18.2 C
Paraná
sábado, diciembre 5, 2020
  • Economía
  • Nosotros
Más

    Afirman que la minería argentina está entrando a la era del cobre

    “Argentina está entrando en la nueva etapa de la minería para la cual no tiene mucha experiencia. Empieza la era del cobre”, afirmó Alberto Carlocchia.

     

    El presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Alberto Carlocchia, consideró necesario potenciar el desarrollo industrial del sector para ganar competitividad y exportar el mineral y su valor agregado.

    Entre la decena de proyectos de minería metalífera que el Gobierno nacional quiere impulsar, el cobre con recursos de clase mundial tiene en el país un particular atractivo por la creciente demanda mundial que se anticipa para este mineral en vista de la tendencia global a la electrificación.

    Al respecto, Carlocchia, en una entrevista con Télam, destacó la existencia de «dos proyectos de cobre que están iniciando su factibilidad y que en el mediano plazo pueden dar la posibilidad de incorporar ese mineral dentro de la rama exportadora», en referencia a los yacimientos de Josemaría en la provincia de San Juan, y Agua Rica en Catamarca.

    «Ambos necesitan su proceso de factibilidad, su financiación y su posterior construcción, y por eso planteamos ir preparando nuestros proveedores para cuando las empresas de construcción requieran de know how argentino. Pero es necesario aprender de otros que tienen mucha experiencia como puede ser Chile o el Reino Unido» que desarrollan mega proyectos cupríferos, afirmó.

    Carlocchia explicó que del otro lado de la Cordillera se encuentra el principal exportador de cobre del mundo con una asociación de proveedores industriales ligada, y en ese sentido «la Argentina tiene que prepararse no para ser el Chile de mañana, sino para tener la experiencia propia para el desarrollo de un área específica como es el cobre».

    «Estamos entrando en la Argentina en la nueva etapa de la minería, para la cual no tenemos mucha experiencia. Empezamos la era del cobre, mineral en el cual la única experiencia que tuvimos fue la minera Alumbrera que ya no está y necesitamos esa especialización de nuestros proveedores», enfatizó el presidente de los empresarios mineros.

    En ese sentido, detalló que «en el desarrollo de un proyecto minero hay un conjunto de colaboradores directos que requiere hacer una alianza estratégica para generar la cadena de valor, que muchas veces es mayor que el retorno propio de la inversión minera».

    «Esto hay que dar a entender: si un proyecto minero compra por US$ 100 millones entre el 75% y el 80%, lo hace en servicios, insumos y equipos del país. Pero esa generación de valor alrededor de la minería necesita masa crítica. Cuantos más proyectos mineros tengamos más desarrollo industrial vamos a lograr para ser competitivos y salir a competir al exterior», aseguró.

    Pero sostuvo que «si no somos capaces de generar alternativas para toda esa gente, cada día vamos a estar un poco peor».

    «La minería es una alternativa, y en ese sentido valoro mucho cómo se está dando la discusión y tengo confianza que al final del día el sentido común tiene que primar porque no podemos negarnos una alternativa de desarrollo», sentenció Carlocchia.

    “No queremos la minería contaminante”

    Carlocchia resaltó que el país «no puede seguir prohibiendo actividades económicas que generan desarrollo», y aseguró que «nadie» en la industria quiere la minería contaminante ni desarrollar un proyecto arriba de un glaciar.

    «Yo me opongo a la minería contaminante, porque sé que hay minería no contaminante. Que tiene impactos es cierto, pero no una contaminación, y tiene algunos que pueden ser negativos a mitigar o corregir, pero también muy positivos que no se pueden dejar de lado por temor», afirmó el titular de la entidad que nuclea a las grandes empresas mineras en entrevista con Télam.

    A partir de la adhesión al programa global «Hacia una Minería Sustentable», la industria local «está siendo pionera por haber escuchado a la sociedad, por haber abierto la cabeza y poder comunicar, explicar, tener dialogo y buscar el camino correcto» para ganarse la llamada licencia social de la actividad.

