22.2 C
Paraná
lunes, noviembre 30, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Turismo: piden protocolos para poder trabajar este verano

    Todavía no se han definido los protocolos de actuación para los complejos termales y los balnearios. “Los necesitamos ahora para realizar el entrenamiento necesario y capacitar a nuestro personal”, reclamó el titular de la Cámara Entrerriana de Turismo.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

     

    El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Turismo, Matías Lammes, confirmaron que se abrirán las fronteras aéreas para el ingreso de turistas de los países limítrofes Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile, durante la próxima temporada de verano. Aunque se aclaró que esos ingresos se podrán dar, por ahora, solamente por vía aérea y marítima. Es decir que no incluirá la apertura de los pasos fronterizos con Uruguay, como son los puentes de las ciudades entrerrianas.

    Para el sector turístico de la provincia la noticia no implica muchos cambios, ya que la captación de turistas que se dará serán los que ingresen por el Aeropuerto de Ezeiza. E insistieron en reclamar que se establezcan protocolos sanitarios para las actividades de los complejos termales y de los balnearios de la provincia.

    EL DIARIO dialogó con Leonardo Schey, presidente de la Cámara Entrerriana de Turismo sobre las perspectivas que se abren en relación con la proximidad de la temporada de verano.

    INCONGRUENCIA. “Para nosotros es una incongruencia pensar que vamos a abrir los límites con el exterior cuando ni siquiera nos permiten trabajar de manera intraprovincial. Estoy manejando información de que la intención con esa medida es que ingresen dólares. Por eso abren Ezeiza y no abren las fronteras terrestres. El presidente de Uruguay, Lacalle Pou, dijo que no iba a abrir las fronteras con Argentina. Esto va a perjudicar muchísimo a las agencias de viajes. Por eso creo que el gobierno va a tener que sostener a las agencias y apostar al trabajo nacional. El sistema de previaje está bueno pero todavía es difícil de entender y hay muchas dudas”, remarcó Schey.

    —¿Cuáles son las demandas del sector en cuanto a las aperturas?

    —Queremos que haya reapertura interna. Si tenemos los protocolos y los podemos llevar adelante vamos a poder trabajar. Lo que necesitamos es que se abra la actividad turística nacional. Abren los vuelos pero está todo cerrado y nos no permiten trabajar. Toda esa gente que ingresa desde el exterior ¿qué servicios van a contratar? ¿Van a alquilar casas que no están habilitadas y homologadas?

    —¿Qué protocolos están faltando?

    —Faltan los protocolos de termas y balnearios.  Nos consultaron sobre los protocolos de balnearios, es decir que todavía no lo tienen terminado. No hay protocolos para termas y playas. Hay borradores. Lo que se está viendo no es muy federal, están evaluando protocolos exclusivos para la costa atlántica y nuestra realidad en la provincia es otra.

    PERSPECTIVAS

    —Con ese panorama, ¿cuáles son las perspectivas que tienen en relación a la próxima temporada?

    —Entiendo que los protocolos van a llegar pero los necesitamos ahora para realizar el entrenamiento necesario y capacitar a nuestro personal. Capacitamos al personal con lo que nosotros pensábamos que iba a ser lo correcto pero los protocolos definitivos no terminan de llegar. Cuando empiece a venir el turismo va a ser todo más complejo. Por eso nosotros insistimos con los tiempos. Los tiempos de la política son diferentes a los nuestros, a los de los empresarios. Estamos a la espera del protocolo termal que es uno de los principales productos de nuestra provincia. Lo único que se hizo fue un protocolo termal pero para los espacios secos. Como para cualquier otro parque o paseo. Lo que nosotros necesitamos es que haya un protocolo para el agua termal, ya sea para uso lúdico o medicinal, y que se pueda activar. Está demostrado por la experiencia de otros países que a través del agua no se da la transmisión del virus si está con los valores correctos de PH y la alcalinidad y el cloro. El tema es el distanciamiento y el aforo. Por eso tienen que darnos una forma de cómo se organiza el aforo en un parque termal o en una playa de acuerdo con los espacios. Eso es lo primordial.

    —¿Se está trabajando en borradores?

    —Tenemos nueve parques termales que son socios de nuestra cámara. A ellos les pidieron que elaboren los protocoles de acuerdo a cada infraestructura y lo envíen al gobierno provincial que los tiene que aprobar. Tuvimos una reunión con la gente de Nación y a mi entender, por las respuestas que nos daban, no están en conocimiento de que en el agua termal no se produce la transmisión del virus. Uruguay ya hace casi cinco meses que está con los complejos habilitados y no se han dado contagios.

    Termas

    —Con tantos meses de inactividad, ¿en qué estado se encuentra la infraestructura de los complejos termales?

    —Lamentablemente, hay complejos termales que no han podido hacer mantenimiento. Hay empresas que tienen 40 empleados y se les terminaron los recursos, no tienen posibilidad de hacer mantenimiento. Al estar en desuso se producen daños. Las piletas al estar sin uso, sin agua, terminan quebrándose. Van a tener que endeudarse muchísimo los complejos termales para poder trabajar la temporada. El mayor miedo es que se trabaje esta temporada y luego en marzo se vuelva a cerrar todo, como se está dando en los países de Europa, no se puede recuperar. Hay que remarcar que en Europa el índice de contagio no se dio por la actividad turística sino por reuniones privadas. Yo creo que hay salir a vivir de manera responsable, tomar las precauciones necesarias con el distanciamiento y tomar conciencia que es la única vacuna que tenemos hoy.

    —¿Pedirían la apertura de los puentes con Uruguay?

    —Nosotros a la apertura con Uruguay la venimos pidiendo hace cuatro meses pero la apertura únicamente por Ezeiza es la intención de filtrar los dólares para que haya ingresos de divisas.

    El cierre de empresas turísticas

    —¿Han cerrado muchas empresas turísticas?

    —En hotelería en la provincia se han cerrado definitivamente un 27% de establecimientos y un 34% de gastronómicos. Los establecimientos gastronómicos cierran más porque normalmente alquilan los locales. En el tema hotelería son propietarios de los edificios y entonces optan por endeudarse con los impuestos porque no los pueden pagar y luego retomarán la actividad. A pesar de eso, es un porcentaje importante que ha cerrado sus puertas a lo largo y ancho de la provincia. Algunos son hoteles de años, otros nuevos, hoteles 4 estrellas que no se han podido sostener.

    —Los que continúan ¿deberán hacerlo con el total de su capacidad?

    —Los protocolos de alojamiento, a parte de no tener mucho sentido común por los distanciamientos que imponen en cada lugar, todos tienen un 50% de aforo. Si un hotel tiene 10 habitaciones va a poder trabajar solamente con cinco. Eso implica tener la misma cantidad de personal para trabajar a un 50%. Posiblemente se van a beneficiar más quienes alquilan casaquintas o casas particulares y los hoteles van a ser lo más perjudicados. Tal vez las cabañas van a tener alguna ventaja. Pero es probable que los turistas elijan más las casaquintas y de fin de semana que normalmente son las que no están homologadas y eso termina derivando quizás en un mal servicio y el turista se va disconforme.

    —En relación a los controles de ingreso a la provincia, ¿cuál es el análisis de la Cámara?

    —Lo que pedimos es que se unifiquen criterios a nivel provincial. Que haya un control de ingreso estricto y riguroso pero una vez que el turista está en la provincia que en cada ciudad se manejen de la misma manera y que les pidan lo mismo. Que no haya una traba en las ciudades. Que haya un control al ingreso y que después el turista pueda circular con tranquilidad.

    Lo más leído