25.4 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Transportistas escolares reclaman la posibilidad de reconvertir su trabajo

    Hace siete meses que están inactivos pero igualmente deben hacer frente a obligaciones, como el pago de patentes, seguros y cuotas de planes con los que compraron sus vehículos. Piden que se los autorice a hacer otro tipo de viajes para poder volver a trabajar.

    Uno de los rubros que todavía están inactivos desde que se comenzaron las medidas preventivas por la pandemia es el de los transportistas escolares. En Paraná, hay alrededor de 90 familias que viven de esa actividad y que no trabajan desde el 20 de marzo, cuando se cerraron las escuelas, los clubes y los centros educativos para niños. Igualmente, deben continuar afrontando una serie de gastos fijos como el pago de las patentes o las pólizas del seguro, además de que muchos de ellos tienen que pagar las cuotas de sus vehículos.

    Desde entonces, la Asociación de Transportistas Escolares vienen reclamando medidas que ayuden al sector. Piden exenciones en el impuesto automotor o en la tasa comercial. También, reclaman un subsidio a nivel nacional que ya tiene aprobación pero todavía no se ha hecho efectivo. Pero además solicitan que se les habilite a una reconversión de su actividad para que puedan realizar otro tipo de viajes y transportar trabajadores esenciales o servicios de envío de paquetes o mercadería.

    Debido a la falta de respuestas, los transportistas escolares están organizando una movilización que incluirá un acampe “hasta que haya una respuesta”.

    Subsidio

    “Con respecto al subsidio de la Nación, hemos mandado la documentación al Ministerio de Transporte sobre los habilitados en Paraná y el resto de la provincia. Se hizo un censo en todo el país y somos 7.400 transportistas. Todo está listo pero nos dicen que no hay dinero. La Nación dice que todavía está dentro de los plazos, la ley se aprobó, ya están todos los datos, pero no tienen la partida. Hemos pedido el asesoramiento de un abogado para ver si se puede destrabar esta situación. Hay 600 millones de pesos asignados para esos subsidios para todo el país, pero todavía no están”, manifestó a EL DIARIO Silvina Salas, presidente de la Asociación de Transportistas Escolares de Paraná.

    “No trabajamos desde marzo. En abril ya empezamos a pedirle al Intendente una reconversión para poder hacer servicios diferenciales, traslados, transporte de mercaderías o paqueterías. Traslados de personas con algún protocolo específico. Pero nos vienen postergando y no sabemos cómo pedirlo. En abril comenzamos con la primera nota haciendo el pedido. Desde entonces, hemos presentado notas pidiendo una definición, nos hemos reunido con funcionarios municipales que nos han prometido que lo van a plantear ante el Intendente. Nos dicen que está en Legales, por salir pero no tenemos ninguna definición”, subrayó.

    Deudas

    Luego de tantos meses de inactividad, la situación resulta insostenible para los transportistas, que siguen acumulando deudas sin tener ingresos.

    “La gente ya no da más. Hay gente que está cargada de deudas, que están en planes de pago de los vehículos y las cuotas se han disparado. Nadie en el país puede estar siete meses sin trabajar. Y no es fácil irse a otros rubros. Para abrir un quiosco o una despensa hay que tener un capital”, puntualizó.

    Salas señaló luego: “Le pedimos al intendente que emita un decreto o una resolución por medio del cual nos permita reconvertirnos y hacer otro tipo de viajes. Nosotros somos estrictamente privados, nos manejamos de una manera distinta al remís, al taxi o el colectivo. Nosotros somos creadores de nuestro propio trabajo. Nuestro asesor legal nos dice que no hay problemas para transportar personas pero somos respetuosos y no queremos avasallar otros rubros, por eso pedimos una autorización. Queremos que el Intendente se dé cuenta de nuestra situación. Son cerca de 90 familias que de alguna manera tienen que ganarse el peso”.

    Incertidumbre

    Por otro lado, la titular de la Asociación hizo notar: “Es muy incierto nuestro porvenir. Hay provincias que brindan ayuda económica a los transportistas pero eso no sucede acá. Entiendo que la situación es difícil para todos. En la última marcha tuvimos una reunión con la ministra de Gobierno (Rosario) Romero. Ella nos pidió que le presentáramos un proyecto para transportar a trabajadores esenciales y lo tiene a la firma. Nos decía que al no haber servicio de transporte interurbano podíamos trabajar para trasladar a policías o enfermeros. Pero todo está ahí y nosotros con los vehículos guardados en las cocheras y tratando de subsistir como podemos”.

    En ese panorama tan incierto, Salas subrayó también que cuando retorne la actividad escolar seguramente se habilitará el transporte pero no a su plena capacidad reduciéndose así las posibilidades de trabajo.

    “En este momento, lo que pedimos es que salga el subsidio y la reconversión. Diría que lo más importante es la reconversión porque si logramos poder trasladar seis o siete personas por día, el subsidio podría ser un refuerzo, pero no lo más importante. Hay mucha gente que se endeudó a principios de año con reparaciones o cambio de cubiertas pensando en el inicio de clases”, destacó.

    Finalmente, Salas anunció: “Nos estamos organizando para marchar nuevamente pero esta vez con un acampe hasta que se solucione este problema, porque creemos que ya hemos sido bastante tolerantes y hemos esperado suficiente. Nos dicen que el Intendente no nos recibe porque no tiene respuestas para darnos. Pero nosotros queremos que por lo menos escuche y se interiorice sobre nuestra problemática”.

    Lo más leído