22.2 C
Paraná
lunes, noviembre 30, 2020
  • Nosotros
Más

    La resistencia de las raíces negadas por la conquista de América

    En homenaje a la emblemática celebración que se realiza todos los años para recordar las identidades originarias y afrodescendientes que fueron negadas por la historia oficial, la Asamblea por el Contrafestejo dialogó con NOSOTROS sobre los inicios del mismo y sobre las reflexiones que tuvieron lugar durante este año marcado por la crisis sanitaria.

     

    Textos: Guillermina Ferraris

     

    Este año, la esperada edición N° 19 del Contrafestejo no tuvo lugar de manera presencial en la ciudad de Paraná. No hubo candombe, fuego, ni baile.

    Este 12 de octubre Entre Ríos recordó las raíces afrodescendientes y originarias, junto a la importancia del Respeto por la Diversidad Cultural, a través de la virtualidad.

    Se compartieron diversos formatos de registros de los rituales pasados que se realizaron en lo que antiguamente fue el barrio El Tambor.

    Foto: Gentileza Ireí Berduc Fernandez

    En diálogo con integrantes de la Asamblea por el Contrafestejo, que se reunieron durante meses para reflexionar sobre lo que se viene realizando hasta ahora, decidimos rememorar los inicios de una fecha que surge en el año 2002, en un contexto muy especial: “Era pos 2001, todavía el contexto era de una enorme crisis económica, social y política. Era la época del que se vayan todos, de los trueques, de los bonos que usábamos en lugar de billetes. Épocas de mucha solidaridad, mucho repensar en la política y en ese contexto había en muchos de nosotros una necesidad de repensar la identidad, la historia y el presente social”.

    Foto: Gentileza Ireí Berduc Fernandez

    Consultados sobre la llegada del candombe afrouruguayo a la provincia de Entre Ríos, desde la organización del Contrafestejo explican que “en aquel momento viajamos a Montevideo con compañeros y compañeras que estábamos estudiando músicas afroamericanas, entre ellas el candombe afro-uruguayo. Se dio gracias a la ayuda de una residente uruguaya que vivía en Paraná. Ella gestionó nuestra participación en unos talleres de candombe uruguayo, organizados por la municipalidad de Montevideo y dictados por personas de la comunidad afro-montevideana”.

    El viaje fue emprendido por Pablo Suarez, Judith de León, Diego Sánchez y Juan Pablo Francisconi. Estando en Montevideo, los viajeros fueron tomando conocimiento de que se hacía un Contrafestejo por el 12 de octubre, en el que la comunidad afro de Montevideo se expresaba con los tambores para hablar de esa otra historia o para dar su versión de la historia alternativamente a la versión de los conquistadores, la que siempre hegemonizó la historia en Latinoamérica.

    “Nos pareció que era muy oportuno replicar esa experiencia en Paraná, donde todavía no se ponía en tela de juicio la fecha del 12 de octubre como «Día de la raza». Luego la propuesta fue tomando impulso, se prendieron algunos gremios, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, y así fue que se organizó el primer Contrafestejo para octubre de 2002”, explayaron desde la organización.

    El grupo de tambores que salió tocando en aquel primer contrafestejo estuvo conformado por alumnos y alumnas de una escuela de candombe que habían decidido iniciar entre Pablo Suarez y Diego Sánchez, porque Judith de León se había ido a vivir a México.

    Han pasado 18 años desde aquel entonces, en los que hubo muchos cambios y procesos. Los primeros años el Contrafestejo tenía como eje la cuerda de tambores de candombe afrouruguayo que surgía de aquellas clases en Montevideo.

    La convocatoria era muy amplia, llegó a haber más de mil personas participando, bailando, asistiendo, y también solía haber un escenario con música en vivo, con artistas que se sentían convocadas y convocados por el evento.

    “En aquella época se hacía una llamada por el antiguo barrio El Tambor y llegaba hasta el recordado Pasaje Baucis, donde estaba el escenario. Algunos años inclusive había ferias y se hizo extensivo a otros días previos también, con feria callejera, arte callejero y comidas típicas, con stands de agroecología, temáticas y cuestiones que tenían que ver con la idea de des-colonización, de repensar y revitalizar los elementos y raíces negadas de nuestra identidad y de nuestra historia”, reflexionan desde la Asamblea por el Contrafestejo.

    Con el correr del tiempo siguió cambiando el perfil del Contrafestejo y se fue invitando a más cuerdas de tambores afro montevideanos o de argentinos que tocaban candombe montevideano en general.

    Empezaron a asistir tamboreros y tamboreras de Buenos Aires y de Rosario, se agrandó porque comenzaron a participar más agrupaciones de tambores.

    También cambió de lugar, empezó a hacerse en la Plaza Alvear con una llamada de tambores por el antiguo barrio El Tambor y con la finalización y el escenario en la plaza Alvear.

    En 2020, se realizaron reuniones semanales virtuales durante casi dos meses, en las que se reflexionó sobre lo que se viene realizando durante todo este tiempo.

    Desde la Asamblea por el Contrafestejo convocaron a la comunidad a una iniciativa que motorizaron a través de la red social Facebook, en la que invitaron a compartir por esta vía una foto, video o algún recuerdo del Contrafestejo que haya sido significativo, junto a una reflexión en lo posible, etiquetando a la FanPage del Contrafestejo.

     

     

     

     

    Lo más leído