30.7 C
Paraná
jueves, diciembre 3, 2020
  • Cultura
  • Nosotros
Más

    La historia del pato sirirí, el que identifica a la ciudad de Paraná

    Prueba de que el ingenio artístico aplicado a la planificación de políticas puede dar muy buenos resultados, se recuerda en esta nota los orígenes del isologotipo del pato sirirí que identificó durante años a la ciudad de Paraná.

     

    Griselda De Paoli

    [email protected]

     

    Lograr construir y transmitir una imagen cargada de aspectos identitarios, identificatorios de una ciudad es sin duda un reto. Desde hace unas décadas, el contexto de globalización ha hecho de la promoción local una necesidad, y para dar respuesta a la misma, identidad, cultura e imagen resultan conceptos interactuantes al momento de alcanzar definiciones. Estos tres conceptos marcan una ruta para encontrar las particularidades y esencias del lugar y la gráfica los complementa con imagen que las muestre.

    Por otra parte, hay hitos en la historia ciudadana que marcan trayectoria y plantean nuevos desafíos; sin dudas para Paraná ese hito fue la construcción del Túnel Subfluvial que rompió el carácter insular de nuestra provincia y planteó precisamente esa necesidad de que hablamos, de pensar cómo identificar a Paraná ante la posibilidad de un nuevo rol.

    Como en otras notas, apelamos a la memoria de un protagonista del tema que proponemos, en este caso el Prof. Jorge Medina, quien integró. en nombre de las Agencias de Viajes Receptivas, aquella Comisión que generó el logo del Patito Sirirí para nuestra ciudad, personalizando y resumiendo en él la capacidad receptiva entrerriana, como elemento central de su identidad.

    Recuerda Medina que hay distintas funciones para los planos. El elemental es aquel que une cercanías, puntos de referencia que les permite a los residentes regresar a un determinado lugar sin riesgo de perderse. Otra misión tiene asignada el que se entrega a los turistas, donde se subraya la presencia de espacios de supuesto interés para visitantes. La sucesión de mapas en el tiempo muestra, de algún modo, la historia de una ciudad.

    Uno de los tantos motivos de una campaña sumamente exitosa.

     

    ADECUACIONES

    Luego comenta que mediados de 1969 las obras en el Túnel Subfluvial estaban en sus últimos detalles. A mediados de ese año, la finalización del viaducto era una realidad y se “corría” contra el tiempo. Había que finalizar la ampliación de sus accesos, como Antonio Crespo y muy especialmente, Avenida Ramírez, antes llamada “Bulevar Alsina”.

    Además, era necesario habilitar campamentos que atendieran las demandas de alojamiento: “La Toma Vieja” y “El Thompson” y prepararse lo mejor posible para recibir a la “avalancha de viajeros” que arribaría para conocer la obra de ingeniería más importante de Latinoamérica. Y, al mismo tiempo, “descubrir Paraná”.

    Así, Paraná, un semestre antes del inicio del “tiempo turístico” pasó a contar son su plano para visitantes y, con él, nació el recordado “Patito Sirirí”.

    La consigna fue mostrar Paraná y la Provincia, diciendo “Esto es Entre Ríos”, sin avanzar sobre campañas que instrumentaran mensajes que expresaran “Venga a Entre Ríos”.

    Es así que el Director de Turismo de la Provincia, Arq. Mario César Stoppello creó una Comisión para generar un iso logotipo que sirviera a tales fines, la que además presidiría. La misma estuvo integrada por el Prof. Facundo Arce, presidente de la Junta de Estudios Históricos de Entre Ríos y Director del Museo Histórico Provincia; Prof. José Francisco Felquer, Director Municipal de Turismo de Paraná; Sr. Luis Rogelio Chiappino, presidente de la Asociación de Hoteles, Restauantes, Bares, Confiterías y Cafés de Paraná (Hoy Asociación Hotelera-Gastronómica); Sr. Carlos Casablanca, representando a los Publicistas de Paraná además de otros invitados especiales por el Centro Comercial, las Agencias de Viajes Receptivas, etc.

     

    ASOMA EL PATO

    Un primer acuerdo fue que debería ser un animal típico y característico de la Provincia el que asumiera ese rol.

    Ahí hace su aparición un agente de carrera y dibujante del organismo, D. Héctor Eloy Goiburo. El excelente artista plástico publicitario y referente de la actividad en la ciudad acercó bocetos y luego de ciertas adecuaciones llegó al iso logo que fue aceptado por mayoría.

    Goiburo logró un “híbrido faunístico”, una especie de “puro por cruza”, combinándolo con dos patos internacionales de los dibujos animados de la época: el Pato Donald y el Pato Lucas, creaciones de Walt Disney y Looney Tunes, respectivamente.  De Donald toma sus ojos picarescos, su pico y patas. De Lucas su cuerpo negro y esmirriado. De ambos, su simpatía y popularidad. En julio-agosto de 1969 se lanzó la campaña con tres afiches consecutivos, con distintas leyendas a saber: Un huevo con una leyenda. “Nace una imagen”; el huevo que se rompía y un pie: ‘Soy la Imagen del Turismo de Entre Ríos’; el Pato en su primer formato oficial y en letras destacadas: “Entre Ríos la Provincia Cordial”.

     

    El Túnel produjo múltiples transformaciones, también en materia turística.

     

    PÉRDIDAS

    Lamentablemente, por la falta de continuidad en la campaña publicitaria, se perdió el adjetivo “Cordial”, tan claro para identificar la hospitalidad que caracteriza a los entrerrianos. No así “El Patito”, que fue incorporado al ambiente turístico y que se proyectó nacional e internacionalmente durante dos décadas.

    Surge simultáneamente el que debe considerarse como el Primer Plano Turístico de Paraná: impreso a color mediante técnica tipográfica, es decir clisé de impresión plana, tuvo en su tapa una imagen del acceso lado Paraná al Túnel “Hernandarias”, en un atardecer y una nómina de atractivos y servicios incluía todo lo indispensable para consulta del viajero: parques y paseos, museos, monumentos y lugares históricos, clubes, parroquias, asociaciones, llamados de emergencia, cines y teatros, bancos, transportes, farmacias, estaciones de servicio, agencias de turismo, hoteles, etc.

    Siete subtítulos con los rubros, estaban adornados por otras tantas viñetas del Patito Sirirí en su condición de receptor turístico: “Bañero”, “Ciclista”, “Guía Turístico”, “Vendedor de pasajes”, “Mozo”, “Barman” y “Botones”

    Comenzaba a delinearse lo que sería una intensísima trayectoria que desarrolló el emblema turístico entrerriano durante dos décadas.

    “El Patito Sirirí” fue reemplazado en 1989 durante la gestión de José María Ramat al frente de la Dirección de Turismo de Entre Ríos por el eslogan “Entre Ríos, todos los verdes” y por el logo conformado por cuatro manchones cuadrimorfos de diferentes tonalidades de color verde. Sin embargo, hoy perdura como isologo de algunas entidades o emblemas de fiestas. Además, en una versión modificada en su anatomía, presidiendo el Parque Infantil que lleva su nombre en la capital entrerriana.

     

    AL MARGEN

    Siempre es oportuno reflexionar sobre la ciudad. El desafío en este caso ha sido enriquecer una acción conjunta llevada adelante entre EL DIARIO y la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales de la Uader. De esta experiencia participan docentes, alumnos e invitados, con la idea de poner en valor los bienes comunes y también repasar los asuntos pendientes. Para comentarios y contribuciones, comunicarse a [email protected], [email protected] y/o [email protected].

     

    Lo más leído