La Ciudad avanza en la búsqueda de una marca que la identifique

146

La idea es construir una marca de y para la ciudad que pueda funcionar acompañando propuestas culturales, emprendimientos económicos, iniciativas académicas, que fortalezca los proyectos sectoriales y que trascienda a las gestiones políticas.

La Municipalidad de Paraná inició en febrero un proceso de generación de una síntesis publicitaria de la identidad local que acompañe e impulse las propuestas y producciones paranaenses a través de la creación de una marca ciudad, como sucede en otras ciudades o países. El proceso es colaborativo con un Consejo Asesor compuesto por referentes de organizaciones no gubernamentales, universidades y funcionarios. Se trata de un proceso necesario para las ciudades que buscan mejorar su imagen en los ciudadanos, los visitantes o posibles visitantes y los interesados en establecer vínculos comerciales, académicos o de otro tipo.

En ese marco, se realizó ayer una jornada virtual con Raúl Belluccia, prestigioso consultor internacional en la temática, para avanzar en definiciones sobre ese tema.

Esencia

“Buscamos mejorar la percepción de los vecinos y vecinas, y de nuestras visitas sobre Paraná. Recuperar nuestra esencia, el orgullo de pertenecer a esta ciudad”, explicó Camila Farías, secretaria de Coordinación Estratégica del Municipio.

La idea es construir una marca de y para la ciudad que pueda funcionar acompañando propuestas culturales, emprendimientos económicos, iniciativas académicas, que fortalezca los proyectos sectoriales y que trascienda a las gestiones políticas. En este sentido, Farías explicó que la estrategia obedece a una lógica colaborativa: “En febrero convocamos a organizaciones no gubernamentales de diferentes sectores: turismo, cultura, empresarios, universidades, ecologistas para formar parte de un Consejo Asesor Marca Ciudad con la potestad de coordinar el proceso y definir la Marca”. Luego, la pandemia del Covid 19 obligó a posponer la iniciativa.

Para este mes de noviembre y diciembre está prevista una etapa de relevamiento y diagnóstico, luego se pasará a la construcción de la esencia de Marca es decir, detectar los atributos que identifican a Paraná para poder desarrollar un pedido o brief de construcción.

“Se trata de una política de promoción de la ciudad, un camino que han transitado muchas ciudades en el mundo con muy buenos resultados. Es una política de desarrollo local con la cual el intendente Adán Bahl está muy comprometido desde el primer día. Propusimos un proceso amplio y participativo con la participación de las instituciones que representan a distintos sectores de nuestra ciudad”, destacó Farías.

En foco

Por su parte, Anabel Waigandt, coordinadora del proyecto, remarcó: “El municipio está enfocado en el proceso y confiamos poder tener el resultado que esperamos. Nos interesa que quede claro que esto no se trata de una marca de gestión, del logo de la Municipalidad de Paraná que dure lo que dura una gestión nada más. Nuestra idea y el compromiso político del Intendente es cursar un proceso para encontrar nuestra identidad como paranaense, un valor, una narrativa y finalmente, un signo visual que nos identifique a todos. A nuestras producciones artísticas y culturales, a nuestro turismo, pero también a nuestros emprendedores, a nuestras producciones, a nuestros artesanos, a nuestros empresarios”. Waigandt explicó posteriormente: “Estamos buscando una marca que apalanque todo lo que suceda en Paraná para que le agregue valor. Para eso estamos tramitando un proceso que tiene una estrategia colaborativa muy concreta. El proceso está en la decisión del Consejo Asesor para la Marca Paraná, que está compuesto por las universidades que tienen sede en Paraná, por las organizaciones no gubernamentales que nuclean a empresarios, emprendedores, gente de la ciencia y tecnología, ambientalistas, colegios profesionales, la cultura, el turismo”.

“No puede ser la marca de una gestión”

Raúl Bellucia es el consultor internacional y docente universitario que ayer participó de la jornada en el marco de la búsqueda de una marca ciudad de Paraná.

En ese sentido, el especialista expresó: “Las ciudades y los países no tenían marca. Tenían banderas o escudos. Es un proceso que comienzan las empresas por la necesidad de diferenciarse, hacerse reconocible que ha ido permeando a las instituciones. Hoy, prácticamente, no hay institución pública que no necesite programar su comunicación. Y las ciudades también”. Pero Belluccia aclaró que “una marca ciudad no es una marca producto, no es una marca comercial. Muchas veces hemos escuchado que hay que vender una ciudad como si fuese un producto. Eso tiene un aspecto positivo porque hay que promover la ciudad. Pero ojo con el lenguaje porque una ciudad, por propia naturaleza no es un producto”, advirtió.

Luego, planteó la pregunta si Paraná necesita de una marca: “A esa pregunta muchas ciudades ya se la han hecho y han respondido solamente con un logotipo. No hay que empezar con un logotipo. La primera pregunta es si Paraná tiene una oferta en sentido amplio (gastronómica, productiva, turística, artesanal, comercial) que tenga una masa suficiente, que sea atractiva para distintos públicos del país y del extranjero. Luego, una segunda pregunta es si las instituciones oficiales y no gubernamentales están dispuestas a participar y poner energía en la promoción de Paraná. Si esas respuestas son positivas podemos decir que Paraná necesita una marca. Si necesita de una herramienta que sea estable y coherente en el tiempo y que supere el posicionamiento espontáneo. Las ciudades se han posicionado espontáneamente a lo largo de la historia, pero ese posicionamiento ya no es suficiente. Hay que planificar las acciones que instalen a la ciudad en los públicos de interés”.

La creación de la marca ciudad “es un operativo destinado a promocionar valores para que los públicos lo elijan como destino cultural, turístico o deportivo, como plaza para inversiones, y que prefieran sus productos y servicios frente a otros. Un programa de marca ciudad se hace para ganar notoriedad, ser reconocido, diferenciación y prestigio. Si eso se logra, el programa va a beneficiar y respaldar a la ciudad en su conjunto”.

Una recomendación en la que Belluccia hizo hincapié es que “una marca ciudad no puede ser una marca de una gestión. Porque la gestión política representa a un sector, y por otra parte porque marca y corto plazo son incompatibles. Una marca se hace para el largo plazo y las gestiones duran pocos años. Debe estar hecha hacia el conjunto de la ciudad. El consejo asesor que está manejando este tema debe ponerse en modo Belgrano. Cuando Belgrano creo la bandera la creó para todos, una vez que se estabilizó fue la bandera de todos y hemos tenido gobiernos de todo tipo. A nadie se le ocurrió cambiar la bandera. Lo ideal es que a nadie se le tenga que ocurrir cambiar la marca de la ciudad de Paraná porque es la marca de todos”, subrayó.