Christe seguirá en prisión domiciliaria

134

El juez resolvió prorrogar la prisión preventiva. Además, instó a las partes a aportar la prueba que resta producir.

 

Con la presencia en la sala de audiencias del imputado Jorge Christe, de 31 años, el juez de Garantías de Paraná, Mauricio Mayer, resolvió ayer prorrogar por 30 días la prisión preventiva en la modalidad de arresto domiciliario con control del dispositivo tobillera electrónica, que el imputado viene cumpliendo.

Fiscalía había solicitado que la prórroga fuese por 40 días o hasta la realización de la audiencia de remisión de la causa a juicio, lo que suceda primero. A este pedido adhirió la querella. La defensa insistió en la excarcelación “lisa y llana” y en subsidio, la libertad con restricciones.

Repetición

Acusaciones y defensa volvieron a desarrollar los argumentos que ya desplegaron en otras audiencias por el mismo tema. Los primeros alegaron que los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación, aún siguen vigentes, por lo que instaron la prórroga de la medida en las mismas condiciones en que el imputado la venía cumpliendo. La defensa rechazó los argumentos, cuestionó duramente que las peritos psicólogas del Cuerpo Médico Forense de Tribunales, a ocho meses de solicitado, aún no presentaron los informes de su trabajo. También exigieron que se dejen de lado lo que consideraron argumentos estigmatizantes respecto de su defendido, relacionados con la repetición en cada audiencia que no tiene trabajo, ni arraigo y que se puede fugar a Paraguay, donde vive una hermana del imputado.

Probable

 

Fiscalía consideró que “más allá de la probable participación” del imputado en el femicidio de Julieta Riera, que el 1 de mayo cayó al vació desde un octavo piso de un edificio del centro de Paraná, “concurren elementos, que se han verificado y permiten suponer” que los riesgos procesales de peligro de fuga y entorpecimiento de la investigación se encuentran vigentes y “ameritan la continuidad de la medida tal cual fue impuesta”.

Fiscalía sostuvo que “los elementos que se han colectado en la pesquisa revisten tal entidad que llevan a concluir que los dos riesgos existen”. Así, respecto del peligro de fuga se tuvo en cuenta la pena que se espera como resultado del procedimiento, de la que se resaltó que es una “pena absoluta de prisión perpetua, el más alto que prevé el Código Penal como sanción”. También se consideró la actitud posterior al hecho, lo que para las acusaciones da cuenta de que “abandonó el lugar, fue a la casa de la madre, y luego se dirigió a la jefatura central a anunciar que su suegra se había caído, esto está comprobado en la causa”. Fiscalía añadió que el imputado sostuvo aquella versión “hasta el mismo momento en que los policías suben al departamento, se pensó en una posible caída de la suegra desde un lugar que nunca se aclaró”.

Para el fiscal, aquellos son “elementos válidos para poder afirmar que el imputado no se ajustó a las circunstancias del caso, que era dar aviso a las autoridades sin hacer aquel derrotero, ni preocuparse por su situación personal”, y añadió que abandonó el lugar, cerró el departamento con llave y regresó con la policía. También refirió a la fuga del primer condenado en un juicio por jurados en Paraná, sosteniendo que tener una familia constituida, menos recursos que el imputado y en pandemia, no le impidió sustraerse del accionar de la justicia.

Situación

La querella adhirió a todo lo planteado y solicitado por Fiscalía y refirió una situación que entendió aportaría a brindar un perfil de la personalidad del imputado, a la que calificó de “errática e impredecible”. Se trató de una evidencia que se incorporó a partir pericias que se realizaron a un discó rígido de una cámara de seguridad del edificio en el que vivía Christe. La querella refirió que se ve al imputado caminar y “de la nada proceder a la rotura del aparato”. Las imágenes fueron proporcionadas por un vecino del edificio.

Sopesados

La defensa discrepó con las acusaciones y solicitó la “libertad lisa y llana, es decir el cese inmediato de la prisión domiciliara, y que subsidiariamente que se le otorgue libertad con restricciones”. También cuestionaron que a ocho meses de iniciado el legajo se sigue fundamentando la medida con “los riesgos que ya fueron debidamente sopesados y tenidos en cuenta, también al momento en que la defensa apelara y se le concediera el arresto domiciliario”.

La defensa criticó que si se sigue negando el acceso a los beneficios que el código de rito contempla para cualquier ciudadano imputado de un delito, por la posibilidad de amedrentamiento de testigos o entorpecimiento de la investigación, ningún imputado podría acceder a un beneficio. También rechazaron la comparación de Christe con un condenado, lo que entendieron no es válido porque su defendido siempre estuvo ajustado a Derecho, nunca intentó sacarse la tobillera y nadie denunció que haya violado las restricciones que se le impusieron con la morigeración de la preventiva.

Los defensores cuestionaron que el video en que se lo ve a Christe “rompiendo vidrios” del edificio “es del año pasado”. A la dura crítica a las perito del Cuerpo Médico Forense, añadieron que si se hubiese contado con el demorado informe, este hubiera sido la mejor herramienta para analizar la conducta del imputado. La defensa también cuestionó la versión sostenida por las acusaciones respecto a que Christe habría manifestado a poco del hecho que la que cayó al vació fue su suegra.

En este sentido, manifestaron: “Vale preguntarse si realmente dijo eso, para qué llevaría a los funcionarios a que constaten que no fue la suegra sino su novia, sería el encubrimiento más tonto de la historia. Los funcionarios hablaron de una escena de un accidente, es decir que no hubo violencia”.

Caso Riera: audiencia de Prórroga de Prisión Preventiva para Christe