18.2 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Escuchas permitieron desbaratar banda que vendía drogas en Gualeguaychú

    Tres personas fueron condenadas en un juicio abreviado en el que reconocieron que vendían cocaína y marihuana en Gualeguaychú y zonas aledañas. Las intervenciones telefónicas obtenidas en dos investigaciones por el mismo delito, permitieron llegar a otra organización.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    El Tribunal Oral Federal de Concepción del Uruguay, en su integración unipersonal en la vocalía de Sebastián Gallino, resolvió hacer lugar al acuerdo de juicio abreviado al que arribaron Fiscalía y defensa, y en consecuencia condenó a los imputados William Augusto Gelli, José Mario Peralta y Ángel Maximiliamo Reichel, como coautores del delito de Tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Gelli, fue condenado a la pena de cuatro años y cuatro meses de prisión; Reichel lo fue a la pena de cuatro años y dos meses de prisión; y Peralta a la pena de cuatro años de prisión. A los tres se les aplicó la pena de multa consistente en 45 unidades fijas.

    Escuchas

    En la sentencia se consignó que “esta causa reconoce como antecedentes el Estado de Sospecha iniciado el 11 de septiembre de 2017 por la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales Concepción del Uruguay de Gendarmería Nacional Argentina, a raíz de las intervenciones telefónicas obtenidas en la investigación Sánchez Pablo Yamil y otros s/ infracción Ley 23.737 y su acumulada (posteriormente recaratulada Roig Vargas, Fernando Javier y otros sobre infracción Ley 23.737), de las que surgieron los datos de una persona identificada como William Augusto Gelli, alias Willy y/o Mono, que se dedicaba al acopio, fraccionamiento y comercialización de estupefacientes en la ciudad de Gualeguaychú y zonas aledañas con la colaboración de su concubina Tamara Soledad Molina”.

    Líneas

    Las tareas de inteligencia permitieron conocer que “las actividades de provisión de marihuana y cocaína era coordinadas por Gelli a través de llamadas telefónicas con sus proveedores y revendedores. A lo largo de la investigación se pudo comprobar que Gelli permanentemente cambiaba de líneas telefónicas a fin de no ser descubierto en sus actividades ilegales, al menos utilizó y se intervinieron” una decena de líneas. Las escuchas y de las tareas de investigación dieron “cuenta del movimiento de personas en la puerta de los domicilios, indicativas de venta sustancias estupefacientes, por lo que se ordenaron allanamientos en los lugares bajo sospecha”.

    Pulgas

    En la sentencia se señaló que Peralta en ocasión de prestar declaración indagatoria “reconoció que había arrancado a trabajar allí, que al principio era consumidor pero luego empezó a vender estupefacientes, en tal sentido destacó que ‘estaba loco de las pulgas y necesitaba hacer algo…me pagaban 15 pesos por bolsa que vendía…’”. Además, se consignaron las pruebas de narcotest del domicilio de Gelli que dieron cuenta “de la calidad de la sustancia, cocaína y marihuana; mientras que la prueba de narcotest que diera positivo de cocaína en el domicilio donde se detuvo a Peralta y a Reichel”.

    Pureza

    En el acuerdo se señaló que “la pericia química realizada, que da cuenta del resultado positivo de la marihuana y cocaína secuestradas en los procedimientos llevados a cabo, en las que se observan altos grados de concentración de cocaína, sin sustancias de corte, pureza que evidencia la droga se encontraba en las primeras etapas de tráfico”. Asimismo, se consignó que “las dosis umbrales tanto de cocaína como de marihuana, resultan de una cantidad importante que permite descartar que resultan para consumo personal”.

    Lo más leído