Vuelve la actividad del turf en Entre Ríos

85

El Gobierno provincial, mediante el decreto Nº 1789, habilitó la práctica del turf en el territorio entrerriano. Este deporte podrá realizarse en base al protocolo sanitario general aprobado por el COES.

La norma establece también que, tanto la disciplina deportiva como los establecimientos que se utilicen para su desarrollo, deberán contar con la habilitación municipal o comunal que corresponda, quienes fiscalizarán la correcta aplicación del protocolo y de las demás normas locales, provinciales y nacionales enmarcadas en la fase de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO).

El COES provincial recomienda aplicar rigurosamente el protocolo con monitoreo activo de los COES y autoridades locales municipales y comunales, y no está permitida la presencia de público en general o espectadores en y durante el desarrollo del evento. También sugiere evitar el desarrollo de las actividades del turf en localidades con circulación comunitaria.

El protocolo destinado a la actividad hípica, que fue elaborado de manera conjunta entre las entidades y referentes del sector y la Secretaría de Deportes provincial, contempla una serie de medidas, entre ellas: se prohíbe el ingreso de personas encuadradas dentro del grupo de riesgo; ambientes ventilados, limpieza, distanciamiento y tapabocas; será en hipódromos y pistas al aire libre; el ingreso de vehículos será con hasta dos personas. Se controlará la temperatura corporal en el ingreso y la correspondiente identificación, más la desinfección de los coches. Solo se aceptarán que ingresen los equinos, inscriptos en la jornada.

Por otro lado, la jornada hípica se desarrollará en un horario extendido y a partir de las 9 y hasta las 18.

En tanto, por cada ejemplar que compita, se permitirá el ingreso de los trabajadores directos e indispensables del caballo para poder competir: peón, entrenador, jockey y propietario, siendo este el responsable del caballo y del equipo de trabajo.

Además se implementará un permiso de permanencia por reunión; el mismo deberá ser gestionado por el propietario ante la institución donde se desarrollará el evento.

Por último, también podrán participar los empleados y directivos de la institución sede, los que tendrán a cargo la divulgación del protocolo.