23.3 C
Paraná
domingo, noviembre 29, 2020
  • Entre Ríos
  • Nosotros
Más

    Los contagios son un llamado de atención al comportamiento social

    En los últimos días, la cantidad de casos diarios de Covid 19 superó los 400 en Entre Ríos, lo que implica una situación compleja y preocupante para las autoridades sanitarias. Se advierte que en general, la población se resiste a poner en práctica las medidas de protección. “En este momento son muy pocos los ciudadanos comprometidos con los cuidados”, aseguró la secretaria de Salud.

     

    REDACCIÓN EL DIARIO / [email protected]

     

    “Es una situación compleja que nos pone en alerta constante”, respondió la secretaria de Salud de la provincia, Carina Reh, cuando EL DIARIO solicitó una evaluación de la situación actual con relación a los casos de Covid en la provincia. Los informes oficiales desde mediados de la semana que pasó dan cuenta de más de 400 nuevos contagios diarios. “Esto se viene manifestando desde hace varios días, fundamentalmente en localidades donde ha aumentado el número de casos, Chajarí, Federación, Concordia, Gualeguay, Diamante, Paraná y Gualeguaychú donde la cantidad se mantiene desde hace ya más de 15 días” repasó.

    Este incremento ha generado reuniones de los funcionarios de Salud con los comités locales donde participan todas las organizaciones civiles y gubernamentales –policía, bomberos, municipios, entre otros–, para “hacer más eficiente de lo que es la vigilancia epidemiológica, poder dar cuenta del cumplimiento de los protocolos, hacer un trabajo más intensivo en los controles y pensar nuevas herramientas además de las que ya están disponibles. Eso tiene que ver con aportar nuevas ideas para ver cómo llegamos a la sociedad en general para que entienda que necesitamos entre todos lograr frenar los contagios” explicó la funcionaria.

    En el Ministerio de Salud, en palabras de Reh, los acontecimientos constituyen una “preocupación” porque “la característica de los casos que estamos viendo son pacientes complejos, la mayoría adultos mayores, muchos con co-morbilidades que exigen internación, un seguimiento muy estricto y con un alto porcentaje de ocupación en las camas de terapias intensivas que varía de acuerdo a la región”. Sobre este último punto, en general, la ocupación ronda el 65% en toda la provincia con mayor afectación en las regiones 1 (Paraná, La Paz, Victoria, Nogoyá y Diamante) y 4 (Gualeguay, Gualeguaychú e Islas del Ibicuy), según el detalle de la entrevistada.

    –¿Las previsiones que hacían en Salud hacían pensar en una situación más tranquila desde el punto de vista epidemiológico que la que efectivamente se presenta?

    –En realidad, pensábamos que podíamos llegar a tener un incremento de casos en función que se fueran liberando más actividades económicas, más circulación de la comunidad, pero lo que se ve –sin ser socióloga– es una falta total de adherencia de la comunidad, en general, a las medidas de cuidado; a las medidas cívicas, como las reglamentaciones vigentes en algunas localidades referidas a restricciones y fundamentalmente, al uso de todas las herramientas de protección para prevenir la trasmisión de coronavirus: uso del tapabocas, distanciamiento social, evitar las reuniones numerosas, no compartir botellas, mate… En fin, ese tipo de cuidados que parecen sencillos desde lo que se dice, vemos que la comunidad se resiste a ponerlos en práctica, no lo está cumpliendo, y eso realmente preocupa. Entendemos que hay un gran cansancio y un gran agobio, en general, por esta situación, pero no es diferente a la que atravesaron otras provincias y el mundo entero.

     

    MULTAS

    –Escuchamos que en Madrid por no usar tapaboca o hacerlo incorrectamente se comenzó a aplicar una multa de 100 euros. ¿Evalúan medidas aplicables por parte de otros organismos para sancionar el incumplimiento de las pautas de protección?

    –Desde el viernes se comenzaron a hacer reuniones con las distintas localidades, fundamentalmente en las que ha habido un incremento considerable de casos. Se hizo una reunión con Chajarí, Concordia, Crespo, con todas las autoridades sanitarias y quienes integran cada Comité local para evaluar estas situaciones en cada localidad y poder, entre todos, acordar más o nuevas herramientas para poder trabajar en el cumplimiento de todas estas medidas que no tienen ningún costo para la población. Es pensar en el otro, ponerse en el lugar del otro. Esto ahora sólo se logra cuando a alguno le toca de cerca una situación de enfermedad o a un familiar y verse golpeado por la situación de aislamiento, ver la gravedad que implica a veces esta patología. A partir de ahí es cuando la gente se compromete más con los cuidados, pero hasta que no le toca es como que piensan que no le va a llegar o que el virus no existe o que se está mintiendo, sumado a la política anticuarentena. Lo cierto es que el virus existe, es altamente contagioso, hay casos muy graves. La gente lo entiende cuando lo pasa, lo experimenta. En este momento son muy pocos los ciudadanos comprometidos sin haber transitado la enfermedad.

