, pero poca o nula oferta.

Así lo confirmó a EL DIARIO Saúl Hojman, titular de la inmobiliaria del mismo nombre.

“La demanda y las consultas son muchísimas pero prácticamente no hay quintas para alquilar en Paraná. Y las que hay ya están alquiladas”, subrayó.

En ese sentido, Hojman destacó: “Paraná tiene muy pocas quintas en alquiler. No es como Santa Fe, que tiene toda una zona de quintas en la ruta que va al norte y muchas se alquilan. En Paraná hay muy pocas, son contadas con los dedos de una mano y las que hay la mayoría trata de alquilarla por temporada”.

“Las demandas y consultas que hemos tenido es impresionante. Debe haber el triple de demanda de alquiler de casaquintas de lo que era habitualmente. Pero a la gran mayoría de las quintas de Paraná la ocupan sus propietarios. Como la gente no va a viajar, mucha gente no va a salir de vacaciones y se va a quedar a ocupar sus propias quintas. Además, hay que tener en cuenta que la gran mayoría de las quintas no están preparadas ni pensadas para ser alquiladas. Todos los enseres, los utensilios, los muebles son personales. Es diferente cuando están preparadas para alquilar. En Santa Fe, porque ejemplo, ofrecen en alquiler con todo preparado para ese fin, inclusive con servicio de mucama”, remarcó el agente inmobiliario.