22.5 C
Paraná
jueves, noviembre 26, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Rosario del Tala: Primer municipio entrerriano que legisla sobre cannabis terapéutico

    Una semana antes de que el gobierno nacional legalizara el autocultivo medicinal de cannabis, el municipio de Rosario del Tala creó un Registro Voluntario Municipal de Usuarios Terapéuticos de la Planta de Cannabis y sus Derivados. Dialogamos con los concejales de la Unión Vecinalista Talense, María Inés Ríos y Augusto Hartman, y con la cultivadora y activista entrerriana Silvia Encinas, quien fue la referencia en materia de información.

     

    GUILLERMINA FERRARIS / [email protected]

     

    En medio de una vorágine de proyectos regionales que se vienen presentando a lo largo y ancho del país, la semana pasada, el presidente Alberto Fernández firmó un decreto nacional que anexa una nueva reglamentación de la Ley 27.350 de Cannabis Medicinal, habilitando la posibilidad de autocultivo, cultivo agrupado y solidario, además del expendio en farmacias y por ende, la producción nacional de fitopreparados a base de cannabis.

    Pero días antes, se había llevado a cabo la creación de un Registro Municipal Voluntario de Usuarios de Cannabis Medicinal en Rosario del Tala. De esta forma, la localidad entrerriana se convirtió en el primer municipio en legislar en materia de derechos para aquellas personas que se encuentran desamparadas por usar la planta de cannabis para mejorar su calidad de vida. La ordenanza que lo habilita fue aprobada el miércoles 4 de noviembre por el Concejo Deliberante talense, misma semana en la que en la Cámara de Diputados de Entre Ríos se obstaculizó el tratamiento sobre tablas del proyecto provincial de Accesibilidad al uso medicinal, terapéutico y paliativo del cannabis y sus derivados.

    En este marco, dialogamos con los concejales de la Unión Vecinalista Talense, autores de la Ordenanza 1.757, María Inés Ríos y Augusto Hartman; y con la cultivadora y activista entrerriana Silvia Encinas, quien fue la referencia en materia de información, a la hora de redactar la normativa.

    “Siempre nos interesó todo lo relacionado al cannabis y gracias a la profesora Silvia Encinas y su hijo Lautaro Gervasoni, que también fue diputado nacional, nos dispusimos a pensar de qué manera podía el municipio talense proteger a los cultivadores de cannabis medicinal. La idea comenzó queriendo sacar el dolo, es decir el elemento punitivo que tiene el tipo penal. Siendo honestos, se trata de torcer un poco la ley, porque la normativa nacional vigente establece la penalización del uso, cultivo, almacenamiento y transporte de la planta de cannabis”, aseguró la edil Ríos, al ser consultada sobre la iniciativa que motorizó el proyecto.

    PRIMER PASO. Por su parte, el concejal Augusto Hartman reconoció: “No seremos hipócritas, lo cierto es que la ordenanza aprobada está muy lejos de ser como nosotros la soñamos en un principio. Como yo explicaba en la sesión, la tuvimos que amalgamar y adecuar a las leyes vigentes en el momento en el que se trató. De todas formas estamos muy orgullosos y contentos de que se haya dado este primer paso con la aprobación del registro municipal voluntario de cannabis medicinal”.

    A través de una recomendación médica, la Ordenanza 1.757 permite a los usuarios inscribirse en el registro municipal, que a su vez estará directamente vinculado al Recann (Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con Cannabis). Sobre esta cuestión el concejal Hartman explicó que “el registro voluntario municipal sirve como nexo con el registro nacional, no vamos a brindar aceite. Vamos a ser una guía para inscribirse en el nacional, conseguir alguna obra social, etc. Todo aquel usuario terapéutico que quiera inscribirse en el registro municipal podrá hacerlo si así lo desea, con la sola prescripción médica. A su vez, el registro municipal nos permitirá ayudarlo con el registro provincial, cuando se apruebe el proyecto de Ley de accesibilidad al cannabis medicinal en Entre Ríos”, indicó.