    –¿Observan un cambio en el comportamiento de las personas, o fue siempre así?

    –Al principio había muchísima adherencia, pero en este momento estamos viendo esa situación y nos preocupa muchísimo porque esta enfermedad se va a seguir sosteniendo en el tiempo, no sabemos hasta cuándo.

    –La clave entonces sigue siendo el comportamiento social. ¿Lo que se reclama es mayor adherencia al uso del tapaboca-nariz; de alcohol en gel, lavado de manos y distanciamiento social?

    –Hoy que están permitidas las salidas recreativas, debemos estar en grupo separados, cada uno con su mate, no es necesario estar compartiendo. Inclusive, en muchas localidades se puede practicar deportes. En general, los protocolos están bastante bien aceitados: que cada uno se lleve su toalla, su botella, su alcohol, todo está reglamentado. El problema lo vemos afuera. Dentro de los hospitales y centros de Salud y en las instituciones privadas también el cuidado es muy estricto, pero cuando uno sale parece que se olvida y piensa que afuera no va a adquirir el virus y es justamente donde estamos más expuestos.

    –¿Así planteado, la situación podría decirse que excede a la política sanitaria?

    –Sí, incluso a las restricciones, las ordenanzas y los decretos. Se puede ordenar, reglamentar, multar todo lo que tenga que ver con el incumplimiento, incluso los mismos DNU establecen penalidades, pero así y todo, la gente en general se resiste al cumplimiento. De hecho, en cuántas fiestas clandestinas se ha intervenido y la gente se sigue juntando. Debe ser que es la esencia del argentino trasgredir las reglas. En otros países han tenido otros resultados porque son más ordenados, más estrictos.

     

    REINFECCIÓN

    –¿Las altas temperaturas que ya empezaron a registrarse, incidirán en la situación sanitaria?

    –No está demostrado que el clima tenga algo que ver con la permanencia o virulencia del virus. De hecho en los países del norte se mantuvo prácticamente igual en las temporadas de verano y primavera. Lo que estamos viendo es un recrudecimiento luego de que se liberaron las actividades en los lugares donde se había controlado; donde se estaba vacacionando, en las playas, hubo un rebrote en casi todos lados. No está demostrado que haya una relación con el clima.

    –Hay información sobre personas que contraen dos veces la enfermedad, por lo tanto no sería aconsejable para nadie desatender los cuidados personales.

    –De hecho el servicio del Hospital San Martín ha presentado un trabajo en relación con este tema. La posibilidad de la reinfección existe: después de un determinado tiempo de haber padecido la enfermedad puede volver a cursarla. No es lo más frecuente, se habla de un 3 a un 5%. Por lo tanto, se tiene que seguir con las medidas de cuidado.

     

     

    “Necesitamos un descanso, pero seguiremos trabajado”

    Ya se han cumplido siete meses desde la declaración de la pandemia, por la Organización Mundial de la Salud, y de la cuarentena en el país, cuyo alcance se ha ido modificando en el curso del tiempo y de acuerdo a las localizaciones. El lapso transcurrido permite hacer un balance de lo actuado desde la cartera sanitaria en la provincia.

    “Seguimos trabajando para mejorar nuestra capacidad de respuesta porque siempre sentimos que nos falta algo, somos muy exigentes en el equipo en el Ministerio. Evaluamos permanentemente”, respondió en primer lugar Carina Reh. Agregó que este último “ha sido un mes muy intenso porque hemos redoblado esfuerzos, no sólo en el Ministerio, sino en todos los efectores de salud porque la demanda ha sido mayor”.