    «La razonabilidad tiene que primar, el sentido común nos dice que como sociedad necesitamos darle alternativas a la ciudadanía que hoy no está incluida en el desarrollo de la Argentina y la minería está en posibilidad de hacerlo», expresó al defender a la actividad como vector de crecimiento y construida en línea con los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

    Durante la charla, el titular de CAEM también se refirió a la afectación que el sector considera que plantea la Ley de Glaciares, sobre lo cual dijo que «dentro del desarrollo de cada proyecto hay que prestarle mucha atención a esta legislación y como dijo la Corte Suprema es indispensable un trabajo común entre cada provincia y la Nación para darle un marco de contención apropiado».

    «Nadie quiere hacer un proyecto minero encima de un glaciar. Por el contrario, va a estar cuidado y controlado. Para eso existen los informes de control ambiental cuya potestad tienen las provincias de aprobar o pedir mejores condiciones», aseguró el directivo al señalar que «debe haber una política estratégica desde el Estado para darle la atención apropiada al tema glaciares».

    También en torno al tema ambiental y el desarrollo de la actividad, Carlocchia entendió que «Argentina debe ser el país que más legislaciones prohibitivas tiene de toda índole, y en materia minera tiene más jurisdicciones que la prohíben que todo el mundo en su conjunto».

    En ese sentido, se refirió al debate en curso por la autorización de la minería metalífera en las provincias de Mendoza y Chubut que restringen el aprovechamiento de importantes proyectos, sobre lo que admitió que «se está generando un diálogo muy auspicioso, que institucionalmente CAEM acompaña sin forzar ni imponer nada».

    Cómo afectó la pandemia

    –Télam: ¿Cómo golpeó la pandemia en la producción y el empleo en el sector respecto al pre aislamiento?

    — Carlocchia: Transitamos un camino complejo por las distintas realidades que viven las provincias. En lo que refiere al personal, no hubo en la minería metalífera suspensiones de ningún tipo, los salarios se pagaron regularmente incluso con una negociación para 2020. Pero tuvimos muchas restricciones y los proyectos están trabajando a un 60% o 65% de capacidad. Nuestro principal foco es mantener el empleo y la cadena de valor, pero estamos dejando pasar un mercado muy propicio para la minería y los productos metalíferos, lo que hubiera generado una afluencia de divisas al país mucho más importante. La realidad indica que es muy difícil tener el 100% de los equipos en sitio por los protocolos de cada yacimiento.

    T.: ¿Quiere decir que este año se podría haber mejorado esa performance productiva y exportadora en condiciones normales?

    A.C.: En condiciones normales no hubiese alterado quizás la cantidad de toneladas exportadas, pero el retorno hubiese sido distinto por el precio. El promedio del año pasado estuvo en los US$ 1.300 la onza de oro, tomando este producto que genera el mayor retorno de exportaciones, y este año entre US$ 1.800 y US$ 1.900. Ese gap lo estamos perdiendo, a lo que hay que sumar el estar a un 60% de actividad. Es probable que estemos a un nivel de exportaciones como el del año pasado pero nos perdimos ese incremento de los precios que nos hubiera venido muy bien como país.

    T.: ¿La brecha cambiaria y las restricciones del mercado de qué manera afectan a las compañías y al negocio?

    A.C: Esencialmente en cuanto a la confianza. Hoy un proyecto minero que ya invirtió necesita devolver esa inversión como generar nueva o el repago de utilidades, y esa gente está atrapada. Estamos intentando generar las condiciones para una industria netamente exportadora, y solucionar esto es un reflejo importante para aquellos que hoy, en cuanto a las nuevas normas cambiarias, tienen la posibilidad de venir. Pero se dan vuelta y miran cómo se está tratando a los que ya vinieron y ahí se complica.

     

     

     

    Lo más leído