    Consultada sobre las personas usuarias con las que se contactaron a raíz de la iniciativa, María Inés Ríos comentó que “ya sabíamos de gente que utilizaba el cannabis para mejorar la calidad de vida. Desde el bloque vecinalista nos contactamos con madres de niños con autismo y parálisis cerebral, yo como abogada tuve contacto con personas que no podían acceder a su medicina porque la obra social se los negaba, porque no estaban inscriptas en el registro nacional. Eso es muy dificultoso y burocrático para quien no cuenta con la información o los medios necesarios”, advirtió.

    DERECHOS. La activista y cultivadora histórica en Entre Ríos, Silvia Encinas, quien fue referencia en materia de información a la hora de redactar la ordenanza aprobada, opinó que “esta es la primera batalla de las muchas que vendrán. Lógicamente no tendremos de entrada el 100% de adhesión por parte de la gente, porque es una cuestión cultural que se tiene que ir contagiando. Más que nada el valor terapéutico de la cannabis y también el derecho a la libre decisión de elegir que una planta cumpla una función que nosotros consideramos aliviadora”.

    Por otro lado, aseguró: “Confío sinceramente, porque este es el tiempo en el que la salud no puede esperar y es el tiempo de poner el tema sobre la mesa con un sustento jurídico legal, a los fines de proteger a las personas. Sigo sosteniendo que esto tiene que ser un resorte de la salud pública, porque si no sigue siendo algo a lo que acceden algunos y otros no, si le ponemos un valor monetario. Lógicamente brego todos los días por el aceite medicinal que acompaña a muchos chicos y adultos mayores, que son los más desvalidos en cuanto a la salud, para que puedan tener acceso directo sin tantas vueltas ni prolegómenos”.

    “Si podemos hacer nuestra propia medicina cultivando una planta –se esperanzó Encinas– el valor es incalculable, por lo tanto al ser ilegal suele generarse un abuso. Además hay un riesgo permanente en lo que los usuarios pueden estar consumiendo, porque hay un mercado negro que espanta y esta a la orden del día”.

    DE INTERÉS. El proyecto de ordenanza original tuvo algunas modificaciones, una de ellas es la declaración de interés sanitario de la planta de cannabis: su estudio, sus beneficios, todo lo que sea respecto del cannabis medicinal fue declarado de interés sanitario.

    Sobre este punto, la edil Ríos afirmó que “siempre estuvo la idea de hacer convenios para lograr la investigación científica de los usos medicinales de cannabis y de un contacto con INTA, Conicet y Anmatt, para tener la mejor calidad de semillas y plantas”.

    Para concluir, Silvia Encinas remarcó que “si bien insisto en que el registro es un paso con el cual no estoy de acuerdo totalmente, entiendo que es la forma que tenemos por ahora de ingresar a la legalidad. Creo que a la legitimidad ya hemos ingresado por el simple hecho de hablar de esto, poner en consideración la cannabis y tratar el tema. Hay un derecho vulnerado que es nuestra libertad de decisión, tenemos que seguir luchando e insistiendo y pensar de qué manera también incluimos el uso recreativo de la planta en un marco de regulación. La organización mundial de la salud ya determinó que la cannabis no tiene riesgos de muerte, como sí lo tienen otras drogas, por ejemplo la morfina que es el medicamento de uso para la terminalidad de algunas enfermedades”.

    El municipio entrerriano de Rosario del Tala, un pionero en reglamentar el acceso al cannabis medicinal.

    El Boletín Oficial publicó la nueva reglamentación de la ley de cannabis medicinal con la firma del Presidente Alberto Fernández, que legaliza cuatro vías de acceso al cannabis para uso terapéutico a través del registro en Reprocann: Autocultivo; Cultivo solidario (de familiares o terceros); Organizaciones civiles; Venta de preparados y fármacos en farmacias.

    Al registro podrá inscribirse la persona que cuente con indicación médica, sin distinguir entre patologías o condiciones de salud. De esta forma queda atrás la exclusividad del tratamiento de cannabis para epilepsia refractaria que disponía la reglamentación anterior.

    La cantidad de plantas permitidas en cada hogar o en las sedes de las organizaciones para los cultivos “en red” depende del Ministerio de Salud, que redactaría resoluciones particulares sobre el control de calidad del producto final y un marco limitante de las proporciones de THC y CBD.

     

    Lo más leído