28.1 C
Paraná
miércoles, noviembre 25, 2020
  • Cultura
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    “El mundo entero” descubre a Francisco Piria

    El filme, estrenado esta semana, recorre la vida y obra del empresario, escritor y alquimista uruguayo conocido por ser el creador de la ciudad de Piriápolis.

     

    El realizador Sebastián Martínez estreno ésta semana «El mundo entero», un documental en el que recorre la vida y obra del empresario, escritor y alquimista uruguayo Francisco Piria, conocido por ser el creador de la ciudad de Piriápolis, que puede verse a través de Cine.ar TV y desde ayer en Cine.ar Play.

    «Es una película que descubre un personaje fascinante y para muchos, desconocido. Atraviesa el espacio de la leyenda y a la vez se sumerge en la obra tangible del personaje: una ciudad, una serie de construcciones grandilocuentes en las que conviven el esplendor y la ruina», detalla el director.

    Para narrar esta historia, el director tuvo como premisa «la idea de descubrir al hombre que decide crear un mundo propio y la gran cantidad de obstáculos que debió superar para lograrlo. En ese derrotero se va perfilando la figura del personaje y de la ciudad sofisticada que lleva su nombre», reveló el también hacedor de títulos como «París Marsella» (2005) y «Centro» (2010).

    En cuanto a la ciudad uruguaya de Piriápolis, añadió que hay en ella «un aire de esplendor perdido. Una idea de milagro que no terminó de suceder. O que sucedió pero no pudo sostenerse en el tiempo. Es el esqueleto lo que permanece visible y es eso lo que me interesó filmar», una intención lograda y que quedó plasmada en el documental.

    Para Martínez Piriápolis “es la obra cumbre de Francisco Piria. El interés surgió al conocer el origen de la fundación, por tratar de interpretar la simbología que aparecía en todas partes o indagar en sus edificios y eso me fue llevando de a poco a descubrir al personaje que la construyó. La historia de Piria es de alguna manera la historia de Piriápolis y viceversa. No se puede contar una sin la otra. Además de sus construcciones, de sus monumentos traídos de Europa, de su red ferroviaria y de sus mitos, esta ciudad es la idea de un mundo propio hecho realidad. Un escenario sobre el que se refleja, en cada metro cuadrado, la figura enigmática de su fundador”, señala el director en una entrevista con la agencia Télam.

     

    SÍMBOLOS

    El documental de Martínez T refleja la simbología de la obra llevada adelante por Piria. Se trata, reconoce el realizador de “un tema de discusión. Para muchos es contundente y pueden reconocer en ella un cierto lenguaje, para otros son ideas trasnochadas. El trazado mismo de la ciudad, como su diagrama y su forma, tiene algunas figuras de la Kabbalah, hay signos templarios en algunas veredas y una cantidad de estatuas y fuentes abiertas a miles de interpretaciones. Es imposible saber si quiso dejar algún tipo de mensaje. Pero es indudable que fue él quien decidió ponerlas ahí, porque Piria decidía absolutamente todo en Piriápolis”.

    El documental muestra que el empresario oriental tuvo también un proyecto en Argentina que se canceló por mala prensa. Pero la cuestión queda sólo sugerida. “No sé mucho más del tema de lo que se cuenta en la película. Cuando Piria desembarca en la Argentina es visto como un rival por los potentados porteños, y también como una especie de rara avis. Era un empresario que no iba en sintonía con la forma tradicional de hacer negocios. Proponía un modelo diferente de acumulación de capital. Apostaba a la tierra en vez de a la bolsa y no dependía de los bancos, porque él era su propio banco. Al parecer eso encendió las alarmas y derivó en una operación de prensa”.

     

    UNIVERSO FASCINANTE

    Para el director, el punto de partida para llevar adelante esta cinta fue cuestionarse cómo se hace una ciudad de la nada. En ese sentido destaca que “el proyecto de Piriápolis representa la puesta en marcha de la utopía. Es la visión de un hombre que planifica un mundo perfecto sobre una geografía absolutamente virgen. Me atraía mucho poder contar el nacimiento de una ciudad, quizás por ese aire legendario que lleva implícita toda fundación, pero a la vez mucho más próximo en el tiempo. Esa pregunta inicial de la película es en definitiva una excusa para meterse de lleno en el mundo Piria”.

    Uno de los aspectos que realzan el film es la banda de sonido de la película, compuesta por Hernán Kerlleñevich y que presenta sus particularidades, ya que “el universo conceptual que guió la composición de `El mundo entero´ proviene de la alquimia, práctica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte. Con ese imaginario en mente, Hernán puso en marcha un universo sonoro en el que trabajó una idea de transformación o transmutación de los diversos materiales de sonido que utilizó”.

    Lo más leído