25.4 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Policiales
  • Nosotros
Más

    Condenaron a profesor chileno por abusar de una menor de 15 años

    El hecho investigado ocurrió en el merendero de una escuela adventista de Paraná, en diciembre de 2018. Allí concurría la niña con sus hermanos. El imputado, que se encuentra en Chile, reconoció los hechos en un juicio abreviado. Deberá cumplir la pena de dos años y seis meses de prisión de cumplimiento condicional por el delito de Abuso sexual simple.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    Julio Cifuentes Zerbin, alias Chileno, de 51 años, reconoció en un juicio abreviado que abusó de una chica de 15 años a la que abordó con tocamientos indebidos en el merendero de una escuela adventista de Paraná. En consecuencia, la jueza de Garantías Nº 5 Paola Firpo, resolvió hacer lugar al acuerdo de juicio abreviado que le presentaron la defensora pública, Lucrecia Sabella, y la fiscal, Fernanda Ruffati, consistente en la pena de dos años y seis meses de cumplimiento condicional por el delito de Abuso sexual simple.

    Cifuentes Zerbin fue acusado de que “en los primeros días del mes de diciembre de 2018, un día sábado en horas de la tarde –entre las 16 y las 18 horas, aproximadamente–, encontrándose en el interior de un salón ubicado en el predio sito en calle Soldado Bordón a metros de calle Miguel David, previo impedir a la víctima retirarse del lugar, bloqueando la puerta, la tomó de sus brazos, la hizo dar vuelta y apoyó todo su cuerpo sobre el cuerpo de la joven, y la tocó en sus piernas y abdomen con ambas manos, por arriba de su ropa; para luego soltarla y abrir la puerta del lugar, permitiendo que la joven se retire”.

    La causa comenzó a sustanciarse a partir de la denuncia realizada por la representante del Ministerio Pupilar, Susana Carnero, el 4 de diciembre de 2018. La funcionaria tomó un informe suscripto por la rectora de la escuela secundaria y por el director de la escuela primaria, a las que concurrían la víctima y sus hermanos.

     

    ATENCIÓN

    En el acuerdo se consignó que “el delito incriminado presentan particularidades para su investigación, en tanto en su generalidad se trata de hechos que ocurren fuera de la presencia de terceras personas, debido a que el autor se sirve de situaciones que propician su impunidad y contra quien sólo se erige como principal prueba cargosa –en la mayoría de los casos– los dichos de la propia víctima”.

    En el mismo sentido se destacó que “por esta razón es que debe prestarse especial atención al relato de la víctima, y en tal sentido verificar su correspondencia con los de aquellas personas que la conocen, o a las que la víctima acude en busca de ayuda, como así también su compatibilidad con indagaciones de corte científico, estableciéndose además la concurrencia de otras corroboraciones periféricas de carácter objetivo que lo avalen, como ser su reacción inmediata al hecho y las circunstancias previas y concomitantes al mismo, lo que, sumado a la persistencia –por parte de la víctima– en la incriminación, dará acabadas muestras de la verosimilitud del relato”.

     

    Testimonio

    La profesional que entrevistó a la víctima a través del dispositivo Cámara Gesell, destacó que el testimonio de la chica fue un “relato claro, espontáneo, utilizando un nivel de vocabulario y lenguaje acorde a su edad, sin denotar contradicciones fundamentales durante su narración”. En el mismo sentido se encuentra un informe de Copnaf, del que “surge que, al entrevistarse con la niña, ésta les refiere que quien había abusado de ella continuaba ejerciendo funciones en la escuela a la que asiste y que tiene que ingresar por otra puerta para así evitar encontrárselo. A su vez, se desprende del informe del organismo proteccional que la niña expresó: ‘…él ya le tocó la cola a otro nene cuando estaba en otra escuela y lo denunciaron, no sé porqué está en mi escuela, y ahora me pasó esto a mí…’”.

     

    Lo más leído