Los orígenes del general que vino del campo

310
La residencia Villa Teresa, aún en pie. Foto: Gentileza Martín Morasán.

Una minuciosa indagación, basada en la confluencia de testimonios clave y documentación en territorio, produce contribuciones en torno al lugar exacto en que nació Justo José de Urquiza. En estos días, se están cumpliendo 219 años de ese acontecimiento.

Rubén I. Bourlot / [email protected]

 

El 18 de octubre de 1801 nació quién con los años sería una de las personalidades más influyentes de Entre Ríos y en 1854 consagrado primer presidente constitucional del país: Justo José de Urquiza.

Recuerdo que hace unas décadas el propietario de la estancia Villa Teresa indicaba a los visitantes que en esos alrededores había nacido su abuelo. Se trataba de Marcelo Tito Sáenz Valiente, hijo de Teresa de Urquiza y Juan Pablo Sáenz Valiente.

El habitante de la casona rosada, que había sido edificada en 1876 (hoy en pie), vivía rodeado de muebles de buen gusto y de una poblada biblioteca donde sorprendía la completa colección de Martiniano Leguizamón.

A quien quisiera saber la historia de su abuelo le señalaba con cierto orgullo un sitio más allá del cauce del arroyo por donde discurrían aguas saltarinas que serpenteaban entre rizomas de achiras: “allá donde está el corral de piedra estaba el casco de la estancia San José donde nació mi abuelo”.

Un monolito sobre la autovía 14 evoca el lugar donde pudo haber nacido Urquiza.

A propósito, una de estas construcciones se conservó originalmente hasta la década de 1970, en que fue destruida porque formaba parte de un importante banco de piedra arenisca, que fue extraído para la construcción de caminos, más precisamente de la cercana Ruta Nacional Nº 14.

El Rincón de Urquiza

El establecimiento en cuestión tenía unas 300 hectáreas y estaba ubicado en la rinconada de los arroyos El Cordobés y Las Achiras (afluentes del arroyo Urquiza), en el departamento Uruguay.

La historia de esa propiedad se remonta a finales del siglo XVIII cuando José de Urquiza y Álzaga arribó a estas tierras como encargado de la estancia de Pedro Duval, y poco tiempo después adquirió y se instaló en el casco que denominaban San José en las nacientes del arroyo Talar Largo (hoy Urquiza). Esos campos fueron conocidos luego como “Rincón de Urquiza” y una fracción se constituyó en la estancia Las Achiras. En las cercanías, sobre la actual autovía Artigas se erige un monolito que simboliza el sitio del nacimiento del Organizador, pero no hay ninguna indicación acerca del lugar preciso.

Urquiza según la representación de Fréderic Artigue.

Sabemos que las ciudades suelen disputarse con orgullo ser la cuna de personalidades destacadas. Así Yapeyú se anuncia como la Patria chica del libertador San Martín, la colombiana Aracataca, se presenta como el lugar de nacimiento de García Márquez; San Juan muestra los vestigios de los primeros pasos de Sarmiento; Caracas atesora la casa donde nació Simón Bolívar, y así podríamos seguir. En tanto Concepción del Uruguay está identificada con Pancho Ramírez, los López Jordán y Urquiza, pero no fue “La Histórica” el sitio del nacimiento de este último.

El historiador Omar Gallay realizó una investigación acerca de los posibles sitios donde habría estado la casa natal de Urquiza. “Existen dos versiones sobre el lugar preciso donde el Organizador de la Nación dio sus primeros berridos -indica-. La tradición histórica lo ubica en el paraje denominado ‘El Talar’ que comprendería una zona que otrora habría estado dominada por estos árboles, al oeste del actual puente sobre el arroyo Urquiza en la Autovía General Artigas (ex Ruta 14)”.

Y agrega. “La otra referencia, menos conocida pero con fuerte arraigo en la tradición lugareña, determina como lugar de nacimiento la casa paterna que se situaba en cercanías de los ‘corrales de piedra’.

Refrenda esta última presunción, los recuerdos de la hija del general, doña Flora del Carmen de Urquiza de Soler, que residiendo en Buenos Aires al momento de la inauguración del monumento recordatorio a la vera de la ruta 14, en 1937, dice en un pasaje de la misiva que envió en adhesión al acto: ‘Mi intención al escribirle es relatarles un hecho que acudiendo a mi memoria, despierta dudas sobre si el Gral. Urquiza nació en el llamado ‘Talar’ o en ‘Los Corrales’. Era más o menos alrededor de 1860 y yo, niña aún, volvía con mi padre de un viaje a la Colonia San José por él fundada. Habíamos concurrido a una fiesta de aniversario, habíamos estado en la casa de Peyret, habíamos visitado las granjas y recibidos grandes agasajos. Volvíamos a la ciudad del Uruguay en la volanta usual en esos años y al pasar por Los Corrales, hoy Villa Teresa, y donde existe en pie un antiguo corral de piedra, mi padre, señalándome la casa, me dijo, más o menos: ‘Ves, hija, ahí he nacido yo’. Esta referencia de mi propio padre, que recuerdo muy bien, me ha hecho dudar siempre sobre el sitio que la tradición a señalado como lugar de su nacimiento, ‘El Talar’, y he querido ponerla en su conocimiento, no para menguar el calor del homenaje, sino para aportar un antecedente que pueda abrir un camino nuevo a las investigaciones históricas del hecho’”.

 Los homenajes a Urquiza

En 1901, con motivo del centenario del nacimiento del Organizador, entre el 17 y el 20 de octubre se llevaron a cabo diversos actos de homenaje en Concepción del Uruguay, el Palacio San José, en la capital provincial y en el sitio probable de su nacimiento.

“El acto central se realizó en arroyo Urquiza – escribe Gallay, ya citado-, en la ya derruida casa que perteneciera a los padres del General.

“Treinta carruajes y tílburis (carro de dos ruedas y dos asientos, con capota, tirado por un solo caballo) partieron con ese destino bien temprano a la mañana. De igual manera lo hicieron jinetes y carretones que condujeron a señoritas, caballeros y niños”.

“A pesar que las maestras estaban sufriendo una demora de seis meses en percibir sus sueldos, también se adhirieron al acontecimiento, dado que junto a sus alumnos de escuelas y colegios dedicaron y descubrieron la placa alusiva, la que fue acompañada por un ‘lacónico discurso’ por parte del alumno Parodié, de la Escuela Mixta”.

“Se sirvió un almuerzo del cual participaron unos 300 comensales, entre autoridades y público en general.

“A las 5 de la tarde estuvo de regreso en Concepción del Uruguay la caravana integrada por treinta y un carruajes y cincuenta jinetes”, aporta Gallay.

Fuentes consultadas

– Diario La Juventud, (27 de octubre de 1901), Concepción del Uruguay.

– Revista Caras y Caretas, (2 de noviembre de 1901), Bs. As.

Más temas sobre nuestra región en la revista digital Ramos Generales disponible en http://lasolapaentrerriana.blogspot.com/