12.8 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Nosotros
Más

    Recetas: Trifle de frutillas

    Por Andrés Tedesco

     

    Este rico postre es hoy en día un símbolo emblemático para los ingleses. El origen del trifle como el de muchos otros postres no es claro, aunque parece que su inicio se debe a la reutilización del resto de otros postres porque se utiliza un bizcocho seco o pasado que se enriquece con algún licor y se combina con otras elaboraciones dulces.

    La primera referencia escrita que podemos encontrar sobre el origen del trifle data del siglo XVI, y la podemos hallar en el libro del año 1696 llamado The Good Huswife’s, Jewell de Thomas Dawson, en el que nos muestra una mezcla cremosa dulce combinada con bizcocho o galletas rotas y tal vez algún otro ingrediente.

    Lógicamente este postre fue evolucionando y desde el siglo XVIII se podría decir que son como los podemos ver hoy en día.

    Al principio puede parecer que es difícil de hacer este postre, pero te aseguro que más que difícil, lo importante es la presentación para conseguir un postre muy atractivo ya que se presenta en un recipiente de cristal transparente en el que podremos ver las distintas capas que combinan sabores, texturas y colores. Siendo algunos de estos recipientes una copa tan grande que podrían comer hasta 10 comensales.

    La base de bizcocho se puede humedecer con diversos licores como ron, amaretto, kirsh, licor de avellana o incluso vino dulce, pero si quieres que sea apto para niños puedes también humedecerlo con jugos, almíbar e incluso hay recetas que lo hacen con gelatina, pero con una proporción adecuada.

    Las siguientes capas se van alternando de frutas naturales, en almíbar, mermelada o confitadas, con cremas como de leche, crema pastelera, lemon curd, flan, mascarpone, etc.

    Al final se decora sobre la última capa de crema con algunas frutas y podemos espolvorear miguitas de galletas y ralladura de limón. Eso sí para tener el éxito asegurado deberemos dejarlo reposar varias horas en la heladera antes de servirlo, de esta forma las capas se consolidan y los sabores se acentúan.

    Existen muchas variantes de trifle ya que el orden de las capas no es obligatorio, pueden ser de bizcocho, fruta, crema, mermelada, nata, gelatina, galletas, etc. Y Lo bueno que tiene el trifle, es un postre fresco, y rápido para disfrutar a lo largo del año, porque no necesita horno.

    Ingredientes (para 2 copas)

    – Galletitas dulces de vainilla 100 gr

    – Manteca pomada 25 gr – Queso mascarpone 200 gr

    – Crema de leche 200 gr – Yogurt natural ½ pote

    – Azúcar impalpable 120 gr – Licor de duraznos 1 copita

    – Frutillas 10

    – Arándanos a gusto

     

    Procedimiento:

    1. En una bolsa mediana y limpia, colocar las galletitas y molerlas con un palo de amasar. Luego en un bowl realizar un arenado con la manteca pomada y el licor de duraznos. Cubrir la base de los vasos donde serviremos nuestro postre. Llevar al freezer por unos 15 minutos.
    2. Procesar la mitad de las frutillas con una cucharada de azúcar impalpable y un chorrito de licor de duraznos, reservar. En un bowl batir la crema de leche, el queso mascarpone, el yogurt natural y el resto de azúcar impalpable. Dividir la preparación en dos mitades, a una de ellas agregar las frutillas procesadas. Cortar las frutillas en rodajas finas y reservar.
    3. Una vez fría nuestra base de galletitas, colocar por encima las frutillas fileteadas, colocar la preparación de cremas, unos arándanos, otra vez una capa de cremas, el resto de las frutillas y chocolate derretido para finalizar.

     

    Instagram @andrestedesco

    Lo más leído