Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

Mioletto podría tener condena perpetua por el crimen del malabarista

En el comienzo del juicio el Tribunal entendió que hubo testimonios que avalarían el cambio de calificación legal.

Se desvanecería la calificación de homicidio seguido de robo y cobraría fuerza la de la querella, que sostuvo la alevosía.

 

El testimonio del comisario Hugo Blazón, jefe de la División Homicidios de la Policía de Entre Ríos fue determinante en el juicio que se sustancia contra Alejandro Nicolás Mioletto, de 28 años, que es juzgado por el crimen de Santiago Moscatelli, el joven malabarista oriundo de Buenos Aires, que fue asesinado a golpes en la cabeza propinados con una barra de hierro.

El brutal homicidio ocurrió el 21 de enero a la noche en Avenida de las Américas al 5.200, en inmediaciones de la escuela Esparza. El efectivo sostuvo que de las filmaciones que obran en el legajo se puede observar a una persona con los rasgos físicos de Mioletto, golpear con una barra de hierro a una persona que estaba acostada. El comisario no pudo asegurar que la víctima estuviese durmiendo, pero sí que estaba acostada cuando recibió el primer golpe, al que le siguieron cuatro o cinco más en dos segundos.

La causa que lleva adelante el fiscal Ignacio Aramberry comenzó a sustanciarse bajo la calificación legal de Homicidio en ocasión de robo. Incluso, según deslizaron fuentes judiciales consultadas, hubo diálogos para cerrar el caso con una pena de 14 años de cárcel.

El malestar que generó en el padre de la víctima aquel acuerdo encontró eco en los letrados Boris Cohen y Pablo Minetti, que se hicieron cargo de la querella. Así, la ardua pelea jurídica que vienen desarrollando desde el inicio de la causa tuvo una señal con la decisión del Tribunal integrado por Alejandro Cánepa, Carolina Castagno y Gustavo Pimentel.

Los jueces citaron el artículo Nº 448 del código Procesal Penal de la provincia que prescribe, en la “Advertencia sobre la calificación”, que “si en el curso del Debate el Tribunal advirtiera la posibilidad de que la sentencia califique el hecho imputado de una manera diferente y más gravosa a la utilizada por el Fiscal en la acusación contenida en la requisitoria de elevación a juicio se lo hará saber a las partes a quienes convocará en privado. Esta manifestación no podrá considerarse adelanto de opinión, pero sin ella, no podrá la sentencia modificar la calificación de la acusación por una figura más grave, salvo que lo hiciere el propio Fiscal en la Discusión final”.

Al final de la primera audiencia, Minetti dijo a EL DIARIO que “esta primera audiencia fue muy favorable para la querella porque hubo cuestiones que dieron a conocer los testigos, que representarían una supuesta nueva calificación del hecho”. El querellante agregó que “el imputado desde un principio, incluso lo aclaró la defensa, reconoció la autoría del hecho, e incluso la Policía tomó conocimiento del mismo por sus dichos, porque contó a personas de su entorno que fue el autor del hecho. Él siempre sostuvo la autoría, desde el comienzo de la investigación”.

Por su parte, Cohen señaló que “el comisario Blazón dio detalles de lo que fue su intervención en el caso, y del análisis que se hizo de las cámaras de seguridad aledañas al lugar del hecho, sobre todo de una distribuidora, a través de esa pericia informática se pudo determinar con esas imágenes y a partir de un trabajo pericial de la Policía, algunas circunstancias que rodean a la comisión del hecho, Sobre todo la ausencia de movimientos en la víctima, lo que hace que Blazón tenga una fuerte presunción de que Santiago se encontraba durmiendo al momento del ataque”.

Cohen señaló que “lo que pudimos entender es que la víctima se encontraba durmiendo cuando ocurrió el ataque, lo que podría generar un cambio en la calificación legal del hecho. Esto fue advertido por el Tribunal, que en virtud de lo reglado por el Código Procesal Penal de Entre Ríos, advirtió a las partes que del debate podrían surgir circunstancias que hicieran que lo que en principio se entendió era un Homicidio en ocasión de robo, se transforme en un Homicidio calificado por ser cometido con alevosía”.

También recordó que Mioleto reconoció ser al autor del crimen; si bien este martes el imputado declaró y dijo que mantuvo con Moscaltelli una discusión el día anterior del hecho, de la que dijo que fue por “cuestiones territoriales”, añadiendo que estaba “drogado y alcoholzado”.

El letrado indicó que “en realidad él se declaró como el autor material y responsable del delito. No se discuten ni la autoría ni ninguno de los presupuestos fácticos, lo que se discutía o se pretendía discutir era la pena, los atenuantes o agravantes. Ahora surge, de la declaración muy clara, técnica y precisa de Blazón, que se habría cometido el homicidio mediando alevosía”.

Lo que viene

En los alegatos de apertura la querella adelantó que pedirá 20 años de prisión. Aramberry no lo dejó planteado este martes, pero en la audiencia en la que se solicitó la remisión de la causa a juicio, adelantó que pediría 20 años. De lo que queda del debate, si se consolida la hipótesis de la querella de un ataque alevoso en el que la víctima no presenta lesiones defensivas, podría surgir una condena a prisión perpetua.