El río, un hilo de plata

584

No dejan de provocar las reacciones más insólitas el cometa de agua en que se ha convertido el río Paraná, sobre todo para quienes lo han sabido conocer arrollador y desbordado, impetuoso y abismal. Pero así está y, aparentemente, así seguirá. Y, sin embargo, cuando el sol se retira, sigue generando postales fenomenales. (Fotos: Marcelo Miño y Gustavo Cabral)