    Evaluando el trayecto recorrido hasta ahora, “los números nos demuestran que si esto hubiera sucedido en abril, seguramente nos hubiera encontrado devastados porque no hubiéramos podido lograr sostener la capacidad de atención, el tiempo de aislamiento y el regreso progresivo al distanciamiento. Todas las medidas que se fueron tomando nos permitieron duplicar las camas de terapia intensiva, triplicar las camas de internación en cuidado moderado, aprender nuevas formas de trabajo, lograr la atención diferenciada en todos los hospitales, en todos los centros de Salud, no sólo en los niños como lo hacíamos habitualmente en invierno con la posta respiratoria –recordó–, sino para todos los pacientes”. También rescató que “pudimos seguir garantizando el control de las enfermedades crónicas, del niño sano, de las embarazadas, dar respuesta a las urgencias, seguir manteniendo las unidades de terapia polivalente, es decir que realmente, creemos que fuimos haciendo las cosas progresivamente, en forma planificada, con una estrategia, pensando cómo asignar cada recurso hasta el mínimo detalle evaluamos cada vez que destinamos un equipamiento a determinado sector”.

    Hecha la enumeración, la funcionaria consideró que lo realizado “ha permitido sostener y dar respuesta sanitaria”. En ese sentido, aseguró que “no ha habido paciente que se haya quedado sin internación habiéndola requerido. Aún –agregó– cuando tuvimos que acompañar el cierre de una institución privada por un brote, ningún paciente se quedó sin atención”.

    “Para nosotros es una satisfacción” las acciones llevadas a cabo, dijo, aunque sin descartar la posibilidad que “se hayan cometido errores, como en todo cuando uno hace” y manifestó la decisión de “seguir trabajando para mejorar lo hecho y poder brindar mucho más”. A propósito, aseguró que “necesitamos un descanso, pero vamos a seguir trabajando hasta donde podamos y nos necesite la gente”.

    Finalmente, expresó el deseo de no tener que lamentar más pérdidas. Especialmente, aludió al equipo de salud donde aseguró: “tuvimos muchos compañeros gravemente enfermos”.

     

    Covid + dengue

    Si bien las temperaturas elevadas no suman más preocupación a la existente con relación al Covid, resultan preocupantes porque “se nos viene otro problema que nos pone en alerta: el dengue”, dijo EL DIARIO la doctora Reh.

    La funcionaria destacó que algunos síntomas como la fiebre, los dolores musculares, el dolor detrás de los ojos pueden hacer confundir los cuadros clínicos. “El profesional deberá agudizar mucho más la mirada a la hora de hacer los triages, la selección de pacientes y lo que tenga que ver con la atención”, señaló.

     

    Vuelta a clases presenciales

    El retorno a clases presenciales no es un asunto que inquiete especialmente, porque una vez más se lo liga con los protocolos y las pautas de cuidado.

    Carina Reh comentó que el secretario de Políticas Públicas, Guillermo Zanuttini, está trabajando con Educación por el retorno a clases, con los protocolos para acceder a la presencialidad en algunas escuelas, en algunas divisiones. “Creo que siguiendo los protocolos esto realmente tiene sentido. Si se puede ir a un bar a tomar una cerveza, pueden ir los chicos a la escuela”, manifestó.

    En otro orden, lo consideró bueno para los docentes ya que “muchos tuvieron que redoblar esfuerzos en este tiempo para poder llegar a sus alumnos. Sabemos también que hay muchos chicos que no pudieron acceder (a las clases virtuales) por falta de internet, de equipamiento para la conexión, por lo tanto es una necesidad fundamental que puedan volver a conectarse, tener ese vínculo con los docentes, con el resto de los compañeros. Recuperar parte de su cotidianeidad con los cuidados que requieren”.

    No descartó la potencialidad de alumnos y alumnas para trasmitir normas de cuidado. “Entienden, comprenden y pueden difundir estas herramientas; incorporan más rápidamente los conocimientos y se comprometen con estas cuestiones, por lo tanto pueden ser trasmisores de la información y ser parte de la concientización que necesitamos lograr”, auguró.

     

    Al margen

    Sobre el retorno del servicio de transporte de larga distancia, Reh consideró que como con todas las actividades lo que se debe tener en cuenta es “la capacidad con la que cuenta cada empresa para cumplir”. Señaló que Buenos Aires y CABA al igual que los lugares en la provincia donde hay transporte urbano “podemos ver que el número limitado de pasajeros así como la aplicación de protocolos ha disminuido muchísimo la posibilidad de contagio”.

     

    Casos

    A partir de los datos reportados ayer por el área de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud, en Entre Ríos se han sumado 406 casos de coronavirus.

    En el departamento Paraná se sumaron ayer 186 nuevos casos.

    De ese modo, en toda la provincia son 13.771 los casos confirmados.

    Lo más leído