Una historia que llega a su fin, con miradas y sentimientos encontrados

432

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres, que nació en el año 1997 de la mano de don Avelino Fontana en la ciudad de Paraná, llegó a su fin este sábado. Fueron miles las personas que pasaron a lo largo de todos estos años por el predio ubicado sobre calle Francia y que convirtieron a este lugar en un paseo casi obligado para los paranaenses y también para quienes llegaban de visita a la ciudad.

 

SANTIAGO DALZOTTO /[email protected]

EL DIARIO recorrió días atrás las instalaciones, acompañado por don Avelino, horas antes de que especialistas de Flora y Fauna retiraran los últimos animales ayer sábado para llevarlos a otro lugar.

Desde sus inicios, el objetivo de la granja como se la conocía popularmente, fue dar asilo a animales, tanto autóctonos como exóticos, que eran víctimas del tráfico ilegal de fauna, o que llegaban a los centros urbanos desorientados a causa de la pérdida de su hábitat.

Bajo la sombra de uno de los frondosos árboles y con el murmullo de los últimos animales de fondo, Avelino Fontana dialoga con EL DIARIO recordando lo que ya pasa a ser otra etapa de su vida. “No quería llegar a esto, yo quería seguir trabajando porque adoro los animales, son mi vida, pero no se puede aguantar más, venía teniendo mucho acoso y prepotencia con exigencias no solamente de la provincia sino también de Buenos Aires”, expresó en el inicio de la entrevista, explicando el motivo que lo llevó a tomar la determinación de presentar una nota a la Provincia para que se lleven todos los animales.

El 5 de octubre pasado, integrantes del área de ambiente de la Nación se acercaron hasta el lugar para exigir ciertas normas que “no se pueden cumplir y menos en esta época de pandemia”, expresó Avelino, y agregó: “No hay que olvidarse que tuvimos cinco meses cerrado el lugar y había que seguir alimentando a mas de 600 animales”.

Consultado sobre la cantidad de animales que tuvo a lo largo de estos años, detalló: “Llegue a tener hasta 800 animales silvestres en los 28 años que trabajé”. Con la liberación de los últimos animales que fueron retirados ayer, Avelino dice llevar liberados más de 1.500 animales.

“En el 2019 se dieron tres liberaciones y no me gustó a donde fueron a parar algunos animales y me llegó información de que están muy mal. No quiero que estos animales terminen en un mal lugar, porque si acá están en un lugar medio chico, siempre están bien comidos y desparasitados, con su atención como corresponde”, remarcó Avelino, con preocupación sobre el destino de los animales.

“Venia teniendo mucho acoso y prepotencia con exigencias que no se podían cumplir”, lamentó Avelino Fontana. FOTO: Gustavo Cabral.

ORÍGENES.

El 95% de los animales que fue recibiendo Fontana son de rescate de distintas situaciones. “No es como piensan algunos que yo trato mal a los animales, el problema está en que acá siguen entrando animales de valor”, indicó.

¿Cómo nace la granja?, quiso saber EL DIARIO, a lo que Avelino respondió que allá por el año 1992 compró el predio ubicado sobre calle Francia, cuando estaba a poco tiempo de llegar a la jubilación luego de ser durante muchos años mecánico reconocido en la capital provincial. “Ya era hora de descansar y cuando compré este terreno era un monte con muchas malezas y mucho peligro. Entre todos fuimos limpiando y dejamos parquizado todo para disfrutarlo y cuando la gente empezó a ver que esto estaba todo limpio empezó a venir y a decirme que tenían diferentes animales y no querían liberarlos en cualquier parte porque la podían pasar mal”.

Respecto al inicio de la granja como tal, Fontana señaló que cuando tenía 50 animales pidió la autorización al municipio, que demoró ocho años en poder concretarse. “Luego me autorizó la Provincia el recupero, la rehabilitación y la tenencia de los animales que estaban en malas condiciones y siempre fui liberando para que fueran llevados a su hábitat de origen”.

PREOCUPACIÓN.

El principal interrogante que se plantea no sólo Avelino, sino también mucha gente allegada al lugar es a dónde van a ir a parar esos animales, que ayer, con lluvia y todo, fueron retirados de calle Francia.

“Estos animales no se pueden liberar así nomás en cualquier lugar, porque ejemplares de la misma especie que se encuentran en la naturaleza y que ya conocen los peligros, cuando ven a estos animales para ellos es casi como un intruso que vos le largás. Estos animales no saben conseguirse los alimentos y menos defenderse de los demás”, marcó con preocupación Avelino.

Según indicaron desde la Provincia, serán derivados a distintos lugares de Entre Ríos y provincia de Buenos Aires, son un total de 127 animales de 43 especies distintas, en su gran mayoría especies autóctonas y algunas exóticas. Una vez retirados de calle Francia se los tendrá en lugares habilitados para su cuarentena, desparasitación y posterior liberación, de ser posible.

EL DIARIO recorrió la granja acompañado por don Avelino, pocas horas antes de cerrar definitivamente sus puertas.

DESACUERDO.

En varias oportunidades, la granja había sido denunciada por las condiciones en que estaban los animales. Con ese motivo, el pasado mes de octubre, personal del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Nación llegó hasta la capital entrerriana para verificar y fiscalizar la granja de don Avelino.

En la oportunidad, se verificó y censó el número de ejemplares y las especies de animales, entre los que se encontraban loros, guacamayos, lechuzas, búhos, aguiluchos, caranchos, teros, cardenales, patos, urracas, gatos montés, coatíes, monos, tortugas, yacarés, jabalíes, ñandúes, corzuelas, hurones, armadillos y carpinchos.

EL DESPÚES.

Cómo será la vida de Avelino Fontana, ahora ya sin sus animales en el terreno. Consultado por EL DIARIO, adelantó: “Voy a tratar de entretenerme con algunos vehículos que tengo, para restaurarlos y salir a los encuentros de autos antiguos. Trataré de pasar el mal rato lo más rápido posible y será una etapa más en mi vida”, anheló.

Avelino nació y se crió en el campo hasta los 22 años; luego se hizo mecánico por más de 40 años hasta llegar a la granja y la atención de los animales durante muchos años. “No quiero renegar más y no quiero que un montón de gente ensucie mi nombre culpándome de cosas que nunca existieron, porque a estos animales los trajo la gente y fueron muy pocas las veces que los buscamos nosotros, cuando nos llamaron. Acá traían diferentes entidades animales silvestres que eran rescatados, incluso de otras provincias que venían hasta acá”, indicó.

Retiro

Ayer, en un trabajo en conjunto entre el Municipio, Provincia y Nación, se trabajó para evacuar los 127 animales silvestres exóticos y autóctonos de 43 especies que se encontraban en calle Francia al 2700.

Se llega a esta decisión porque el titular del Centro de Recuperación de Animales Silvestres, Avelino Fontana, solicitó en el área pertinente del Gobierno provincial la evacuación de los animales al no poder cumplir con todos los requisitos necesarios para continuar con ese resguardo.

Fin de la granja, un lugar que muchos paranaenses y turistas disfrutaron. FOTOS: Gustavo Cabral.