Condenaron a un hombre por prostituir a una nena en Paraná

401

El hombre, de 40 años, fue condenado a la pena de cuatro años y nueve meses de prisión como autor material responsable del delito de trata de personas menores de 18 años de edad con fines de explotación sexual. La niña tenía 14 años al momento del hecho y se encontraba en situación de vulnerabilidad y con problemas de adicción.

Redacción EL DIARIO / [email protected]

La jueza del Tribunal Oral Federal de Paraná, Lilia Carnero, resolvió “declarar a FES, autor material responsable del delito de trata de personas menores de 18 años de edad con fines de explotación sexual” y lo condenó “a las penas de cuatro años y nueve meses de prisión”. Además, mantuvo la prisión preventiva en modalidad de prisión domiciliaria que el imputado venía cumpliendo, con restricciones.

El hecho

Al ahora condenado se le imputó que “durante el año 2011, con mayor precisión en la segunda quincena del mes de diciembre de ese año, acogió con fines de explotación sexual y/o explotación económica del ejercicio de la prostitución, a la menor, en su domicilio; la cual tenía 14 años, con problemas de adicción; llegando a beneficiarse económicamente y/o sacando provecho dinerario de ello”.

En la sentencia, la jueza sostuvo que el imputado “sabía que la niña tenía 14 años, la conocía y conocía a su madre, sin embargo, con esa comprensión, realizó las conductas típicas del delito de Trata de Personas, pues la hizo ejercer de meretriz, sacando con ello su propio provecho, tal como se explicitara”. También señaló que “al tipificar estas conductas, el legislador ha asumido que se es niño hasta los 18 años, tal como lo impone el instrumento internacional con jerarquía Constitucional, en su artículo 1° -Convención sobre los derechos del Niño-”.

Finalidad

A la hora de evaluar la prueba, la jueza entendió que “en este contexto probatorio, surge que FES culminó concretando la finalidad con la que la niña fue captada, trasladada y acogida; es decir consumó su designio, en su beneficio exclusivamente, pues ella fue sometida a la degradación de la explotación sexual, habiendo ejercido la prostitución en esta ciudad de Paraná”.

Cosificación

La magistrada resaltó que el imputado “trató” a la niña “como una cosa”, señalando que “seguramente le dejará secuelas, algún trauma o herida psicológica, sin que ninguna reparación haya intentado. El comercio sexual quedó acreditado, sin interferencias. FES dispuso de la niña como una mercancía, a cambio de un precio, de una contraprestación, cuyo importe él fijaba, cuando se comunicaba con los supuestos clientes”. También concluyó que “esa era su actividad, ofreciendo tanto a la niña, como con las otras mujeres que ella conoció en la calle. Era un fiolo tal como lo caracterizaron” una psicopedagoga y un testigo. Éste manifestó que “…el estilo de vida que llevaba FES sin trabajar, era producto de su actividad de tratante”.

Mensaje

El testigo también manifestó que la chica le pidió ayuda. En el juicio contó que recibió un mensaje de texto de la víctima en el que esta expresó: “… eyy que hago está todo podrido acá. No puedo salir, Ayudame. Decile a mi mamá por favor tengo miedo en serio hablo”. Desde la misma línea, luego le mandaron el siguiente mensaje: “ché loco más vale ni mandés mensajes ni llamés a la policía o si no cago la pendeja”. También dijo que intentó comunicarse pero no le respondieron.

Aviso

La jueza valoró el testimonio de la víctima y su madre, que no concurrieron al debate pero brindaron “contundentes aportes” en la instrucción. Así, dijo de la menor que “en este tramo, es plausible la versión de la niña, cuando recordó que una vez fueron hacer un allanamiento para buscarla, no la encontraron porque estaba en la casa de al lado, ya que a FES le avisaban, porque tiene contactos y amigos en la policía. La escondió en la casa de una vieja, conocida de él, ella veía como hacían el allanamiento desde el techo de la casa. Si bien es cierto que en su alocución la niña mencionó no haber recibido maltrato de parte FES, lo seguro es que en el estado en que fue encontrada pudo haber distorsionado su percepción”.