“Mientras uno esté vivo hay que hacer todo lo que se desea con pasión”

706
“Las cosas se vuelven difíciles si no nos atrevemos. Hay que animarse a todo”, asegura Guimarey.

Ricardo Guimarey lleva adelante uno de los laboratorios medicinales más importantes de la provincia, Lafedar. Está orgulloso de mostrar lo que ha conseguido a nivel científico y empresarial.

 

Nació en Buenos Aires, se crió en Villa Dolores, siempre fue inquieto y la manera que encontraron sus maestras para mantenerlo “entretenido” fue darle más material de estudio.

En 1976 se mudó a Paraná luego de que tuviera un accidente de tránsito en Córdoba. En aquella provincia cursó la Licenciatura en Administración de empresas y concomitantemente comenzó su rápido ascenso en una compañía farmacéutica que le otorgó la oportunidad de crecer profesionalmente a pasos agigantados.

“Me recibí del colegio secundario a los 16, porque me permitieron adelantar segundo grado”, comenta entre risas recordando que las profesoras le daban más trabajo para mantenerlo tranquilo.

Ricardo recibió a NOSOTROS junto a Norma Neif, gerente financiera de la compañía.

El desarrollo de Lafedar tiene más de 20 años en Paraná y comenzó en la década del 90.

“El proyecto del laboratorio se aprobó en el año 1995. Yo empecé desde muy pequeño en la industria farmacéutica , a los 17 años, en lo que hoy es el laboratorio más grande del país. Yo formé parte del lanzamiento de productos como Ibupirac, Nopucid y durante muchos años  trabajé ahí llegando rápido a la dirección. Luego de ese tiempo logré desarrollar mi propio laboratorio”.

“A los 18 me tuve que dejar el bigote  porque había ido a ver al gobernador y al ministro de salud de San Luis y me hablaban como si yo fuera el visitador, se confundían, era extraño llegar a una gerencia tan importante con 18 años”.

Entusiasta, dinámico, simpático, audaz y orgulloso de lo conseguido hasta hoy,  se define como un soñador y luchador. En su recorrido por todo el predio junto a NOSOTROS saludó uno por uno a los trabajadores de la planta.

Si bien le encanta  la investigación científica y la lectura de artículos vinculados con los últimos avances en sus tiempos libres, el licenciado comenta que  lo que realmente le apasiona es analizar mercados, el contacto con las empresas y la gente: “Indagar sobre nuevos mercados que puedan ser una novedad para la Argentina me fascina”

Visita presidencial

Respecto a la reciente visita de Alberto Fernández, comenta: “Fue una distinción. Independientemente del color político que sea, la investidura del Presidente de la Nación es lo más importante que tenemos en el país. Fue muy grata, lo acompañó el gobernador con quien tengo muy buena relación y siempre pongo a disposición estas instalaciones. Actualmente somos el mayor proveedor de medicamentos de  Santa Fe y del programa Remediar, el plan más importante en materia de salud y medicamentos de Latinoamérica, con más de 700 registros sanitarios. En este contexto la visita de Fernández fue gratificante y charlamos de todo. El mismo pidió ingresar al laboratorio”.

Mejorar la calidad de vida

El lugar es imponente. Desde la sala de reuniones, pasando el inmaculado laboratorio, las impecables áreas contables y administrativas, los depósitos y el comedor  para los cientos de empleados de Lafedar evidencian el trabajo analítico previo, el compromiso, el cuidado  con el que se encaran todos los días.

Ricardo vive este presente  con una gran satisfacción, cree que le permite devolver a la gente todo lo que recibió aquí en Entre Ríos y entiende que es a lo que debe aspirar cualquier ser humano: mejorar la calidad de vida de las personas.

“Creo en esta provincia y por eso me quedé a pesar de las críticas que recibí”

Respecto de sus sueños y proyectos Ricardo asegura que “seguirá creciendo y el laboratorio va a llegar a mucho más de lo que es hoy. Yo quiero que Entre Ríos se destaque, que crezca. Entre Ríos no tiene techo y aún le queda mucho crecimiento por delante. Hay que aprovechar las fortalezas y las potencialidades. Por eso me afinqué aquí y por eso la defiendo como si fuera mi lugar de nacimiento. Mis tres hijos son nacidos acá.  Quiero que la provincia ocupe el lugar que tiene que ocupar en el contexto nacional, si somos capaces  de mandar medicamentos a los lugares más remotos del mundo con mayor razón deberíamos mandar  todo lo que se produce agroindustrialmente acá. Entiendo que hay que seguir desarrollando y hay que trabajar mucho en comercio exterior”.

Todas las historias de vida nos enriquecen. Ricardo nos deja como consejo no abandonar los proyectos, el ímpetu y compromiso por el desarrollo personal y las ganas de seguir apostando a un futuro que será mucho más prometedor si trabajamos con pasión para conseguirlo.

A full

Ricardo tuvo otras pasiones. Fue automovilista en su juventud y aún hoy se mantiene en contacto con ex pilotos, como Jorge Recalde.

Además tuvo su paso por la música junto a la compañía de su guitarra pero todo eso quedó en el pasado. Hoy, en sus tiempos libres, prefiere leer sobre avances científicos, investigaciones internacionales y mercados del mundo para potenciar aún más su trabajo para el laboratorio.

Ibuprofeno inhalado

“Nosotros lo desarrollamos de manera experimental hace mucho años para tratar la fibrosis quística, ya está probada su capacidad desinflamatoria. Yo siempre busco las novedades. Instalé un laboratorio de desarrollo e investigación de casi 1000 metros aquí y 30 profesionales que todos los días trabajan en la búsqueda de nuevos productos médicos”.