28.1 C
Paraná
miércoles, noviembre 25, 2020
  • Paraná
  • Nosotros
Más

    Reverdecen las actividades en la biblioteca Caminantes

    Desde el lunes, volvió a atender a los lectores del barrio Los Gobernadores la biblioteca Caminantes. Con un estricto protocolo de seguridad e higiene, horarios reducidos y atención al público en días puntuales, los vecinos pueden acudir a la institución para la devolución y préstamos de libros. Por el momento, sólo lo pueden hacer los días lunes y jueves de 16 a 18. Desde la institución informaron que el resto de los espacios con los que cuenta la Biblioteca permanecen cerrados.

    Redacción EL DIARIO / [email protected]

    Lenta pero sostenidamente, los vecinos del Barrio Los Gobernadores, en el sur de la ciudad, vuelven a encontrarse, en grupos reducidos y en días y horarios específicos, en un espacio de referencia comunitaria como es la biblioteca Caminantes, ubicada frente a la Plaza Alemania. Allí, con sano empecinamiento y haciendo justicia a sus orígenes, un grupo de vecinos comenzó esta semana a poner en marcha los engranajes de un plan que se ajusta a los requerimientos sanitarios de la pandemia, y que al mismo tiempo permite volver a habitar un espacio vacío, que tanto aporta a la barriada.

    En ese lugar, hace tiempo, vecinos, voluntarios, y amigos, preocupados por el contexto social y económico se unieron y comenzaron una silenciosa pero sostenida tarea para que los vecinos puedan tener un acceso más directo y cercano con el mundo de los libros y a actividades culturales, como talleres de teatro, de construcción de juguetes, de dibujo y animación, murga, fotografía, expresión corporal; y demás propuestas que se generan desde la comunidad.

    De todas esas propuestas sólo se habilitó la posibilidad de que los socios y vecinos devuelvan los libros que habían pedido prestados y se lleven otros.

    Para interiorizarse sobre esta parcial reapertura, EL DIARIO consultó a Ricardo Rodríguez, integrante de la Biblioteca Popular Caminantes.

    –¿Cómo era la  labor social antes de la cuarentena y qué sucedió una vez decretada la cuarentena?

    –En la Biblioteca Popular Caminantes comenzábamos el año de nuestro 17 aniversario, llenos de planes y proyectos. A los ocho talleres con los que terminamos el año pasado, 3 más se agregarían ampliando la oferta lúdica artística- cultural y gratuita para nuestros vecines, socios y la comunidad en general. La agenda de promoción de la lectura que desarrollamos en red con escuelas e instituciones de la zona recién se iba a empezar a armar. Croquis y planos iban definiendo como sería la ampliación del espacio con los recursos obtenidos del Feicac. Como todo inicio, la hoja en blanco empezaba a garabatearse.

    Y llegó la cuarentena. Momento único, novedoso, de mucha rareza y también de desolación. Al principio, después del impacto inicial empezamos a ver, cómo se frustraban ideas y al pasar el tiempo comprobamos cuán imposible se iba haciendo la reprogramación y como a los 14 días iniciales se le sumaban otros, después otros más, y así.

    –¿Qué desafíos les planteó el confinamiento, y qué estrategias se han dado para sobreponerse?

    –Una vez decretado el confinamiento empezamos a analizar las implicancias de la idea del “Quedate en casa”. Si así iba a ser la cosa, entonces tuvimos que ver cómo pensar/nos desde la Biblioteca en los domicilios. En ese sentido, si valorábamos el rol de las redes, esa importancia se acrecentó. Y el renegar de la virtualidad al principio se fue constituyendo en la forma, la manera que adquiere la comunicación, y no sólo mientras dure la pandemia.

    Mensajes y anuncios por whatsapp y correo electrónico con amigues y socios al principio, fueron dando lugar a narraciones, títeres, obras de teatro, reuniones y hasta capacitaciones vía pantallas. Mucho de esto está colgado en las redes de la Caminantes como recuerdo y deleite de quien quiera acceder.

    Mientras tanto, el edificio de calle Antelo 1345, semanalmente fue abierto, aireado y desinfectado por la encargada de limpieza que ha mantenido todo en orden y en condiciones para la reapertura.

    –¿Cómo evalúan lo ocurrido en este último tiempo?

    –Como tantos, la inactividad presencial nos trajo caída de aportes, contribuciones y cuotas. Pero también en el medio de la pandemia hemos sido seleccionados con un proyecto por el Programa Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura de la Nación.

    Ante varias necesidades que padecen vecines del sur este de la ciudad, la “Caminantes” también ha sido un canal a través del cual socios y amigos de la ciudad toda han contribuido y aportado a paliar en parte las carencias alimentarias y de abrigo de comunidades como Capibá, Los Hornos, y Merendero Leo Messi. Varias colectas de alimentos, materiales de construcción, ropa y abrigos, útiles, libros, juegos y dinero en efectivo también, nos han permitido hacer llegar esta ayuda tan necesaria.

    –¿Cómo vislumbran el futuro cercano?

    –La labor solidaria continúa ya que la situación de aislamiento continúa,  las necesidades  y el número de afectados crece. Aprovechamos esta instancia para pedirle a la comunidad que se sume a esta labor solidaria, para que podamos seguir aportando carne, verduras, leche, alimentos no perecederos, ropas y zapatillas. Todo aporte, por poco que parezca en cantidad, ayuda a resolver necesidades elementales.

    –¿Cuál es la dinámica actual de trabajo?

    –Desde la semana pasada (lunes y jueves de 16 a 18), la Biblioteca- ajustada a un protocolo estricto- reabrió sus puertas; en principio, para devolución y préstamos de libros. En la Plaza de enfrente y en el fondo con patio al aire libre, si las condiciones lo permiten, se irán desarrollando en pequeños grupos juegos, animación, narraciones y actividades plásticas hasta ir desplegando el conjunto de las actividades artísticas y culturales.

    Desde su nacimiento la Biblioteca Popular “Caminantes” se ha valido de su inmensa capacidad de desarrollarse en medio de las dificultades. Estamos insertos en una comunidad que con creatividad ha demostrado voluntad de enfrentar los desafíos para seguir cumpliendo con su misión de garantizar el derecho de accesibilidad a los bienes culturales. Contamos con redes de trabajo, colaboración y afecto que facilitan nuestra labor. Nos guía la profunda convicción que después de esta catástrofe sanitaria mundial, florecerá una época de reanudación de la vida, será de otra manera, pero seguirá siendo vida. Seguimos creyendo y actuando por otro mundo posible, donde a través del arte y la cultura podamos acceder a sentar las bases para nuevos tiempos de un mejor vivir para todes.

    Lo más leído